Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Fiestas y eventos Cultura y artesanías

Juan Rulfo llega a Puebla en su versión de fotógrafo

Vine al Museo Amparo en Puebla porque me dijeron que este recinto ha dedicado un amplio espacio a celebrar el talento fotográfico de un autor imprescindible de la literatura mexicana, un tal Juan Rulfo.

24-04-2017, 12:25:39 PM

Gabriela Damián Miravete

Acompañada por las inolvidables primeras líneas de Pedro Páramo, visité la exposición  El fotógrafo Juan Rulfo en el Museo Amparo de Puebla, una muestra curada por Andrew Dempsey y Víctor Jiménez en un proyecto organizado por Canopia para celebrar el centenario del nacimiento del autor.

El fotógrafo Juan Rulfo es una exposición que muestra el camino paralelo que tomó la imaginación de este autor, manifestado no a través de la tinta sino de la luz sobre el papel, y que quedó fijo en imágenes cuya complejidad y belleza nos remiten, precisamente, a su talento literario. Esta es la primera vez que se hace una muestra retrospectiva de la obra fotográfica de Rulfo, y la manera en que está dispuesta es ideal para que los visitantes perciban cómo el universo de las imágenes fue ocupando un lugar importante en la vida del artista a través de la historia que cuentan cada una de las 150 fotografías y la treintena de documentos que las acompañan.

Al recorrer la sala da la sensación de que las paredes están llenas de ventanas abiertas por las que una puede asomarse no sólo a un México que ya no es, sino a ese país que Rulfo supo encontrar entre las ruinas fantasmales de un pasado monumental y los gestos vivos de la gente que animaba esos paisajes: una niña corriendo de espaldas a nosotros por una calle desierta, los instrumentos de una banda de Tlahuitoltepec esperando su turno de hacer ruido, un ejército de Judas listos para la tronadera del Sábado de Gloria (uno es un luchador, muy probablemente Santo, el enmascarado de plata), o los escombros de una casa en Tlaxcala, en los que el humo se trenza con los ladrillos como un espectro salido de las páginas de Pedro Páramo.

Conforme le seguimos la pista a Rulfo descubrimos que la arquitectura, ese tiempo congelado en formas, estaturas y sombras, le llama tanto la atención como los movimientos delicados que fue capaz de hallar en el trabajo duro del campo y que atrapó con el breve aleteo del obturador. Por ejemplo, en Mujeres recogiendo café, Rulfo nos dejó el semblante concentrado de unas jóvenes vertiendo los granos de un petate cuyo tejido es tan hipnótico como el elaborado peinado de las trabajadoras.

 Pero también es posible perderse en las vitrinas que, al centro de la sala, cuentan la biografía del autor a través de pequeños tesoros provenientes de su archivo personal: recortes con artículos sobre el arte fotográfico y entrevistas a personajes que admiraba, como el fotógrafo Alfred Stieglitz; diminutas fotografías de vistas naturales impresas en color cian y hasta un autorretrato en un paraje de su natal Jalisco, rodeado por altísimos cactus. 

También está ahí un ejemplar de Caminos de México, la guía del viajero en la que Rulfo participó cuando trabajó para la compañía Goodrich Euzkadi, un trabajo idóneo para llenar el carrete de imágenes e historias, recorriendo el territorio nacional. Y sin duda, los bibliófilos se conmoverán ante el pequeño pero impresionante dibujo, arrancado de una libreta, que Ricardo Martínez hizo para las viñetas de la primera edición de Pedro Páramo, publicada por el Fondo de Cultura Económica en su colección Letras Mexicanas, en 1955.

El fotógrafo Juan Rulfo estará hasta el mes de julio en el Museo Amparo y luego dará la vuelta por el país. Vale la pena descubrir cómo uno de nuestros más grandes autores extendió el juego de la creación, su curiosidad y anhelo por crear imágenes, a otra clase de expresión artística que no sólo nos permite imaginar un mundo singular dentro de este territorio, como hacen sus letras; sino verlo con nuestros propios ojos, aunque de aquel tiempo y de aquella gente sólo queden los murmullos.

El fotógrafo Juan Rulfo

Del 6 de abril al 10 de julio de 2017

Horario:

Lun, mie, jue, vie y dom de 10:00-18:00 h

Sábado de 10:00 a 21:00 h

Martes cerrado.

Costo: $35 público general, $25 estudiantes y maestros

Domingo y lunes entrada gratuita.

Dónde está el Museo Amparo

2 Sur 708 Centro, Puebla.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
El vocho hotel para dormir en Valladolid, Yucatán

Duerme cómodamente en este vocho hotel, dormirás plácidamente en estos automóviles y al despertar recorrer rutas mayas y nada en cenotes poco explorados.

Oaxaca
7 tips para visitar Oaxaca con niños

Aquí te decimos cómo visitar Oaxaca con niños, y así te olvides de que este es un destino en donde solo divierten los adultos. Te compartimos algunas actividades para hacer con tus pequeños y que disfruten la ciudad desde otra perspectiva.

México
Regalos viajeros para el Día del Niño

¡El día del niño se acerca! Si aún no sabes qué regalarle a tu pequeña o pequeño, aquí te dejamos 7 opciones para que te luzcas con un regalo original que inspire al gran viajero que lleva dentro.

Morelos
Lugares y atractivos turísticos que puedes visitar en Tepoztlán

Estos son algunos de los lugares y atractivos turísticos imperdibles que puedes visitar en el Pueblo Mágico de Tepoztlán. Arma tu lista y planea tu viaje para conocerlos todos.