Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Historia

La leyenda del tesoro de Emiliano Zapata

¿Cuántas leyendas del Estado de Morelos conoces? A que no te sabes esta del tesoro de Emiliano Zapata

27-03-2017, 11:41:25 AM

Maria Mestre

Nuestra historia empieza en un pintoresco lugar del estado de Morelos llamado Quilamula. Para muchos no es muy conocido pero para los revolucionarios y más para los seguidores de Emiliano Zapata es más que un pequeño pueblo.

La gente de la localidad acostumbrados a convivir con la familia de Emiliano Zapata, se encariñaron con su viuda y también con sus descendientes, siempre maravillados con las anécdotas y hazañas de tan valeroso héroe; lo que muy pocos conocen es que en los cerros cercanos al poblado, los Zapatistas se ocultaban de los militares comandados por el General Jesús Guajardo, por lo que suponemos que aquí también debieron haber escondido  su botín en oro tal y como lo hacían los piratas.

El único problema era que no existía un mapa que marcara con una X el lugar indicado para encontrarlos, contaban únicamente con la memoria de Emilia, hija de la esposa del revolucionario. Ella era capaz de recordar a detalle lo que su madre una vez le confió; en su mente existía la ubicación exacta del lugar donde se encontraba el tesoro.

Ella contaba que Zapata desde su campamento acompañado por un grupo de soldados con los que caminaba determinado número de pasos hasta donde se encontraba sepultado el tesoro. Sin embargo, y de acuerdo a la leyenda, jamás regresarían, pues el caudillo del sur los mataba para evitar que el secreto fuera divulgado.  Emilia también contaba que él  utilizaba espejos para enviar señales de cerro a cerro para anunciar la cercanía de los militares y así poder ocultarse en lo más profundo del bosque.

Cuenta la leyenda que un grupo de lugareños junto con un cazador de tesoros buscaron a la viuda de Zapata con la intensión de encontrar el oro que había sido escondido por el revolucionario. Este grupo de aventureros tenía como propósito encontrar dicho botín y hacer realidad las historias que al respecto se contaban en el pueblo. Viajaron y al regresar afirmaron que después de una larga jornada  habían encontrado el campamento revolucionario en perfectas condiciones, como si el tiempo se hubiera detenido. Además aseguraron haber escuchado ruidos de disparos y sonidos que se perdían en la maleza mientras caía la tarde.

Las sombras y la sensación de gente corriendo, hizo que los aventureros siguieran el ejemplo.  El miedo y la adrenalina provocaron que los furtivos buscadores de tesoros huyeran despavoridos cuesta abajo del monte.

Nadie conoce el resultado de dichas expediciones, o si se encontró o no el oro, pues entre supersticiones y miedos la leyenda fue creciendo con el tiempo. Gente cercana a Emiliano Zapata guardan un secreto que, para los habitantes de Quilamula es a voces. Desde 1990, la búsqueda continúa sin importar clima o historias espectrales. Ellos andarán con la firme idea de seguir los pasos a la fortuna: Seguir los pasos hacia el gran tesoro de Zapata.

Te lo contamos en video

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Zacatecas
Zacatecas es la ciudad colonial favorita de los viajeros

Zacatecas fue elegida por los viajeros de México desconocido como la mejor ciudad colonial de México. ¡Tienes que conocerla!

Francisco I. Madero
México
Francisco I. Madero, ¿quién fue y cuál es su biografía?

Francisco I. Madero fue empresario; político; presidente de México y promulgador del Plan de San Luis, considerado como el documento que marcó el inicio de la Revolución Mexicana.

México
Museo Memoria y Tolerancia, un espacio para la reflexión

El Museo Memoria y Tolerancia te invita a que reflexiones sobre la historia de la humanidad y a que te inspires para luchar por mejorar los derechos humanos y la tolerancia en el mundo.

México
Los coloridos chapulines arcoíris del Valle del Mezquital

Encontramos estos chapulines arcoíris o multicolor en el Valle del Mezquital, en Hidalgo, durante nuestra visita a la zona arqueológica de Pahñú.