La historia del Niño Dios secuestrado por piratas

En un rincón de la Catedral Metropolitana está esta misteriosa figura religiosa de madera que en su viaje de Europa a la Nueva España fue robada por piratas berberiscos durante siete años, el hombre que venía a cargo del niño santo murió porque la iglesia no pagó a tiempo su rescate