Portada-oct-nov
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Ciudades de México

Nuevo Laredo, una ciudad fronteriza apasionante

Te llevamos a conocer Nuevo Laredo, una ciudad fronteriza con una interesante historia y lugares que vale la pena visitar.

14-08-2019, 9:00:03 AM
Nuevo Laredo, una ciudad fronteriza apasionante
mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

La ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, Tamaulipas, es el mejor ejemplo en cuanto a nacionalismo se refiere. Sus habitantes nunca se doblegaron ni ante los embates de la guerra contra Estados Unidos, ni tampoco durante la Revolución Mexicana, cuando fue incendiada.

Los dos laredos

El origen de Nuevo Laredo es relativamente reciente, se remite a la fundación de la villa de San Agustín de Laredo, celebrada el 15 de mayo de 1755, ubicando a la población en la margen izquierda del Río Bravo, pero que con los años se extendió a ambas riberas. Pero la historia sacudió a esta población con la firma del Tratado de Guadalupe-Hidalgo, que puso fin a la guerra entre México y Estados Unidos, obligando a que esta villa experimentara una amarga transformación cuando el tratado exigió que esta fuera dividida en dos, pues una parte del territorio pasaría a manos del territorio norteamericano.

Con esto se tuvieron que realizar ajustes geopolíticos, obligando a México a emitir el 15 de junio de 1848 la orden de trasladar el gobierno tamaulipeco a la margen derecha del Bravo, dando lugar a la fundación de la Villa de Nuevo Laredo, adoptando dicho nombre en recuerdo a la población perdida. 

En cierto sentido se trató de una refundación, pero sus orígenes son indelebles, hoy los habitantes de esta ciudad rememoran su historia, sin dejar de olvidar las raíces del México antiguo y su pasado novohispano.

Nuevo Laredo es un viaje en el tiempo y un recordatorio de la fuerza e identidad mexicana, que hoy se presenta como una ciudad fronteriza culta, ordenada y poderosa.

Aprender del pasado

Esta ciudad, considerada la principal aduana del país, ha transformado el devenir de la historia en una atracción para viajeros que gustan por aprender del pasado. Desde 1755 hasta el presente, Nuevo Laredo ha logrado mantener una cultura firme, nacionalista que es posible conocer en sus calles y jardines.

El Monumento a los Fundadores, una escultura que representa a una familia enredada en una bandera, hace referencia al suceso que rememora cuando los habitantes del antiguo Laredo exhumaron los cuerpos de sus muertos para traerlos al Nuevo Laredo y ser enterrados en tierras mexicanas, haciendo referencia a la Tradición Fundacional de donde surge el lema de la ciudad: “Siempre con la Patria”.

Hay que realizar una caminata por el primer cuadro de la ciudad para develar los lugares más antiguos, como la Plaza Juárez, que alberga el monumento a Santiago M. Belden, la primera plaza en construirse como tal a fines del siglo xix. También está la Parroquia del Santo Niño de Atocha, construida entre 1879 y 1888; el Banco Longoria con su estilo neoclásico de mármol y granito levantado a hacia finales de la década de los años 20; el Palacio Federal inaugurado en 1940 y, desde luego, la Plaza Miguel Hidalgo, construida en 1895 y llamada originalmente Plaza de la Guardia Nacional; hoy luce el Reloj Público de 1926. También es indispensable conocer el bonito Reloj Floral, ubicado en la plaza Ignacio Zaragoza, frente a la Catedral del Espíritu Santo, que luce siempre sus coloridas flores y plantas de temporada.

Centro Cultural Nuevo Laredo

La construcción de este espacio abarca 12,250 metros cuadrados y corrió a cargo del despacho de arquitectura de Eduardo Terrazas y asociados.

Tiene un Teatro Principal con capacidad para 1236 personas, ahí, se han presentado obras teatrales, performances, danza, ópera, espectáculos infantiles, conferencias, festivales y conciertos musicales. Fue inaugurado el 12 de octubre de 2004.

Este teatro se integra con un área de exposiciones de pintura y escultura que es nada menos que el Museo Reyes Meza; que también tiene muestras de fotografía de artistas nacionales e internacionales.

Aquí mismo se ubica el Museo de Historia Natural, el cual exhibe una colección permanente de la Prehistoria, hasta nuestros días, que fue realizado en colaboración con el Museo del Desierto de Saltillo para que el visitante se imagine cómo era Nuevo Laredo hace millones de años. 

Completando la opción cultural, se ubicó además, la Galería Regional de Artes Visuales, en una extensión de 70 metros cuadrados donde exhiben obras de artistas regionales y locales.

También es la sede de la compañía de danza clásica, la única en el estado auspiciada 100 por ciento con recursos municipales, conformada por jóvenes profesionales (abierto de martes a domingo, de 10:00 a 19:00 horas).

Acuario Nuevo Laredo

Ubicado en el Parque Viveros, fue inaugurado el 30 de abril de 2014. Cuenta con 19 peceras, 12 de las cuales son de agua salada, seis de agua dulce y una de agua salobre (agua con sales en menor concentración que el agua de mar). Conviven 96 especies diferentes; que en total concentran 585 peces. Los asistentes identifican a las curiosas estrellas de mar, las morenas que están adaptadas en este hábitat de aguas tropicales, los lindos peces payaso de tonos amarillo, naranja y rojo con franjas blancas; a los más pequeños se les comenta que pueden ver a Nemo (pez payaso) y a Dori (pez cirujano azul), porque en este sitio las sorpresas van de la mano con el aprendizaje. Incluso, hay ciertas áreas en las que se permite el contacto directo de los peces con las incautas manos.

Los programas de visitas están abiertos tanto para instituciones educativas, como religiosas, clubes deportivos y asociaciones civiles. Tiene una sala de cine donde se proyectan cortos, documentales y películas del reino animal, más aún del impactante mundo acuático. Desde el año de su apertura ha recibido a 250 mil visitantes (abierto de martes a domingo de 10:00 a 17:00 horas). 

Archivo Histórico Municipal Juan E. Richer

Este grandioso sitio se halla en la antigua aduana, una estación de ferrocarril que fue transformada en un espacio cultural que fomenta la identidad de los habitantes de Nuevo Laredo.

Es un espacio de 1100 metros cuadrados que resguarda diversos documentos que datan de 1930. Allí hay libros de cabildo, registros electorales, reportes policíacos, demandas judiciales, reglamentos, información sobre el servicio miliar, impuestos, fotografías antiguas de la ciudad y otros elementos que una vez estuvieron en los hogares de los neolaredenses en el siglo xix y xx.

Se compone por tres salas, todas con diversas exhibiciones de colecciones permanentes y temporales, así como con el Museo de Sitio que expone artículos, fotografías e historia sobre el ferrocarril de Nuevo Laredo, el principal detonante del desarrollo en la región.

Entre los documentos más significativos que resguarda está el manuscrito de la reseña histórica de la ciudad Laredo 1845-1885 de Juan E. Richer, un documento de gran importancia para la identidad de los habitantes, pues se trata de la primera historia escrita y documentada de este lugar.

El archivo se ha consolidado como referente histórico y cultural para la comunidad local y para los turistas, es un lugar que busca conservar y difundir el patrimonio histórico de esta ciudad fronteriza (abierto de lunes a viernes de 9:00 a 17:00 horas y sábados de 9:00 a 13:00 horas).

Te recomendamos: