Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

Museo del Calendario, universo de días y sorpresas

El Museo del Calendario, ubicado en una casona restaurada del siglo XVII en el centro de Querétaro, está lleno de curiosidades, leyendas e historias de la vida cotidiana de diferentes épocas. Un viaje en el tiempo, un paseo fascinante, así resumiríamos tu visita en el Mucal.

26-04-2018, 5:44:42 PM

Mariana Figueroa Márquez

En el Museo del Calendario algo queda demostrado: los calendarios han estado presentes a lo largo de nuestra historia para contar el tiempo, pero también para contarnos algo más: las modas, las costumbres y los ideales de vida de las sociedades.

En una época en la que el calendario es algo que podemos tener en la palma de la mano, entre cientos de aplicaciones de nuestro celular, los calendarios impresos se han vuelto una pieza de museo, y eso gracias a los coleccionistas.

La familia Landín pensó compartir una parte de su colección de más de 2 mil piezas –históricas y contemporáneas– en el Museo del Calendario (Mucal), que abrió sus puertas en 2015 en una antigua casona restaurada en Querétaro que es, por sí sola, un espacio que vale la pena visitar.

Aaron Covaliu

¿Cómo nacen los calendarios?

Contar el tiempo ha sido una obsesión humana desde años remotos. El calendario más antiguo que se conoce es el de Aberdeenshire, Escocia, creado hace 10 mil años.

En esa época, quienes miraban al cielo se daban cuenta de que había eventos que se repetían y pensaron en registrarlos. Babilonios, griegos y egipcios contaron el tiempo. También los mayas y los aztecas, quienes dejaron en la Piedra de Sol un resumen gráfico de la cosmogonía náhuatl.

En las primeras salas, puedes ver una réplica de tamaño natural (3.60 metros de diámetro) del calendario azteca, tallado en madera por Luis Hernández Martínez e Irma Covarrubias.

Más adelante, el conteo del tiempo quedó a cargo de los religiosos, quienes llevaban un control de las estaciones del año y las cosechas, que se anclaban a las festividades. El primer calendario de pared fue elaborado en 1890 por la empresa estadounidense Osborn & Murphy, y fue el preludio para lo que vendría después: pinturas encargadas por anunciantes para promover sus productos en un objeto que estaría a la vista de las familias los 365 días del año.

El museo exhibe más de 200 piezas distribuidas en 19 salas; destacan las dedicadas a las obras de los grandes pintores de calendarios como Santiago Sadurni, Ángel Martín Merino, Jesús de la Helguera y Raúl Pablo Vieyra Flores.

El MucalAaron Covaliu

El inmueble del Museo del Calendario

La casona que alberga el Mucal está a unos pasos del Jardín Guerrero en la ciudad de Querétaro y su fachada no hace justicia a la majestuosa construcción que encontrarás adentro, un remanso de paz en pleno bullicio del centro histórico.

Solo atravesar el umbral de la puerta de entrada te dará una sensación de frescura, ya que los pasillos y patios del edificios están llenos de plantas, bonsáis de la India y macetas florales.

El inmueble fue comprado en 2005 a la familia Pozo y sometido a una restauración mayor, con técnicas de construcción de su época, supervisada por el INAH, conservando sus cuatro patios dedicados a las cuatro estaciones y su fuente original en el patio central con un Cristo.

Durante el recorrido, puedes tomar un respiro y sentarte en uno de los jardines a observar a las abejas que vuelan de flor en flor o acercarte a la fuente y distraerte con el movimiento de los pececillos naranjas que nadan ahí.

La casona tiene mucha historia. Tras la restauración fueron rescatadas varias vasijas y objetos que están en la sala 13, convertida en Museo de Sitio.

Este lugar era habitado por una familia que tenía un negocio de telares y teñido de telas, lo que explica por qué cuenta con una red hidráulica que incluye pozos de agua que puedes ver en tu recorrido, ya que durante la restauración se montó un piso de cristal y alumbrado para conocer sus entrañas, gracias al trabajo del arquitecto Fernando Pérez Landín.

Los fantasmas del Museo del Calendario

Como toda construcción antigua en Querétaro, la casona tiene su leyenda de fantasmas. En los días de la intervención francesa, la hija del dueño de este sitio se enamoró de un capitán de caballería del Imperio al que veía todas las noches, a través de la reja. Un día, su padre, quien simpatizaba con México y su República, los descubrió y se puso furioso.

Los vecinos notaron que a partir de entonces la hija desapareció y ya no se le oía cantar por los jardines. El padre murió anciano y amargado por haber tenido lo que él llamaba una hija ingrata, sin que se supiera más de ella.

En 1934 el doctor Manuel Pozo, médico reconocido, compró la casa y comenzaron a pasar cosas extrañas: las cosas se movían de lugar y sombras pasaban de una habitación a otra. Cuando se remodeló la biblioteca, descubrieron dos esqueletos, uno más pequeño que otro, con un vestido de gasa azul; el segundo con un uniforme azul de lana y botones del escudo imperial.

Después de retirar los esqueletos y sepultarlos terminaron los “espantos” en la casa del doctor Pozo.

El MucalAaron Covaliu

Dónde comer o pasar la tarde

Aún si no tienes pensado recorrer el Museo del Calendario, no pierdas la oportunidad de visitar el restaurante que montaron en el jardín, rodeado de árboles, palmeras y flores. En este oasis de naturaleza, y con el trinar de los pájaros de fondo, puedes tomarte un café o una comida ligera, mientras te desconectas del mundo.

Dato curioso

Calendario viene del latín “kalendas”, palabra usada por los romanos para nombrar al primer día de cada mes; a su vez “kalenda” proviene de “calare” que significa gritar o llamar. En este día, el sumo sacerdote convocaba al pueblo y anunciaba las fiestas que se harían durante el año; el libro donde las registraban era llamado “kalendarium”.

¿Dónde está el Museo del Calendario?

En la calle Madero 91, en el Centro Histórico.
Abre de martes a domingo, de 10:00 a 18:00 horas.
Entrada 30 pesos general y 20 pesos para niños, adultos mayores con credencial de INAPAM y estudiantes.
Para más información puedes visitar su sitio.

Quizá te interese leer la leyenda detrás de los arcos de Querétaro

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Querétaro
Hamburguesas y vino en Tequisquiapan

¿Se te acabaron las ideas para el fin de semana? Lánzate a Tequisquiapan por hamburguesas y vino. En la Cava de Quesos Bocanegra preparan unas hamburguesas al carbón memorables, acompáñalas con un buen vino y, si eres de buen comer, no te pierdas la cata de quesos.

Ciudad de México
Hostería de Santo Domingo: el restaurante más antiguo de la CDMX

No te pierdas la oportunidad de conocer o regresar a la legendaria Hostería de Santo Domingo, una joya histórica y gastronómica de atmósfera barroca y portones de madera, de pinturas novohispanas y nostalgia bohemia, de chiles en nogada y pechuga ranchera con nata sin igual.

México
5 sorprendentes destinos para tu viaje de graduación

Si aún no deciden a qué destino irán para su viaje de graduación, aquí les dejamos algunas opciones inspiradoras que combinan diversión con historia y lugares sorprendentes.

Baja California Sur
Museo de la Ballena en La Paz, un museo para los amantes del mar

Si eres amante del mar, las ballenas y quieres saber más acerca de su conservación tienes que conocer el Museo de la Ballena y Ciencias del Mar en La Paz, Baja California Sur.