Buscador
Ver revista digital
Arte y Artesanías

Los juzgados de Tenochtitlan

26-07-2010, 8:58:18 AM
Ciudad de México
Los juzgados de Tenochtitlan fifu

En México-Tenochtitlan, como en las ciudades vecinas, la paz y la armonía entre los habitantes se logró gracias al correcto funcionamiento del aparato de justicia, el cual prohibía estrictamente, entre otras cosas, el robo, el adulterio y la embriaguez en público.

Todas las diferencias de carácter comunal o personal que surgían eran resueltas por los jueces supremos en los distintos tribunales que atendían a la gente según su posición social. De acuerdo con los textos del padre Sahagún, había en el palacio de Moctezuma una sala llamada Tlacxi­tlan, en donde residían varios jueces principales, quienes resolvían las peticiones, los crímenes, los pleitos y ciertos disgustos que surgían entre los miembros de la nobleza tenochca. En esta “sala de judicatura”, de ser necesario, los jueces sentenciaban a los nobles criminosos a sufrir castigos ejemplares, que iban desde su expulsión del palacio o su destierro de la ciudad, hasta la pena de muerte, siendo su castigo morir ahorcados, apedreados o golpeados a palos. Una de las más deshonrosas sanciones que po­día recibir un noble era ser trasquilado, con lo cual perdía las insignias del peinado que lo distinguían como un destacado guerrero, reduciendo con ello su apariencia física a la de un simple macehual.

Había también en el palacio de Moctezuma otro salón llamado Tecalli o Teccalco, donde se encontraban los ancianos que escuchaban los pleitos y las peticiones de los macehualtin o gente del pueblo: primero revisaban los documentos pictográficos en que se registraba el asunto en discordia; una vez revisados se procedía a llamar a los testigos para que dieran su particular opinión de los hechos. Finalmente, los jueces emitían la libertad de culpas o procedían a la aplicación del correctivo. Los casos verdaderamente difíciles eran llevados ante el tlatoani para que él, junto con tres principales o tecuhtla­toque —gente sabia egresada del Calmécac—, emitiesen un juicio razonable. To­dos los casos tenían que so­lu­cio­­­nar­se de manera imparcial y eficiente, y en ello los jueces tenían especial cuidado, pues el tlatoani no toleraba que un juicio se dilatara injustificadamente, pudiendo ser castigados si se sospechaba alguna falta en la honestidad de su trabajo, o bien al­guna complicidad suya con las partes en conflicto. Existía un tercer salón llamado Tecpilcalli, en el cual frecuentemente se celebraban reu­­nio­nes de guerreros; si en estas reuniones se llegaba a saber que alguien había incurrido en algún acto criminal, como el adulterio, el inculpado, aunque fuese un principal, era sentenciado a morir a pedradas.

Fuente: Pasajes de la Historia No. 1 El reino de Moctezuma / agosto 2000

mm Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

revista

Revista Digital México Desconocido

Septiembre 2020

Te recomendamos estos artículos de este mes:

5 queserías de Querétaro
5 queserías de Querétaro
El Maque de Michoacán
El Maque de Michoacán
¡Sírvanme la del estribo!, en Tequila, Jalisco
¡Sírvanme la del estribo!, en Tequila, Jalisco
Burbujas de Granito en Chihuahua
Burbujas de Granito en Chihuahua
Aventura y naturaleza en Loreto, Baja California Sur
Aventura y naturaleza en Loreto, Baja California Sur
La mujer del corazón de barro en Puebla
La mujer del corazón de barro en Puebla
Comentarios