La región otomí que adelanta el Día de Muertos y viste sus panteones con flores - México Desconocido
Buscador
Ver revista digital
Conoce México

La región otomí que adelanta el Día de Muertos y viste sus panteones con flores

Estado de México
dia-de-muertos-otomies-ok
© CRISANTA ESPINOSA AGUILAR /CUARTOSCURO

En la regiones otomíes que se encuentran al norte de Toluca, las celebraciones de Día de Muertos se adelantan al mes de septiembre.

El Día de Muertos es una de las tradiciones más importantes de nuestra cultura como mexicanos. Si bien se celebra el 1 y 2 de noviembre, existe una región otomí en la que festejan a partir septiembre.

Esta zona se encuentra al norte del municipio de Toluca, en el Estado de México. Ahí se tiene la creencia que durante la celebración de San Miguel Arcángel, el 29 de septiembre, las almas de los difuntos niños buscan el camino a casa, por lo que deben iluminarlos.

Celebración de ceremonia otomí. Vía Secretaría de Cultura.

Los familiares resguardan las tumbas de sus seres amados a la luz de veladoras. También visten sus panteones del peculiar color naranja y amarillo de la flor de cempasúchil, así como con arreglos de cruz con pericón.

Las delegaciones que se colorean con el característico aroma de la «flor de muerto» son: San Andrés Cuexcontitlán, San Pablo Autopan y San Cristóbal Huichochitlán. Estas regiones son fieles a sus raíces, a pesar del avance de la mancha urbana.

¡Descubre el México Auténtico a través de nuestro podcast!

¿Quieres conocer más sobre esta celebración en otras regiones? Aquí te lo contamos.

En estas zonas también celebran a los difuntos el 1 y 2 de noviembre, por lo que las actividades relacionas con dicho festejo se realizan dos veces por año.

Orígenes de las celebraciones de Día de Muertos

La celebración de Día de Muertos tiene sus orígenes en la época prehispánica. En ese periodo, muchas etnias mesoamericanas rendían culto a la muerte. Entre ellas estaba la mexica cuyos dioses encargados de definir el destino de las ánimas eran Mictecacíhuatl y Mictlantecuhtli.

Ambos eran señores del Mictlán o “lugar de los muertos”. Sin embargo, para llegar aquí, las almas debían lidiar y sortear una serie de obstáculos para poder conseguir el descanso eterno.

De acuerdo con el Códice Florentino, el Mictlán estaba dividido de acuerdo con la manera de morir. Por ejemplo, a la Tonatiuh Ichan –casa del sol– entraban aquellos guerreros que habían muerto en el campo de batalla.

Otro sitio era el Cincalco, casa del dios Tonacatecutli. A este iban quienes murieron siendo infantes pues al ser tan jóvenes se les consideraba inocentes.

Sin embargo, Con la llegada de la población europea, este ritual sufrió un proceso de aculturación. La fiesta del dios del inframundo se unió junto con la celebración de los difuntos y se reinventó el proceso hasta ser concebido como lo conocemos ahora.

Día de muertosflor de cempasuchilotomíespueblo otomíToluca
Comentarios