Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

La música instrumental en la Nueva España

Anque las fuentes que nos muestran el desarrollo de la música instrumental en la Nueva España son escasas, algunos de los personajes más representativos lograron trascender a través de sus obras, mismas que permanecen intactas al tiempo.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


En cuanto a los cultivadores de música instrumental, en la Nueva España están registrados los nombres de maese Pedro, el del arpa, de Benito Bejel, tocador de pífano, y de un tal Ortiz, ejecutante de vihuela y viola. En 1526, los dos primeros pidieron autorización para instalar en México una escuela donde enseñar a tañer y bailar “por ser ennoblecimiento de la ciudad”, mientras que en Colima se instaló el vihuelista Alfonso Morón. En la segunda mitad del siglo XVI llegó a México Diego o Bartolomé Risueño, tocador de vihuela que dos años después empezó a aprender arpa. Contemporáneos fueron Martín Núñez y Juan Bautista de Torres, vihuelistas ambos y el segundo además arpista. También hubo maestros laicos vinculados a la música profana. Estaban los ministriles, ejecutantes de instrumentos, sobre todo de viento, que llegaron de España y enseñaron a los indígenas a tocar chirimías, sacabuches, flautas y clarines.

Fue tan rápida la expansión de la práctica instrumental que el rey Felipe II tuvo que emitir una recomendación para los prelados de las órdenes religiosas a fin de que reglamentaran el uso de “todo género de instrumentos de música y cantores”.

Los principales centros religiosos de actividad musical durante la Colonia fueron las catedrales, los conventos, los seminarios, los colegios de formación religiosa y las misiones que se fundaron para la evangelización de los naturales. Sobrevive música en copiosos archivos de las catedrales de México, Puebla, Oaxaca, Morelia, Durango y Guadalajara. También tenemos música de las misiones de la Alta California, de los conventos del Carmen y de la Encarnación de la Ciudad de México; del convento de la Santísima Trinidad de Puebla y del colegio de Las Rosas de Morelia. También se conserva música de iglesias más pequeñas, como la capilla de San Pedro Metepec de Tlaxcala, de la basílica de la Virgen de Guadalupe de la Ciudad de México y de un pueblo llamado Huamelula, en el estado de Oaxaca.

Aún se desconoce cuánto había desarrollado la sociedad colonial el gusto por la música instrumental, que se tradujera en piezas al estilo de las sonatas, las sinfonías, los conciertos, o, por lo menos, el tipo de aquellas que llenaban y alegraban las horas de ocio doméstico de las familias.

Las fuentes que han quedado de la música instrumental cultivada en la Nueva España no son muchas. Sobreviven una tablatura de órgano (1620), un método de cítara de mediados del siglo XVII de Sebastián de Aguirre, una Tablatura de vihuela (1747), el Códice Saldívar IV (de guitarra), procedente de León (Guanajuato), el Manuscrito Hague fechado en 1772 (danzas en boga y piezas de diversos autores), el Método de violín de José Herrando, el Libro que contiene once piezas de registro partido de Joseph Torres (para órgano), una Explicación para tocar la guitarra de 1776, el Manuscrito del MNA (1759) que reúne 13 sonatas, el Cuaderno de Guadalupe Mayner para piano de 1804, el Cuaderno con 34 sonatas anónimas de la Catedral de México, el Códice Angulo (danzas y transcripciones de 15 sinfonías de Haydn), los Versos para orquesta de Ignacio Jerusalem y José M. Aldana, y la sinfonía de Antonio Samer y Antonio Rodil del Colegio de las Rosas, de Morelia, las Obras de don Manuel Antonio del Corral, los Concerti grossi del Persieri Adriarmonici de Giacomo Faco y piezas de piano para ballet, obras para guitarra y para dos guitarras (Sutro Library de San Francisco).

Aún está por evaluarse la verdadera dimensión del arte musical de la época colonial. El conocimiento que tenemos de él se ha enriquecido gracias a las investigaciones realizadas en los últimos años, las cuales han abierto una enorme gama de posibilidades de estudio que incidirán en una visión más completa de la cultura y el arte de los siglos virreinales.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Hidalgo
13 cosas que hacer en Real del Monte

Estas son algunas de las actividades que no puedes dejar de realizar en tu próxima visita al poblado minero de Real del Monte en Hidalgo.

Los mejores lugares en la CDMX para probar ponche.
Ciudad de México
Dónde probar el mejor ponche con piquete en la CDMX

Te decimos dónde puedes probar la bebida de temporada por excelencia en la CDMX: el ponche con piquete. ¿Se te antoja?

Mercados de México
México
Mercados tradicionales para comprar adornos de Navidad

En diciembre los mercados tradicionales en todo México se transforman para ofrecer los adornos de Navidad. Te dejamos la lista alguno de ellos, para que tengas la Navidad más feliz de todas.

El significado de las piñatas
México
El significado de las piñatas y su origen

¡Ya le diste uno, ya le diste dos, ya le diste tres! Conoce el origen y significado de las piñatas: una tradición mexicana que llegó de China.