Juguetes Radioactivos, un clásico navideño de la extinta Radioactivo 98.5 FM - México Desconocido
Buscador
Ver revista digital
Conoce México

Juguetes Radioactivos, un clásico navideño de la extinta Radioactivo 98.5 FM

juguetes_radioactivo

Un oso ultra bélico, una Barbie de la Condesa soñando con vivir en Europa y una máquina de raspados de verdad formaron parte de los Juguetes Radioactivos ¿los recuerdas?

En los primeros días de diciembre de 1994, los capitalinos que sintonizaron en su radio el 98.5, levantaron la ceja cuando empezaron a escuchar un cúmulo de comerciales que ofrecían juguetes peligrosos, irreverentes y que francamente no aportaban el más mínimo estímulo positivo a la infancia. Se llamaban “Juguetes Radioactivos”. 

Bueno, nadie se asuste, se trataban de comerciales falsos, es decir que no vendían nada, porque estaban diseñados solo para sacar la risa de los radioescuchas. En realidad eran parodias, que usaban situaciones incómodas de la realidad de aquellos años y las aplicaban en muñecos, muñecas y juegos de mesa. Eran a la vez lo opuesto de los ya clásicos Juguetes Mi Alegría

Los Juguetes Radioactivos, ofensivos y inhumanos

Juguetes Radioactivos sacó a “Uzi el oso”, un animal de felpa provisto de todo un armamento bélico consigo, incluidas armas de destrucción nuclear, y el cual por cierto estaba hecho en Irán

También sacaron a la “Barbie Condechi”, una muñeca que imitaba la superficialidad de las chicas que en ese entonces habitaban en la colonia Condesa de la Ciudad de México y que, de acuerdo con el comercial, soñaban con volver a Europa para radicar definitivamente allá. 

¡Descubre el México Auténtico a través de nuestro podcast!

Años después lanzaron la “Máquina de raspados”, aparato diseñado para provocar heridas en la piel, luego vino  una muñeca voodoo, un Tamagochi ebrio a la mexicana al cual nombraron “Teporochi” y un “patín del diablo” que efectivamente había sido fabricado por el mero señor de las tinieblas, entre tantos otros de humor ácido y negro.  

Un éxito radiofónico en el DF y más allá

Aquellos comerciales fueron un éxito radiofónico en la capital del país, e incluso en otros estados a los que de vez en cuando llegaba la frecuencia del 98.5. Cada diciembre la emisora sacaba un disco con la mejor música presentada durante el año, los momentos más hilarantes, los comentarios top de los locutores, y claro, los spots de los Juguetes Radioactivos. Muchos jóvenes peleaban por tenerlos. 

El triunfo de los Juguetes Radioactivos tiene varias posibles causas. La primera es que en ellos estaban las personalidades y humor de los locutores de la estación, como Olallo Rubio, Fernanda Tapia, Ilana Sod, Rulo, El Sopitas y El Cha

Radioactivo 98 1/2, escribió un nuevo capítulo en la historia

Pero también su gloria, y de la misma estación, pudo deberse a que antes de su surgimiento, el país estaba enquistado en lo que algunos consideran “la ñoñez” con estaciones sin mucha creatividad que solo programaban música de Selena, Arjona y Tatiana, por mencionar algunas. 

Se podría decir que con Radioactivo 98 ½ también surgió un nuevo tipo de radioescuchas quienes comprendieron que tenían el derecho a contenidos radiofónicos de mejor calidad, pero eso es otra historia

El fin de los Juguetes Radioactivos y de Radioactivo 98.5

Diciembre de 2000, fue el último año que en salieron las cápsulas de los Juguetes Radioactivos, muchos las extrañaban, pero nadie se quejó, porque quedaban otras cosas interesantes de la estación de radio, sin embargo para 2004, pese a su éxito, la emisora fue cerrada.

Hubo marchas de radioescuchas, pero nunca lograron que reabriera.  ¿Tú qué recuerdos tienes de Radioactivo?  

historia de la radio en mexicoradio mexico

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

autor Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.
Comentarios