Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Gastronomía

La comida michoacana

La variedad de la cocina vernácula parece no tener límites en Michoacán.

Los habitantes de ese hermoso estado supieron incorporar los deliciosos ingredientes prehispánicos, como el maíz –ahtziri en purépecha– y una variedad de frutos, animales y peces, a los ingredientes traídos por los españoles, tales como el cerdo, la res o las almendras, y poco a poco se fueron configurando diversos platillos que distinguen a las diferentes regiones.

¿Quién no ha oído hablar de las deliciosas “carnitas michoacanas”, jugosas y doraditas de Zitácuaro, o de Uruapan, de Cotija o La Piedad?, o del extraordinario pescado blanco de Pátzcuaro, cuya exquisita y finísima carne casi se disuelve en la boca, y que se puede cocinar de diversas maneras, aunque la más conocida es “rebozado”. Y qué decir de los “uchepos”, tamalitos hechos de elote tierno acompañados con frijoles nuevos de Queréndaro y espolvoreados con queso de Cotija; o de las “corundas”, llamadas en la Colonia “panecillos de palacio”, que son tamales envueltos en las hojas de la planta del maíz con forma de poliedros irregulares que acompañan al “churipo”, especie de mole de olla hecho a base de carne res, chile ancho y verduras.

No podemos olvidar la “olla podrida”, famoso platillo de Ario, guiso de varias carnes y verduras de origen europeo. Si se encuentra en Morelia, después de las ocho de la noche no deje de pasar por los Portales de San Agustín a deleitarse con un “pollo placero”, dorado entre gorditas, enchiladas, papas y verduras.

Y si hablamos de los postres no podemos olvidar las gigantescas “aguacatas” de Tingüindín, enormes empanadas rellenas de chilacayote, o de calabaza en dulce, o de los ates de guayaba, fresa, manzana o membrillo de Morelia, o de los “chongos zamoranos”, sin dejar de lado los grandísimos buñuelos del barrio de la Inmaculada en Morelia, o de la maravillosa “nieve de pasta” que se toma en la Plaza de Don Vasco en Pátzcuaro.

Ya sólo nos resta hablar de las bebidas, como la “charanda” –aguardiente de caña–, o del chocolate de metate, o de la inmensa variedad de atoles que han hecho que la gente de Torécuato haya inventado la Feria del Atole, que cada mes de marzo nos permite probar los más inusitados sabores.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Hidalgo
En este pueblo de Hidalgo está la verdadera Diana Cazadora

La primera escultura de la Diana Cazadora se encuentra en un pueblo de Hidalgo, mientras que la del paseo de la Reforma es sólo una réplica.

La llorona
México
La leyenda de la Llorona, la versión que se cuenta en Puebla

La leyenda de la Llorona es una narración que todos los mexicanos conocemos y de la cual hay vastas versiones, sin embargo, nosotros te presentamos una de las más populares en Puebla. Conoce esta desgarradora historia y cuéntanos qué te pareció.

Nahui Olin rompió los esquemas de su tiempo
Ciudad de México
La historia de la musa que inspiró a Dr. Atl y Diego Rivera 

Carmen Mondragón fue una mujer que marcó la historia de las mujeres en México al desafiar las costumbres de su época: rompió las reglas y nos dejó un gran legado intelectual.

México
Boda de ensueño en México: lugares perfectos para casarte

Sabemos que desde el momento en que dices ¡sí acepto! comienzas a buscar opciones y por eso nuestros amigos de Busolinea quieren ayudarte a que tengas una boda de ensueño en México que ni tú ni tus invitados olvidarán.