Portada-oct-nov
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Arte y Artesanías

Descubre Huasca de Ocampo a través de su alfarería

Descubre los talleres de alfarería del Pueblo Mágico de Huasca de Ocampo, en Hidalgo. Te decimos qué talleres valen la pena visitar.

03-06-2019, 4:00:16 PM
Descubre Huasca de Ocampo a través de su alfarería
mm

Escritor y fotógrafo. “México es muchos Méxicos” y de cada uno de ellos trata de aprender.

Si alguna vez te has preguntado dónde comprar vajillas de barro, con jarritos, salseras y botaneros te recomendamos acudir a Huasca de Ocampo, uno de los Pueblos Mágicos del Estado de Hidalgo, pues además de sus conocidos prismas basálticos o sus haciendas coloniales encontrarás una gran cantidad de talleres artesanales que obligan a hacer una nueva visita. Redescubre Huasca a través del trabajo de sus alfareros.

El acceso hacia los talleres es desde la Plaza Principal, tomando la calle Morelos. El primero que se encuentra es el Taller de Alfarería Don Juan, uno de los más antiguos del pueblo, con ya más de 100 años y seis generaciones de experiencia. Aquí conocimos a Juan Rodríguez quien recuerda: “traíamos el barro en burros cuando era niño”, etapa en la que aprendió a elaborar jarritos. Ahora también hace platos de varios tamaños y formas, los cuales son muy buscados por restaurantes por la gran calidad de su detalle.

Muy cerca de ahí conocimos el Taller El Cántaro, de Pedro Cortés, quien a sus 85 años comanda a su familia en la elaboración de diversos enseres para la cocina, entre jarras, cazuelas y platos, pero principalmente jarritos cafeteros, para los cuales es uno de los mejores del pueblo. Él comenzó desde los 15 años en este oficio heredado por sus padres. Su taller está lleno de variedad de productos, y al entrar se le puede ver preparando el barro, golpeándolo para colocarlo en los moldes que le ayudan a crear diferentes formas.

Al avanzar otro poco por la calle encontramos el Taller La Joyita, también dedicado a la elaboración de loza de barro. En él conocimos a Cipriano Cortés, quien desde los 7 años aprendió a trabajar esta arcilla, primero haciendo pequeñas cazuelitas decorativas “me daban 20 centavos por docena que me alcanzaba para mi torta y mi refresco, desde entonces me gustó este trabajo”. Ahora él le ha enseñado a sus dos hijos, con quienes se reparte el trabajo pues es muy solicitado para fiestas de bodas y XV años.  

En Huasca la alfarería es una tradición muy antigua, donde el oficio se transmite de generación en generación, de tal forma que los talleres son familiares. En cuanto al diseño, el barro de Huasca se distingue, generalmente, por sus adornos de flores, elaboradas a partir de puntos blancos, ramas y hojas verdes. En cada taller puede variar el trazo pero en todos se identifica el estilo de este lugar, un pueblo que más allá de su historia y naturaleza tienen en su gente el mayor legado.

Taller de Alfarería Don Juan

Domicilio conocido s/n, Barrio La Cruz Blanca, Huasca.
T. 771 117 8163
T. 771 162 3033

Te recomendamos: