Buscador
Ver revista digital
Conoce México

Las monografías, el auxiliar perfecto para las tareas antes de Wikipedia

5
© Monografía

¿Recuerdas cuando buscabas monografías un domingo por la noche? Te contamos la historia de este material escolar de los niños mexicanos.

Hasta antes de la expansión del internet, las monografías y las enciclopedias tenían el monopolio como auxiliares en las tareas de los niños mexicanos; actualmente resisten ante los avances de la era de la información. En el caso de las primeras, se trata de un documento escrito por uno o más autores, usando una o más fuentes, y que se caracteriza por desarrollar un tema en específico de forma sistematizada.

El origen etimológico de dicha palabra proviene de los vocablos “mono” que significa única y “graphein” que significa escritura, por lo cual podemos deducir que se trata de un documento que habla de un solo tema.

Aunque existen distintos niveles de profesionalización de las monografías, aquellas que fungen como auxiliares de las tareas de los niños mexicanos se caracterizan por tener un lenguaje sencillo y basarse en datos históricos concretos en una sola hoja. Por un lado, la monografía escolar tiene un texto dividido según los temas y subtemas. Del otro lado las monografías ilustran los temas y subtemas con pinturas, lo que hace coincidir las imágenes y los textos incluso si se recortan.

monografías escolares

La distribución de las monografías y materiales didácticos se hace a través de las papelerías locales, por lo que no hay barrio donde no se les pueda encontrar. Sin embargo, no todas las papelerías tienen colecciones completas o la temática que se busca, por lo que encontrar el material podría convertirse en una auténtica peregrinación de papelerías. Asimismo, los horarios y cierres de papelería solían limitar el acceso a la información en horas no hábiles, hasta que el internet llegó y el sufrimiento de las deshoras quedó atrás.

Las monografías escolares, resisten al avance de la era digital

Entre los productores de monografías que destacan –y que aún sobreviven– destaca Ediciones Bob, empresa mexicana fundada en 1932 por don José Antonio Blanco, quien inició su negocio en la calle de República del Salvador en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Inicialmente se dedicaba a la distribución de papel en distintos formatos, entre ellos los cuadernos, para luego convertirse en la empresa pionera en la producción de monografías en 1967. La inspiración del negocio vino de algunos materiales escolares que circulaban en España, pero adaptados al contexto mexicano.

Con el éxito comercial de las monografías, pronto llegaron las biografías, una estampa pequeña que relataba la vida de personajes históricos. En ambos caso, las ilustraciones estaban hechas con pinturas a pincel, hasta que el diseño digital facilitó la labor. A los materiales didácticos se agregaron mapas, tablas periódicas, relieves, dibujos, etcétera.

Grupo Editorial RAF. Venta de Material didactico y recreativo.

Otra de las empresas mexicanas que destaca por su producción de monografías es Grupo Editorial RAF, fundada el 08 de junio de 1962 por Rafael Ortega Rutllant, quien tenía el ideal de apoyar a la educación mexicana. Actualmente la empresa cuenta con 22 sucursales y más de 600 distribuidores a nivel nacional.

De acuerdo con El Universal, el catálogo de las monografías alcanzó un número de mil temas y medía 23 por 31.5 cm; se imprimen en papel couché y las investigaciones eran hechas por ocho personas y dos redactores. Por supuesto, los temas siguen el programa de estudios de educación básica de la Secretaría de Educación Pública, lo que garantiza su uso, ya sea para sacar información o simplemente para ilustrar.

monografías escolares

autor Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe información sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios