Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Historia Cultura y artesanías

La fundación española de la Villa Rica de la Vera Cruz (Veracruz)

Por tercera vez tocaban las costas de Veracruz aquellos navíos con sus velas henchidas por el viento; sus tripulantes, de blanca piel y abundante vello en el rostro, recordaban a todos los nativos las viejas leyendas del dios Quetzalcóatl, patrono de la región de la blancura, cuyo nombre calendárico, Ce Ácatl, fatídicamente coincidía con la llegada de estos extranjeros; para los españoles era el año de 1519.

30-07-2010, 12:45:52 PM
mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

Por tercera vez tocaban las costas de Veracruz aquellos navíos con sus velas henchidas por el viento; sus tripulantes, de blanca piel y abundante vello en el rostro, recordaban a todos los nativos las viejas leyendas del dios Quetzalcóatl, patrono de la región de la blancura, cuyo nombre calendárico, Ce Ácatl, fatídicamente coincidía con la llegada de estos extranjeros; para los españoles era el año de 1519.

Los primeros en acudir a recibir esta expedición comandada por el capitán Hernán Cortés fueron los embajadores de México-Tenochtitlan, representantes directos de Moctezuma, que tenían la misión de averiguar cuáles eran las intenciones de esta gente e impedir que avanzaran hacia el Altiplano Central, donde se hallaba el reino de los mexicas.

Los regalos que recibieron los españoles avivaron su ambición y, contraviniendo las órdenes del gobernador de Cuba, Diego de Velázquez, realizan solemnemente la fundación de la Villa Rica de la Vera Cruz el viernes santo de aquel año. La costa donde se asentaron Cortés y sus hombres eran los arenales de Chalchiucueyehcan, tierras totonacas que pertenecían a Zempoala, la principal capital indígena de la región, cuyo señor, Chicomecóatl, de aspecto voluminoso, por lo cual los españoles lo llamaron “Cacique Gordo”, invitó a los extranjeros a reponer sus fuerzas en sus palacios, en un intento por aliarse con los hombres blancos para una futura rebelión contra el dominio de los mexicas.

Eran tiempos de intrigas y de traiciones. Hernán Cortés sopesaba la fuerza y los propósitos de los grupos indígenas con los que entró en contacto; a los totonacos prometía su apoyo para liberarse de los tenochcas, pero al mismo tiempo hacía tratos con los embajadores de Moctezuma. Con gran astucia el capitán español preparaba la conquista de estos territorios.

La ubicación del primer asentamiento europeo en México era poco favorable, por lo que se movieron algunas millas hacia el norte; siguiendo la línea de la costa encontraron una excelente rada, aunque de pequeñas dimensiones, cobijada por impresionantes farallones que salían del cerro de los Metates y que los españoles llamaron “el Bernal”; a sus pies se extendía otro poblado totonaca, Quiahuiztlan. En esta localidad aún se conservan los peculiares mausoleos funerarios que recrean basamentos y templos de pequeñas dimensiones, y que dan a la zona arqueológica el aspecto de la Liliputh de los cuentos de Gulliver.

En las márgenes de esta bahía se construyó un fortín de estilo medieval, de planta rectangular, con cuatro torreones en sus esquinas. Para su construcción, además de la piedra, se utilizaron los maderos que se salvaron de aquellos bergantines que trajeron a Cortés y que fueron barrenados para evitar los brotes de rebeldía contra los designios del ambicioso capitán.

A la sombra de la fortaleza de la Villa Rica se reunieron Hernán Cortés y sus fieles capitanes con los jefes indígenas totonacos de Zempoala y Quiahuiztlan, consolidándose de esta manera la alianza militar que emprendería la conquista de México-Tenochtitlan.

Fuente: Pasajes de la Historia No. 5 Los señoríos de la Costa del Golfo / diciembre 2000

Te lo contamos en video

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Ciudad de México
Dulcería de Celaya, el templo de los dulces típicos en CDMX

La Dulcería de Celaya es un espacio de tradición que ningún viajero se debería de perder. Un viaje para probar los mejores dulces de México.

Guanajuato
Mi primer vuelo en globo fue en León, Guanajuato

Deja el miedo en el suelo y aventúrate a hacer ese vuelo en globo que siempre has soñado.

México
El Caballero de Fuego de Nunkiní en Campeche

El Caballero de Fuego es una tradición que se vive en las tierras del Mayab, aquí te decimos de qué se trata.

México
Estas son las imágenes ganadoras de Fotocalavera 2018

Si participaste en el concurso Fotocalavera 2018, quizás tu foto esté aquí. Te presentamos las imágenes más votadas de esta primera edición.