Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Historia Cultura y artesanías

Mexitlán: antiguo museo miniatura

Dentro de nuestra civilización donde todo es progreso y rapidez, son escasos los lugares como fué Mexitlán, donde el tiempo parecía suspenderse para nosotros y nos restituía la visión siempre conmovedora del pasado lejano.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


Mexitlán fué como una evocación, un mundo miniatura en el que célebres monumentos permanecían bajo el sol como testimonio de la larga y gloriosa historia de la formación de nuestro país, culto a pesar de duelos repetidos y luchas sin tregua. Mexitlán fue hasta mediados de los noventas un bello escenario. Fue una ventana que nos permitió asomarnos a diferentes muestras de la impresionante cultura mexicana, un crisol donde se fundían por medio de la magia y el misterio las pirámides y esculturas prehispánicas con la majestuosidad de los edificios coloniales y la armonía estética de los edificios modernos. La siguiente nota escrita en 1995, describe perfectamente la historia y características de este parque temático.

MEXTITLÁN EN TIJUANA

En Mexitlán están reunidos más de 150 modelos de esculturas, templos, monumentos y edificios de México antiguo y moderno. Todas las maquetas de Mexitlán fueron elaboradas en México con la tecnología más avanzada, ya que en ellas se combinan resinas plásticas y agregados naturales para darles una mayor resistencia al tiempo, al agua y al fuego. Cada una cuenta con su cédula informativa y está recreada por una atmósfera de luz, sonido y movimiento, montada con los últimos adelantos técnicos en animación audiovisual. Este único y novedoso Parque –Museo-Miniatura, se ubica en las calles Ocampo y Segunda, en la moderna ciudad de Tijuana, a unos pasos de la línea internacional de San Ysidro, California y tiene una extensión de 15 000 m2.

El concepto de Mexitlán surgió de un parque similar que existe en Holanda en un pueblecito que se llama Madurodam; en ese mundo miniatura se encuentran maquetas de diferentes lugares históricos de Holanda y también del mundo, como la pirámide de Chichén Itzá.

Después de varios estudios y análisis del flujo turístico y de la situación económica de diferentes opciones como México, Guadalajara, Monterrey y otras ciudades, finalmente se decidió construir Mexitlán en Tijuana, ya que es una de las principales puertas de entrada a México y el objetivo del parque es dar a conocer al turismo (el estadounidense particularmente) una muestra representativa de lo que es todo nuestro país.

La idea original de Mexitlán fue del señor Jaime Sousa, y el encargado del diseño, la construcción y la estructuración de todo el proyecto fue el famoso arquitecto Pedro Ramírez Vázquez.

En la elaboración de las maquetas intervinieron 37 talleres en la ciudad de México, en el Estado de México, en Puebla y Guadalajara, todos ellos bajo la supervisión del arquitecto Ramírez Vázquez. Aunque muchos de esos talleres eran independientes y estaban acostumbrados a laborar con distintos tipos de material, nunca habían trabajado con ese tipo de materiales, en particular en esos tamaños tan grandes (la escala de los edificios es de 1.25).

Es verdaderamente impresionante admirar el cuidadoso fino y muy bien ejecutado trabajo llevado a cabo por este equipo de maquetistas que colaboraron con Mexitlán; entre ellos se encuentran los arquitectos Fabián Medina, Díaz Suárez, Agustín Zedeño (que hizo la Catedral de Zacatecas), Raúl Barocio, Javier de Champ, Valeria Prieto, Salvador Cabrera y Juan Manuel Delgado, quien con varios ayudantes hizo la catedral Metropolitana, que es una obra hermosísima con más de 40 000 piezas distintas y que requirió más de 400 moldes para ser construida. También la familia Siret, representada por el señor Mario Siret, su esposa, su hija y su nieta, trabajó por varios meses en la decoración del parque, y fue la encargada de toda la ambientación, como los arbolitos, macetitas, todo tipo de barandales y todas las figuras humanas. Todas las maquetas de Mexitlán son mágicas por su belleza, sin embargo, mencionaré algunas que ameritan un comentario especial como la maqueta del estadio olímpico de Ciudad Universitaria que muestra las olimpiadas de 1968 y tiene la única “ola” miniatura del mundo, en donde más de 30 000 muñequitos que son espectadores se levantan, elevan sus manos y se vuelven a sentar mecánicamente. Esta maqueta la hizo el ingeniero Rafael Ramírez que es un mexicano que residía en Canadá y trabajaba para una equivalente de la NASA de Estados Unidos, haciendo modelos a escala de simuladores espaciales de ingeniería muy avanzada. La Catedral de Zacatecas está hecha a base de cantera molida mezclada con resinas y cemento, y se construyó pieza por pieza, bloque por bloque. Es de un color rosado mucho muy bello y pesa una tonelada y media.

Otra maqueta que es una joya es la de Taxco, con la iglesia de Santa Prisca en la cima del cerrito y el pueblito con 80 ó 100 casitas distintas hechas a la perfección, con su iluminación y sus callejones.  Aunque el proyecto de Mexitlán se inició en 1985-1986, no fue sino hasta el 5 de agosto de 1992 cuando abrió sus puertas. En un principio, el público mostró interés y todo parecía marchar con éxito, pero debido a los muchos problemas económicos, al entorno social de la zona y a otros muchos factores desde hace unos años se fue deteriorando el flujo del turismo y, por supuesto, el Parque-Miniatura se vio afectado. Los precios han tenido que modificarse y hoy la tarifa de admisión es de 10 pesos mexicanos por persona. Para grupos escolares el costo es cuatro pesos por alumno, siendo gratis para los maestros que acompañan al grupo. El parque cuenta sólo con 12 empleados ya que los edecanes son eventuales. El restaurante no funciona diariamente como al principio, pero sí se puede comer en él y recibir el servicio con previa reservación. Las promociones se realizan en Estados Unidos y en todo el estado de Baja California, y también se ofrecen promociones especiales en compañías para eventos como bodas, graduaciones y conferencias. Hoy bien vale la pena visitar Mexitlán, ya que en él tenemos, por medio de una recreación visual, la oportunidad de poder observar en un solo lugar y en corto tiempo varios aspectos de la historia y la cultura de México. 

UNA EXPERIENCIA FESTIVA Y ATRAYENTE.

Circundado por dos de las más importantes avenidas de la ciudad de Tijuana, la que va a la frontera y la que procede de la, el Parque Mexitlán expone al aire libre 200 maquetas de las obras arquitectónicas y conjuntos arqueológicos más notables y atractivos del país. En este lugar, el esplendor y la magnificencia del acervo cultural mexicano se abren a los ojos de turistas nacionales y extranjeros en un ámbito que cautiva y atrae. Nuestro patrimonio arquitectónico prehispánico, colonial y contemporáneo se alterna con la muestra de los principales atractivos turísticos de México. Se trata de que los mexicanos contemplen y valoren su patrimonio y de que los turistas estadounidenses que cruzan la frontera, conozcan los atractivos de nuestro país y se interesen por internarse en él. Agrupadas por épocas y culturas, las maquetas están distribuidas en 25 plataformas levantadas sobre una extensión de 15,000 m2.En sus brocales se localizan las salidas de las bocinas que transmiten música ambiental y, opcionalmente, información en torno a la maqueta respectiva. Debajo de esta planta hay un estacionamiento para 400 automóviles. En Mexitlán podemos encontrar las maquetas de las zonas arqueológicas más representativas del México antiguo. En Uxmal podemos ver el Palacio del Gobernador, el Templo del Adivino y el Cuadrángulo de las Monjas; en Chichén Itzá el Observatorio, el Juego de Pelota, el Castillo y el Cenote Sagrado. Podemos contemplar también las ciudades de Palenque. Tulum, Tajín y Teotihuacan, así como el centro ceremonial de Tenochtitlan en todo el esplendor de su apogeo. Asimismo, se aprecian edificios importantes de Edzná, Kahah, Mitla, Tula, Sayil y Labná.

En cuanto a arquitectura colonial, Mexitlán muestra la riqueza y variedad de nuestro patrimonio arquitectónico: la Catedral Metropolitana y el zócalo; las plazas de la Santa Veracruz, de Tolsá, y de Santo Domingo; la Plaza Tapatía desde la Catedral hasta el Hospicio Cabañas de Guadalajara; la Catedral de Zacatecas; la Iglesia de Tepozotlán; Santa Prisca de Taxco; San Francisco Acatepec de Puebla; la misión de Loreto, y muchas otras. La arquitectura de los siglos XIX y XX está representada por el Palacio de Bellas Artes; el edificio del Banco de México; el del Correo; el Paseo de la Reforma desde el Castillo de Chapultepec hasta el Museo Nacional de Antropología, pasando por los monumentos de los Niños Héroes, Colón, el Ángel de la Independencia y el de Cuauhtémoc. También se pueden apreciar los museos de Arte Moderno y de Tamayo, así como la Casa del Lago y el parque de diversiones, el cual está animado. Entre las modernas instalaciones de este parque, se cuenta con iluminación de fibra óptica y animaciones con rayo láser.

Algunas maquetas tienen movimiento giratorio, tales como la Catedral Metropolitana y la Basílica de Guadalupe; asimismo hay maquetas que cuentan con equipos aún más sofisticados de animación como el estadio de la Ciudad Universitaria, donde los espectadores miniatura realizan la famosa “ola” y donde está en movimiento el desfile de apertura de los Juegos Olímpicos de 1968. Otros elementos animados son los barcos en la gran maqueta de 80 m de largo de las playas turísticas y las trajineras que pasean por los canales de la maqueta de Xochimilco. El autódromo hermanos Rodríguez de la Ciudad de México también tiene movimiento, lo mismo que la montaña rusa de Chapultepec.

En el proceso de fabricación de las maquetas trabajaron 37 talleres de artesanos de la ciudad de México, Guadalajara, Morelia y Pátzcuaro, los cuales desarrollaron una tecnología mexicana que utiliza plastilina, cera, yeso duro, látex, silicón, concreto polimérico y las canteras y mármoles originales de los monumentos reales para lograr color y texturas exactos. “Esta obra va a contribuir a afianzar el sentido de arraigo, de pertenencia a una nacionalidad construida con base en milenaria cultura que debe impulsarnos a profundizar la conciencia de nuestra identidad”, afirma el arquitecto Ramírez Vázquez Y en verdad nadie se queda impávido e indiferente al visitar el parque Mexitlán. Nuestro acervo presentado allí en forma amena y atractiva se convierte en un conjunto de signos que hablan con poesía, con grandeza y con la fuerza del pasado y del presente, invitando al visitante a adentrarse en el país, a disfrutar la vivencia directa de una cultura con esplendor.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
Experiencias únicas para el 2018
Regalos originales de Navidad para viajeros.
México
Ideas de regalos originales de Navidad para viajeros ¡Desde 85 pesos!

En estas fechas siempre es difícil encontrar regalos originales de Navidad para el intercambio o para obsequiar. Te dejamos algunas ideas que te encantarán.

México
Letanía para pedir posada, checa la letra completa

Te presentamos la letra completa de la letanía para pedir posada. Disfruta cantándola en estas fechas de posadas navideñas.

Ciudad de México
Esta familia fabrica las piñatas más bonitas de la CDMX

La familia Estrella es la encargada de fabricar las piñatas más bonitas y originales de la CDMX.