Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Naturaleza

Lánzate a la aventura en Rancho Santa Elena, Hidalgo

En el rancho Santa Elena, a menos de dos horas de la Ciudad de México, se puede hacer verdadero turismo de aventura un fin de semana cualquiera. ¿Te animas a vivir la experiencia?

Isabel Silva

Rancho Santa Elena es un área destinada al ecoturismo y a los deportes de aventura. No solo cuentan con la infraestructura necesaria, sino que sus dueños tienen años de experiencia haciendo trabajos de conservación e investigación de la mano de la UNAM y la SEMARNAT, entre otros. En 2014 obtuvieron el Certificado Nacional de Manejo Sustentable de los Bosques.

Un grupo de amigos salimos un viernes de la CDMX y vimos un lindo atardecer en pleno campo de nopales y magueyes cerca de las pirámides de Teotihuacán. Llegamos al rancho bien entrada la noche. Seguimos al encargado por una terracería irregular y, en la oscuridad, solo pudimos ver que el área asignada para poner nuestro campamento estaba junto a lo que parecía un lago, de hecho, podíamos escuchar ranas y sapos. Dormir en el bosque nos ponía nerviosos, pero teníamos la tranquilidad de estar en un terreno privado, vigilado siempre por sus dueños y los trabajadores del rancho.

Marcos Ferro

La primera luz del amanecer tocó las paredes de las tiendas y algunos de nosotros despertamos al alba. Al abrir el cierre de la tienda una capa de niebla flotaba sobre el agua; el silencio se interrumpía apenas con el sonido de algunos pájaros. Nadie hablaba, solo observábamos. Aquí no hay teléfono ni internet ni luz eléctrica; hay paneles solares que abastecen las cabañas que puedes rentar en lugar de acampar.

La presa al borde de la cual acampamos es tan grande que casi no vimos los demás grupos que visitaban el rancho; teníamos todo para estar cómodos: toldo semirígido, mesas y bancos, lavadero, agua potable, baños secos (ecológicos), botes para separar la basura y madera (certificada) seca y apilada, y una área especial para la fogata.

Un dato curioso: Daniela Campuzano, actual campeona nacional, bicampeona panamericana y top 20 del mundo del ciclismo de montaña (MTB-XC), creció y vive aquí, en Santa Elena, que ha sido dos veces sede del campeonato nacional de esta disciplina. Imaginarán la cantidad y calidad de sus rutas. Pero esto no quiere decir que solo los profesionales disfruten los recorridos, porque los hay para todos los niveles. Rentar las bicis del rancho nos pareció una buena forma de recorrerlo y de agregar una dosis de adrenalina.

Marcos Ferro

El recorrido inicia en La Estancia, donde se nos asignó la bicicleta. Este edificio, que alguna vez fue un granero, hoy es donde se encuentran las cabañas y el comedor, y es también el lugar de convivencia para todos los que se hospedan en Santa Elena.

Primero rodeamos la presa San Carlos, a la orilla de la cual acampamos, construida hace más de cien años. A unos dos kilómetros de haber iniciado, nos salimos del camino para llenar nuestras botellas de un manantial de agua fresca. Metros más adelante llegamos a un pequeño lago de agua azul turquesa, donde debido a la transparencia del agua pudimos ver lobinas y truchas.

Salimos nuevamente al camino principal. Desde lo alto de un árbol, una tirolesa aterriza directamente en el agua. Aquí, todos volvimos a ser niños que ríen nerviosamente ante el inminente chapuzón. Como no traíamos celulares, lo tendríamos que contar personalmente. 

Marcos Ferro

Para la tarde decidimos subir caminando hasta una de las partes altas del rancho, llegamos a un “mirador” de roca, con una vista aérea espectacular. El atardecer ahí fue otro momento para guardar en la memoria. Para cerrar, por la noche, hicimos un clásico: asar salchichas y bombones en la fogata. ¡Pura felicidad!

El domingo por la mañana preferimos treparnos a los kayaks que los chicos del rancho ya habían puesto a nuestra disposición. Así terminamos un fin de semana: completamente renovados y listos para la próxima.

Dónde dormir

En el Rancho hay opción para acampar u hospedarse en cabañas, hay de diversos tamaños y características. Tel. 01 775 753 7514. www.santaelena.com.mx

Dónde comer

Santa Elena ofrece servicio de alimentos y manejan un menú tipo buffet, con comida casera y saludable.

Se puede llegar tanto desde Tulancingo como desde Huasca. Ambos están a unos 40 minutos en coche del rancho.

Desde CDMX, se toma la carretera México-Pirámides (cuota) en dirección Tulancingo. Existe un libramiento para no entrar a Tulancingo. Para esto, tomar dirección Tuxpan-Poza Rica y salirse en letrero a Acatlán. Continuar en dirección a Acatlán y después de pasar el centro del pueblo se encuentra el primer letrero en dirección a Rancho Santa Elena.

Escápate con nosotros al Rancho Santa Elena, entra a Escapadas México desconocido. El paquete incluye;

-Traslado redondo (Santa Fe-Santa Elena-Santa Fe)
-Alimentos (día 1: snack, cena; día 2: desayuno, snack, comida y cena; día 3:desayuno, snack y comida)
-Guía certificado
-Hospedaje a elegir: cabañas ecoturísticas o camping (precio variable dependiendo la elección)
-Cañas de pescar
-Impuestos
-Acceso a distintas actividades
-Hiking
-Pesca
-Bici (no incluye bici de montaña)
-Kayak
 
Si quieres tener más información consulta Fin de semana en Huasca de Ocampo

Cómo llegar al Rancho Santa Elena

Si vienes desde Huasca, toma la carretera hacia Acatlán y ya sea al llegar al pueblo o antes, hay letreros en dirección al rancho.

Recomendaciones

Comentarios

Lo último

Puebla
Cuetzalan, uno de los pueblos más bonitos de México

Cuetzalan es un pueblo mágico que parece salido de un cuento de hadas, estas son algunas razones por las que tendrías que empacar tu maleta y viajar para conocerlo.

México
4 lugares de la CDMX para comer una deliciosa sopa de tortilla

En esta lista encontrarás los mejores lugares de la CDMX para comer sopa de tortilla, arma tu tour y prueba todas.

Guerrero
No te pierdas la Feria Nacional de la Plata en Taxco

¿Buscas un bonito regalo para Navidad? Lánzate a este Pueblo Mágico de Guerrero y descubre las maravillas que los artesanos taxquenses crean con sus hábiles manos en plata.

Durango
Trekking en Durango: haz deporte de aventura y salva el planeta

En el desierto de Durango hay un paraíso que necesita ser salvado: el Cañón de Fernández, donde a tu lado pasan correcaminos, vuelan garzas y hay árboles de más de mil años de vida (1,300 para ser preciso). ¡Sí, en el desierto!