Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Barrios Mágicos

5 cosas que no te puedes perder en Hidalgo

Escalar una peña, lanzarte al vacío, pasearte en cuatromoto, a caballo, explorar minas, pasar una tarde chapoteando en cálidas pozas termales, ¡así puedes pasar el fin en esta entidad!

12-09-2016, 11:00:00 AM
mm

Editora de la revista México desconocido.

5 cosas que no te puedes perder en HidalgoErnesto Polo

Real del Monte

Es el favorito de muchos entre los Pueblos Mágicos del estado. Es sumamente disfrutable porque se puede recorrer caminado, siempre luce reluciente y encantador. Su antiguo esplendor nos remite a su pasado minero que comenzó en el siglo XVI.

Te recomendamos comenzar por la calle Hidalgo, a unos pasos está la Plaza Juárez y enfrente, el Monumento al Minero. Para almorzar ve directo al mercado, donde son famosos sus tacos de cabeza (justo detrás de la plaza). Si continúas, llegarás a la Plaza Principal de Real del Monte que reconocerás por su quiosco y su fuente traída por los ingleses mineros en 1855, con la figura de Leda y el cisne.

Al frente está la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción (s. XVII-XVIII), donde destaca un balcón sobre la puerta con la imagen de la Virgen de Guadalupe. La torre sur fue construida después para colocar el reloj donado por los trabajadores mineros. Al dar la vuelta, verás el Portal del Comercio, edificio donde Maximiliano y Carlota se alojaron en 1865. En los comercios encontrarás varias platerías, pero no se te vaya a escapar el local Pastes El Portal, que presume de tener la receta original de estas singulares empanadas con rellenos salados y dulces que acostumbraban comer los mineros ingleses (si quieres saber más, pregunta por el Museo del Paste).

No te vayas sin visitar la Mina de Acosta, donde podrás bajar para conocer un socavón de 400 metros de profundidad, el cual se recorre con casco, lámpara y overol de minero. El Panteón Inglés es otro punto que a muchos fascina por el valor artístico de sus tumbas y por sus misteriosas historias.

Si quieres visitar este destino y conocer otros lugares para conocer, entra aquí.

Cómo llegar
A 119 kilómetros de la Ciudad de México, por la carretera 85D hasta Pachuca; sigue por la carretera núm. 105 rumbo a Huejutla.

5 cosas que no te puedes perder en HidalgoRodrigo Cruz

Huasca de Ocampo

También entre montañas, pero de clima más templado que Real del Monte, está este Pueblo Mágico. Dan la bienvenida un inmenso muro de piedra y un arroyo arbolado. Además de recorrer el pueblo con sus casas con tejado rojo, su jardín principal y la Iglesia de San Juan Bautista, te recomendamos que vayas, a pocos minutos del centro, a la Hacienda San Miguel Regla, que en el siglo XVIII fue planta industrial donde se hacía la separación de minerales de la roca. Actualmente es un hotel, pero si no decides dormir ahí, también puedes conocerla y pasar el día (diario de 9:00 a 18:00 hrs). Ahí nos encanta que parte del antiguo casco fuera inundado para crear una presa.

Al otro lado está el Parque Ecoturístico San Miguel Regla, donde podrás hacer muchas actividades: cuatrimotos, cabalgata, tirolesa y comer la especialidad del lugar: truchas. Nuestro favorito es el punto que sigue: los Prismas Basálticos, unas formaciones rocosas poligonales con millones de años de edad a lo largo de una barranca, que es posible cruzar por un puente colgante y después bajar para sentir en la cara el agua de sus cascadas. Es un paisaje fuera de lo común que te fascinará. 

Si quieres conocer más de este destino, entra aquí

Cómo llegar
A 127 kilómetros de la Ciudad de México por la autopista 85 hasta Pachuca; seguir por la 105.

5 cosas que no te puedes perder en HidalgoDavid Paniagua Guerra

Mineral del Chico

No te costará trabajo llegar a este otro Pueblo Mágico, pues la carretera desde Huasca es sumamente agradable: 43 km de aroma a pino y fresco aire. También muy antiguo, fundado en 1565, es encantador y la calle principal te tendrá ocupado un rato con sus pequeños hoteles, restaurantes y tiendas de artesanías. El jardín principal te parecerá un déjà-vu, pues tiene una fuente con la figura de Leda y el cisne.

Después, es momento de hacer planes llenos de acción. El reto es escalar una peña, sin experiencia previa, por una escalera de acero. Durante este recorrido te darán sorpresas como un puente colgante o que tienes que lanzarte con un cable para cruzar al otro lado. ¿Escalofriante o divertido? Ya nos dirás…

Otro plan es adentrarte en la Mina San Antonio, pero si ya fue mucho, apúntate para la caminata nocturna en medio del bosque: Sendero de los Duendes. Los guías te contarán muchas historias locales hasta llegar a un mirador donde verán el pueblo iluminado, como el de un Nacimiento, mientras comen salchichas y bombones alrededor de una fogata (Centro Ecoturístico Río El Milagro, Cel. 145 771 746 7748).

Si quieres más de este destino, entra aquí

Cómo llegar
A 118 kilómetros de la Ciudad de México, por la carretera a Pachuca; antes de ingresar en la ciudad toma la desviación al Parque Nacional El Chico.

5 cosas que no te puedes perder en HidalgoRodrigo Cruz

4. Cardonal

En el llamado Corredor de los Balnearios este punto se destaca. Primero te diremos que fue el primer fundo minero en Hidalgo, de ahí su importancia (1540). Su Iglesia de la Purísima Concepción es una edificación agustina del siglo XVI, así que es oportunidad excepcional para estar dentro de una construcción tan vetusta. Pero el verdadero motivo del viaje es que llegues, siguiendo los señalamientos, a las Grutas de Tolantongo, un santuario natural enclavado en una barranca cálida y frondosa.

¿Qué es lo espectacular? Sus 40 pozas de agua termal con vista hacia la barranca. La gruta y el río que corre al fondo son otros dos regalos de la naturaleza que te encantará descubrir de cerca. Muchos llevan sus tiendas para acampar a la orilla, pero también hay cabañas donde quedarse. La recomendación es no ir en fin de semana para que disfrutes con poca gente. ¡Te fascinará! (grutastolantongo.com.mx).

Cómo llegar
A 20 kilómetros de Ixmiquilpan.

5 cosas que no te puedes perder en HidalgoRodrigo Cruz

5. Tula de Allende

Si no conoces en persona los Atlantes, ¡tienes que hacerlo! Están en uno de los edificios más representativos de esta antigua capital tolteca: en la Pirámide B. Se dice que esta ciudad fue fundada por Quetzalcóatl, después de vengar el asesinato de su padre. Se ubica a tan solo 85 km al norte de la Ciudad de México, en la región del Valle del Mezquital, donde se dice siempre el cielo es azul.

Volviendo a las esculturas labradas en piedra basáltica, miden 4 metros de altura y se dice que custodian la parte superior del Templo de Tlahuizcalpantecutli. No olvides ver la parte trasera de la Pirámide B, donde está el Coatepantli o Muro de serpientes, es impresionante. El edificio más importante es la Pirámide C, pues según las investigaciones, la estructura probablemente era el axis mundi del recinto sagrado y, por lo tanto, el eje central de construcción de la ciudad. ¿Te convencimos de ir a Tula?

Cómo llegar
A 16 kilómetros de Ixmiquilpan.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Ciudad de México
El Estadio Azteca, la máxima casa del futbol mexicano

Desde que fue inaugurado en 1966, el emblemático Estadio Azteca ha sido la máxima casa del futbol Mexicano. He aquí algunos de los muchos momentos en que el Coloso de Santa Úrsula ha pasado a formar parte de nuestra historia.

México
Abren nuevo santuario de las luciérnagas en Michoacán

En este nuevo santuario de las luciernagas en Michoacán se podrán ver estos lampíridos por sólo 50 pesos.

Albahaca
México
Albahaca, una planta de propiedades maravillosas

La Albahaca es una planta que proviene de la India y que es muy utilizada en México por sus dotes medicinales y por la exquisitez de su sabor.

México
Descarga nuestra guía de razones para amar México

Para sentirse orgulloso de México sobran razones, tenemos playas maravillosas, una gastronomía inigualable, la ciudad con más museos y cientos de tradiciones. Aquí te compartimos 50 de ellas para que tú también te enamores más de nuestro bello país.