La historia del mezcal, bebida caĆ­da del cielo