Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Vive Experiencias Pueblear

Izamal, una aventura en color amarillo

El pueblo mágico de Izamal en Yucatán está rodeado de esencia maya, grandiosa arquitectura y fascinante gastronomía, artesanías y vestigios de haciendas henequeneras.

06-02-2017, 2:39:12 PM

José María Navarro Peralta

 “Viajar, dormir, enamorarse son tres invitaciones a lo mismo. Tres modos de irse a lugares que no siempre entendemos”. Ángeles Mastretta.

 
Izamal me cautivó al instante tras percibir la fusión de elementos prehispánicos, coloniales y contemporáneos. Fundado en el año 550 por los itzáes, grupo maya responsable de la edificación de Chichen Itzá, fue declarado el primer Pueblo Mágico de México en el 2001.
 
Este pueblo de Yucatán se distingue por el peculiar tono amarillo con blanco de sus fachadas, casonas coloniales, pirámides y la calidez de su gente.
 
Salí de Mérida, Yucatán, luego de un trayecto de cincuenta minutos en auto llegué a la esplendorosa “Ciudad de las tres culturas”. Mi primera incógnita la despejé con los pobladores tras consultarles respecto del fascinante tinte amarillo predominante en su localidad, me compartieron dos versiones: éste color fue seleccionado por ser un tono que combinado con la cal servía para ahuyentar mosquitos y la segunda historia responde a que los mayas lo consideraban un pigmento sagrado al relacionarlo con el maíz. Sin embargo, la interpretación oficial sostiene que fue teñido así como homenaje al Vaticano, tras la visita de Juan Pablo II en 1993.
 
 José María Navarro

El atrio más grande de Latinoamérica

Me resultó imponente el convento franciscano San Antonio de Padua, complejo construido por los conquistadores españoles en el siglo XVI. Logré apreciar los 75 arcos en una magna explanada con más de siete mil metros cuadrados, es el segundo atrio más grande del mundo, detrás de la Plaza de San Pedro, situada en Roma, Italia.
 
Después de visitar el convento, decidí caminar por las impecables calles de adoquín, respirando tranquilidad y gozando de su limpieza; admirando además las joyas arquitectónicas del pueblo. Transitaban con frecuencia las “Victorias”, vehículos de dos ruedas tirados por caballo que hoy en día siguen paseando a turistas y pobladores.  

Gastronomía mestiza

Continuando mi recorrido, decidí visitar el mercado municipal. Ingresar a este espacio atiborrado de olores, sabores y colores lo que  resultó una deliciosa experiencia. Fue difícil elegir pero terminé inclinándome por probar los tacos de salpicón de venado, carne suave y suculenta que acompañé con una muy fresca agua de zapote.
 
 José María Navarro
 
Encontré comida yucateca exquisita: chocolomo, frijol con puerco, chaya con huevo, puchero de gallina, queso relleno, salbutes, panuchos, papadzules, relleno negro, sopa de lima, etc. Infaltables las salsas picantes con base en chile habanero.
 
Otro infantable en el itinerario viajero de izamal es probar alguna bebida local, como el pozol con coco, anís y balché (trago tradicional obtenido de la fermentación del árbol del mismo nombre, endulzado con maíz).
 
Para un final dulce encontrarás un sinfín de alternativas, yuca con miel, calabaza melada, camote con coco, cocoyol en almíbar y mazapán de pepita de calabaza.
 
 José María Navarro
 
También podría interesarte leer: 5 lugares básicos para conocer Izamal

Obra maestra prehispánica

Tras disfrutar de la sabrosa comida, me dirigí a la pirámide Kinich Kakmó, estructura que posee un basamento de 200 metros de largo por 180 de ancho y una altura superior a los 34 metros. Lugar de culto de los pueblos mesoamericanos, donde una deidad solar en forma de guacamaya de fuego descendía para recolectar sus ofrendas.
 
La tarde esplendorosa fue el marco perfecto para escalar la edificación. Conseguí llegar a lo más alto, sintiendo una carga de energía reconfortante, un placer observar nítidamente las nubes y el sol luminoso. Si te animas a hacer este ejercicio, recomiendo llevar agua, atuendo cómodo y si eres de lo que te acaloras con facilidad, portar un sombrero.
 
 José María Navarro

Guayaberas, huipiles, bordados artesanales y más…

Decidí aprovechar el resto de la tarde para trasladarme a Kimbila, comunidad ubicada a quince minutos de Izamal. En este sitio, el 90% de la población se dedica a la fabricación de ropa típica de la entidad yucateca, encontrarás prendas de vestir para todo tipo de público, quedarás sorprendido con la creatividad e imaginación de los diseñadores locales.
 
¿Quieres descubrir más? Visita la destilería de Izamal, producen licor de henequén, llamado “Agua de vida”, su gusto es similar al tequila. No pierdas la oportunidad de acercarte a los artesanos del poblado para conocer sus trabajos en madera, paja, henequén, talavera y bordados. Personas amables, risueñas, quienes ofrecen variedad en sus productos. Lánzate a las viejas haciendas henequeneras, una magnífica oportunidad para conseguir registros fotográficos coleccionables.
 

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Ciudad de México
La espeluznante historia de la Isla de las Muñecas en Xochimilco

Xochimilco, lugar pintado de colores por sus flores y trajineras, esconde entre sus canales una chinampa de terror, la Isla de las Muñecas.

México
Madero, el presidente que hablaba con los espíritus

Francisco I. Madero veía en el espiritismo la forma de encontrar respuestas y encontrar orientación para salvar a México

México
6 artículos de playa que querrás tener

Estos artículos de playa harán que a tus vacaciones no les falte nada. Disfruta al máximo tus días descanso; la diversión no está peleada con la comodidad.

México
La lucha libre es nombrada Patrimonio y estas son las razones

Te contamos las razones por las que la lucha libre, un deporte nacional tan emblemático, obtuvo el título de Patrimonio Cultural Intangible de la Ciudad de México.