PAG-000-MD-505
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Historia

Las ahuianime, mujeres para el placer sexual de los destinados al sacrificio

En la cultura nahua se aceptaba que las ahuianime mitigaban con placer sexual la angustia de los esclavos destinados al sacrificio, pero a la vez se les despreciaba. Aquí te contamos la historia.

10-09-2019, 12:12:07 PM
Las ahuianime, mujeres para el placer sexual de los destinados al sacrificio
mm

Viajero que además de experiencias por la vida anda tras el click.

Durante los veinte días previos a ser sacrificados con motivo de las fiestas principales, a cada uno de los esclavos dispuestos para dicho fin, se les entregaban cuatro mujeres para que estas los complacieran de manera sexual a fin de hacerles más liviana la angustia antes de morir

Una vez ocurrida la inmolación, estas mujeres conocidas como ahuianime, tenían derecho a quedarse con todas las prendas del sacrificado a manera de pago

Aunque los destinados al altar de los sacrificios no eran a los únicos a quienes daban sus servicios; los guerreros destacados también recibían los favores de ellas, en este caso específico se les pagaba con mantas y comida.  

Un tercer sector recibía los beneficios que ofrecían: durante las fiestas agrícolas las ahuianime participaban bailando al lado de otras mujeres del pueblo, lo que significa que tenían un papel relevante en las actividades colectivas y una relativa aceptación de la sociedad

Dentro del artículo académico Ahuianime: las seductoras del mundo nahua prehispánico, de Miriam López Hernández, la autora señala que a la vez eran despreciadas, consideradas contrarias al ideal moral de la cultura nahua

“Según los testimonios de los informantes de Sahagún se decía que las ahuianime eran vanidosas, se ataviaban y adornaban excesivamente, se pintaban el rostro (…) preferían llevar los cabellos sueltos para más hermosura”, indica el texto de López Hernández. 

Es necesario recordar que el ideal social para la mujer mexica “honesta” era que llevara el cabello partido al centro, con las mitades cruzadas en la nuca y llevadas en forma torcida o trenzada alrededor de la cabeza. 

Pero el aspecto no era el único factor por el que las ahuianime eran despreciadas. Ellas solían sahumarse con hierbas olorosas para que su cuerpo emanara fragancias excitantes; aromas que eran mal apreciados en jóvenes respetables

Además los guiños, las sonrisas que mostraban, enseñar la lengua o mascar chicle en público eran características de estas prostitutas que desagradaban a la comunidad.  

Algo que no queda claro es cuál era la procedencia de las mujeres que se convertían en ahuianime; se cree que eran chicas pobres, otras habrían sido entregadas por sus familiares como tributo, en tanto que el resto serían presas de guerra

No obstante, los investigadores tampoco descartan que algunas más se convirtieron en ahuianime por propia voluntad.

Quizá te interese:

Barbie se viste de catrina para rendir tributo a México

El petate, más que una cama, un artefacto con profundo simbolismo

En Tenochtitlan el adulterio femenino se castigaba con pena de muerte