Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Historia

La Guerra de los Pasteles, el primer conflicto entre México y Francia

La Guerra de los Pasteles o la Primera Intervención Francesa se dio porque unos oficiales mexicanos se negaron a pagar los daños que ocasionaron a un restaurante francés y por devorar todos los pasteles del lugar. Conoce las causas, consecuencias y personajes de este conflicto.

16-04-2018, 8:02:23 PM
Guerra de los Pasteles
mm

Editor web en México Desconocido

La Guerra de los Pasteles fue un conflicto bélico entre México y Francia. El hecho fue desencadenado un día de 1832 en un restaurante francés de Tacubaya. Los “culpables” fueron oficiales de Santa Anna, quienes organizaron una fiesta que casi destruye el restaurante y, además, devoraron todos sus pasteles. Cuando los franceses les exigieron el pago por los daños, los mexicanos se negaron a hacerlo y entonces, comenzó todo.

La Guerra de los Pasteles

Una tarde de 1832 oficiales de Antonio López de Santa Anna, decidieron armar una fiesta privada en un restaurante de Tacubaya propiedad de un empresario francés de apellido Remontel. Gozaron, destrozaron cosas y sobre todo comieron buena parte de los pasteles producidos por la casa.

El dueño del establecimiento pidió al gobierno mexicano una indemnización de 60 mil pesos por los estropicios hechos por sus hombres, pero éste se negó. El restaurantero y pastelero recurrió al barón Deffaudis, entonces  embajador de Francia en México, para pedirle que interviniera en la petición de la reparación de daños y así lo hizo, sin embargo la respuesta para él también fue negativa.

Con lo que no contaba el gobierno era que el conflicto escalaría: más y más franceses en México  empezaron a hacer públicos los saqueos y daños a sus negocios durante la Revolución y otros momentos, las solicitudes de indemnización aumentaron.

Pastelería francesa.

Pastelería francesa.

Con la presión de sus compatriotas encima Deffaudis se fue del país para buscar ayuda del gobierno francés y el 21 de marzo de 1838 arribó a costas veracruzanas en compañía de 10 embarcaciones repletas de hombres armados. Ellos estaban dispuestos a intimidar con plomo las intenciones del gobierno mexicano de no pagar por los daños a los bienes de sus connacionales.

México, entonces encabezado por la presidencia de Anastasio Bustamante, se negó a negociar con Francia mientras sus embarcaciones estuvieran en costas veracruzanas amenazando la soberanía nacional. Pero la belicosa ofensiva francesa no se echó para atrás, por el contrario comenzó a incautar las naves mercantes mexicanas el 16 de abril de 1838 para generar una mayor tensión.

Para noviembre de ese año los barcos franceses dieron inicio al bombardeo a San Juan de Ulúa y la ciudad de Veracruz. La gente de Antonio López de Santa Anna repelió las agresiones, de lo que ahora se considera la primera intervención de Francia en México.

El fin de las hostilidades entre ambas naciones, al menos durante esa etapa, se dio al siguiente año, el 9 de marzo de 1839, con la mediación de la embajada Inglesa, que logró que la nación deudora pagara 600 mil pesos para acabar con la Guerra de los Pasteles.

Conoce la historia de la Batalla de Puebla.

Ejército.

Ejército.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Guacamole
México
Guacamole, una salsa de origen prehispánico que nos encanta

El guacamole es una de las salsas más representativas y tradicionales de la cocina mexicana. Conoce más de esta delicia y cómo prepararla.

Oaxaca
María Sabina, la sabia de los hongos

Sabia indígena y humilde sanadora: María Sabina estará siempre ligada a la historia del chamanismo y de los hongos sagrados en México. Conoce la historia de su vida y su legado.

Frases de Benito Juárez
México
Frases de Benito Juárez que inspiran amor por la Patria

Conoce las frases de Benito Juárez, palabras que atravesaron la barrera del tiempo y que aún logran reavivar el amor por la Patria mexicana.

Jalisco
La hacienda de Puerto Vallarta con la mejor vista al mar

La Hacienda San Ángel tiene una de las mejores vistas de Puerto Vallarta, además de ser un lugar perfecto para descansar y consentirse.