Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Fiestas y eventos

La vendimia. La alegría de la cosecha

La vendimia es la época de la cosecha. Es un festejo a la vida, a la esperanza; es un renacer. Su nombre habla de verano, de mujer, de racimos de uvas, de cantos y fiesta. ¡Celébrala en el Valle de Guadalupe, Baja California!

31-08-2010, 8:42:19 AM
mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

La zona donde se cultiva la vid en Ensenada, en la “franja mundial del vino”, comprende los valles de Guadalupe, San Antonio, Santo Tomás y San Vicente. Frente a las costas de esta región bajacaliforniana pasa una corriente marina de aguas muy frías; los vientos de mar hacia tierra que ahí soplan, llevan la brisa refrescante a los viñedos, manteniendo la temperatura y la humedad propias del clima mediterráneo. Esto, aunado a la calidad de la tierra y del agua con que se riegan las plantas, hace del lugar un sitio privilegiado y único en el mundo para dicho cultivo. Actualmente las casas vitivinícolas que producen vinos en esa región son, entre las más de 40: Monte Xanic, Santo Tomás, Chateau Camou, Domecq, L.A.Cetto y Valmar, muchas de las cuales, durante agosto, celebran en grande el momento más importante del ciclo de la vitivinicultura: Las Fiestas de la Vendimia.

Como contexto, la palabra vendimia proviene del latín vindemia que a su vez se compone de los vocablos latinos vinea o vinum (vino) y demere (quitar, arrancar, retirar, tomar), pero ¿por qué celebrar en grande la cosecha del vino?

Se trata del final de un largo periodo de meticuloso cuidado de los viñedos para que al llegar agosto, época en que muchos tipos de vid ya se encuentran maduros, estén listos para la cosecha.
Y es que para conseguir la calidad de los frutos, la vid requiere de climas con veranos secos y calientes e inviernos fríos y húmedos. La maduración de las uvas exige una intensa luminosidad y una temperatura entre los 18° C y 23° C; asimismo, necesitan de suelos constituidos por margas arcillosas con arena o grava. La propagación de la planta se hace por medio de estacas tomadas de plantas que no están creciendo activamente. Se siembran a distancias de un metro aproximadamente, en lira o en espaldero (especie de soportes), y para que trepen, se tienden dos alambres entre postes. La vid prospera desde el nivel del mar hasta los 2,500 metros de altitud. La poda debe hacerse una o dos veces al año, por febrero.

Así, al llegar agosto, la cosecha se celebra en símbolo de agradecimiento por un año más de buenos frutos con las tradicionales Fiestas de la Vendimia. Durante 10 días aproximadamente, se llevan a cabo actividades culturales y sociales, como conciertos, bailes, concursos, muestras gastronómicas, catas de vino, recorridos a los viñedos, etc, donde las familias de los alrededores y visitantes de más lejos, disfrutan el privilegio de la colecta.

Terminada la cosecha, entre 30 y 45 días, comienza la primera selección de la uva. Una vez cortados los racimos para la elaboración del vino blanco, pasan por una banda transportadora, donde se selecciona por segunda vez; y por un elevador, a una prensa, y de ahí el jugo llega a unos tanques de acero inoxidable con refrigeración, donde se asientan los iodos. Después de cuarenta y ocho horas queda un líquido transparente, o mosto, que va a las barricas de madera. Luego se envasa en botellas de vidrio con tapón de corcho, pasando en éstas a las bodegas para continuar otro corto añejamiento. Para los tintos, los racimos pasan a una despalilladora, donde les quitan los rabos; de ahí, ya macerados, van a unos tanques de acero inoxidable donde se revuelven los jugos con las pieles, tomando de estas últimas el color. Después de fermentados pasan a añejarse en barricas de cedro blanco francés, un año y medio, para luego pasar a las botellas y seguirse añejando otro tiempo igual. Tanto las Fiestas de la Vendimia como el proceso de elaboración de los vinos, los puedes vivir en Ensenada, Baja California. Visitar estos viñedos bajacalifornianos es como ir al pasado, saborearlo, acariciarlo, para luego descubrir un presente dinámico, con jóvenes –algunos de años y todos de espíritu- deseosos de rescatar esas tradiciones ancestrales, actualizándolas con lo más adelantado de la tecnología y con la belleza de una arquitectura integrada a la naturaleza.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
Estos son los destinos ganadores de ‘Lo Mejor de México’

Estos son los destinos y experiencias de viaje por México favoritos de los viajeros de México Desconocido en 2019.

Puebla
Recorrido por los talleres artesanales de Zacatlán

Creaciones en madera, labrado de piedra, textiles de lana y figuras tejidas de ocoxal dan vida a estos cuatro talleres, conócelos.

Michoacán
11 cosas que no debes hacer si visitas un santuario de mariposas

Los santuarios de mariposas son espacios dedicados a proteger y preservar la vida de estos insectos. Si visitas uno, ten en cuenta esto.

Ciudad de México
7 recintos para que te enamores del Centro Histórico de la CDMX

Conoce lo que hay en el Centro Histórico y sus alrededores. Patrimonio histórico, arquitectónico y cultural de esta gran ciudad. Descúbrelo.