Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

No todos los carteles son bonitos

El cartel es un medio de expresión que ha evolucionado con la sociedad y la cultura. Por lo tanto, además de su función de comunicación temporal y su uso ornamental, puede ser considerado como un documento en donde quedan plasmados la historia y el desarrollo de la sociedad que lo gestó.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


El cartel es un medio de expresión que ha evolucionado con la sociedad y la cultura. Por lo tanto, además de su función de comunicación temporal y su uso ornamental, puede ser considerado como un documento en donde quedan plasmados la historia y el desarrollo de la sociedad que lo gestó.

En el transcurso de esta década, el mundo se ha transformado cubriéndose con una red invisible de comunicaciones. Con el desarrollo de otros medios –video, televisión, cine, radio, internet– la función del cartel ha cambiado y pareciera destinado a desaparecer. Sin embargo, el cartel continúa experimentando cambios, introduciéndose en los museos y galerías, se ha ido a las azoteas, a las zonas subterráneas –el Metro– y las paradas de autobuses, afianzándose de diversas maneras a su permanencia y manteniendo un papel destacado en la comunicación gráfica contemporánea. Basta ver la importancia que han adquirido las bienales de Varsovia, Berna, Colorado y México, en donde se presenta este medio como objeto artístico.

Acorde con las transformaciones mundiales, en el México de los noventa se ha registrado una serie de acontecimientos en lo económico, lo político y lo cultural que ha influido en el diseño gráfico y particularmente en el diseño de cartel, el desarrollo de las computadoras la globalización de los mercados que demandan promoción de sus productos, la gran cantidad de eventos culturales y particularmente de arte y diseño; la proliferación de publicaciones, la diversidad de jóvenes diseñadores egresados de las escuelas profesionales que se incorporan al campo de trabajo, así como el desarrollo de grupos de cartelistas que se reúnen a realizar producciones con temas específicos.

Es a partir de esta década cuando se realiza en México la Bienal Internacional del Cartel, efectuada ya en cinco ocasiones; ésta ha propiciado la exhibición de carteles de todo el mundo, ha promovido la participación de diseñadores en conferencias, cursos y talleres, y en la edición de publicaciones y catálogos de la producción cartelística de México y otros países.

En mayo de 1997, promovida por la Bienal Internacional del Cartel en México, se presentó, en la Casa del Poeta de la Ciudad de México, una exposición de jóvenes diseñadores de cartel menores de 35 años. En la convocatoria se solicitaron piezas realizadas entre 1993 y 1997. Por la diversidad de los temas y la variedad de soluciones, esta muestra es característica del cartel contemporáneo de México y permite observar el trabajo de los jóvenes profesionales que diseñan cartel.

Alejandro Magallanes, uno de los organizadores y participante, señalaba en la presentación de la muestra: “El objetivo principal de esta exposición es poder ver los carteles de diseñadoras y diseñadores mexicanos menores de 35 años, así como la búsqueda de cada uno de los autores. La muestra abarca de lo más conservador a lo más experimental y de lo más cultural a lo más comercial. En todos los casos los diseñadores somos generadores de Cultura”.

En esa ocasión se reunieron más de 150 carteles de 54 diseñadores. La selección del material tuvo como requisito que apareciera al menos un cartel de cada participante, que no hubiera sido expuesto en la Bienal de cartel en México y que hubiera sido utilizado públicamente como cartel.

Se planteaba que si bien no todos los carteles son “bonitos” es necesario señalar que el diseño de éstos no está exento de valoración y categorías estéticas; por consiguiente, cabe al diseñador contemplar el carácter estético del medio, aunque no siempre un cartel se da con características que podríamos llamar, dentro de las categorías estéticas, como bello. Algunas veces, por su dramatismo o su forma de representación no provoca el goce en ese concepto de la belleza. Además, el conjunto era representativo del espíritu de esta generación y elocuente en cuanto al pensamiento de su práctica laboral.

La exposición, señalaba Leonel Sagahón, diseñador y promotor, “fue un acto de encuentro, donde nos conocimos y reconocimos unos a otros, asumiendo una conciencia generacional-gremial. Fue también el primer acto público, de hecho nuestra presentación en sociedad como generación, donde por primera vez dijimos lo que hacíamos e implícitamente lo que pensábamos”.

El momento por el que atraviesa esta profesión es de gestación y búsqueda que se logrará en el diálogo entre distintas generaciones, planteándose entre ellos proyectos y eventos donde coincidan y confronten sus ideas. El proyecto más reciente fue la producción de carteles para una exposición que tuvo lugar en Holanda, el pasado mes de mayo, donde, promovido por la revista Matiz, se presentaron 22 expositores –despachos e individuos– representativos de diversas tendencias estéticas.

Tras la exposición y otros eventos realizados por estos jóvenes es posible nombrar algunos participantes de dicha generación en el diseño de carteles: Alejandro Magallanes, Manuel Monroy, Gustavo Amézaga y Eric Olivares, son los que más han trabajado el cartel, aunque se debe reconocer la labor en este campo de Leonel Sagahón, Ignacio Peón, Domingo Martínez, Margarita Sada, Ángel Lagunes, Ruth Ramírez, Uzyel Karp y Celso Arrieta, no sólo como creadores de carteles –ya que faltarían algunos por nombrar– sino como promotores e interesados en el desarrollo y evolución de este medio. Asimismo, habrá que mencionar a Duna vs Paul, pareja de diseñadores que no participaron en la exposición, pero diseñan los carteles para el palacio de Bellas Artes, y José Manuel Morelos, quien actualmente realiza una importante investigación sobre el cartel político en México.

Algunos diseñadores realizan trabajos en colectivo como la Baca, la Perla, El Cartel de Medellín desarrollando temas sobre la tolerancia, por Cuba y por las libertades democráticas; en sus trabajos hacen una crítica rigurosa, aprendiendo así entre ellos, llegando, algunos grupos, a la producción de series cuyos carteles no están firmados por los autores individuales sino como colectivos; han asumido –la gran mayoría– con entusiasmo las nuevas tecnologías, las nuevas tendencias, las influencias que llegan de fuera, a través de Internet y otros medios de comunicación. Mediante el proceso de reflexión del diseño y del trabajo colectivo desean hacer cartel con un sentido experimental y que sirva de propuesta futura para preservar y conservar lo artístico, además, claro está, de su función como medio de comunicación.

La generación de diseñadores, nacidos en los años sesenta y la primera mitad de los setenta, ya ha adquirido una madurez profesional, y aunque no pueden ser ubicados como un grupo homogéneo, de acuerdo con Leonel Sagahón, existen algunos rasgos que los caracterizan como generación: búsqueda de un lenguaje con una estética diferente, preocupación por poner al día la manera en que se pueden abordar los temas de interés nacional y querer actualizar ese discurso, búsqueda de nuevos recursos tecnológicos y de nuevos símbolos.

Los jóvenes retoman mucho de lo que se hizo antes, también plantean rupturas tecnológicas y estéticas; se vive una época donde los procesos se han acelerado y es necesario hacer un ajuste de cuentas con la tradición y con lo moderno. Los diseñadores deben plantearse claramente, usar todos los medios modernos existentes y por venir para seguir llenando esta necesidad social del icono de la comunicación gráfica.

Como conclusión se debe señalar que esta generación se encuentra en la búsqueda de su propio lenguaje. En su constante trabajo, en el análisis de la labor, en la promoción y difusión de este medio mantendrán su actualidad y permanencia.

Iris Salgado. Es licenciada en Diseño de la Comunicación Gráfica. Egresada de la Uam-Xochimilco, tomó la maestría en Creatividad para Diseño en la Escuela de Diseño de Bellas Artes. Actualmente trabaja en el catálogo Interactivo sobre “No todos los carteles son bonitos”.

Fuente: México en el Tiempo No. 32 septiembre / octubre 1999

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

El significado de las piñatas
México
El significado de las piñatas y su origen

¡Ya le diste uno, ya le diste dos, ya le diste tres! Conoce el origen y significado de las piñatas: una tradición mexicana que llegó de China.

cómo hacer un nacimiento navideño, paso a paso.
México
Cómo hacer un nacimiento navideño, paso a paso

El nacimiento navideño es un elemento clave para festejar la Navidad. Si quieres poner el tuyo pero no sabes por dónde empezar, te recomendamos seguir estos pasos.

México
6 recetas mexicanas para preparar en Navidad, Año Nuevo y Reyes

Te compartimos 6 recetas mexicanas para preparar en Navidad, año Nuevo y Día de Reyes. Son recetas muy fáciles y deliciosas.

México
Las Posadas: ¿qué significan y cómo hacer una?

De acuerdo con la tradición, las posadas -dedicadas a conmemorar el peregrinar de José y María por los rumbos de Belén-, se comenzaron a celebrar en México desde tiempos de la Colonia.