PAG-000-MD-505
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Pueblos Mágicos Spa y relajación

Oasis citadinos: el gozo de hojear un buen libro en Puebla

Te presentamos lugares de la ciudad de Puebla que son todos unos oasis citadinos para detenerse y leer un libro. Encuentra estos lugares.

21-06-2019, 10:00:46 AM
Oasis citadinos: el gozo de hojear un buen libro en Puebla
Regina Toledo
mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

En las grandes ciudades casi a cualquier hora es sencillo localizar lugares para comer, beber y socializar; sin embargo, esta vez quisimos dedicarle estas páginas a los espacios en la ciudad de Puebla donde puedes encontrar la paz necesaria para sumergirte en un libro.

Hogar de libros:
Profética, Casa de Lectura

De lunes a sábado, de 9 a 21 horas, podrás disfrutar de horas de paz en esta biblioteca pública. Notarás que la mayoría de los volúmenes que aquí viven son de literatura, pues en Profética son unos convencidos de que leer es un placer y en particular la literatura es una manera privilegiada de vivir todas las vidas posibles a través de los diversos autores.

Aquí encontrarás mesas de trabajo, por si eres de los lectores a quienes les gusta hacer anotaciones, eso sí, en un cuadernillo aparte para no dañar los libros; pero también hallarás cómodos sillones en los cuales perderte en el mundo del libro que tengas en las manos.

Lo más probable es que después de varias decenas de páginas se despierte tu apetito, lo mejor es que vayas a su cafetería, a cualquier hora te pueden preparar algo rico.

Para el desayuno te recomendamos la torta ahogada de huevito o los huevos de pueblo, que son pochados sobre pan de maíz y longaniza. Antes de volver a casa, visita la librería para llevarte una de sus recomendaciones semanales y continuar el gusto de la lectura en casa.

Profética, Casa de Lectura
3 sur 701, Puebla.
http://www.profetica.com.mx/

Café y letras:
Bartola Café

Lo primero que te dará la bienvenida es un tentador aroma a café y ese será el inicio de un duradero enamoramiento, pues se toman muy en serio la experiencia de servir café. Sus granos vienen desde Oaxaca, Veracruz, Guerrero y Chiapas, y de cada uno saben extraer sus mejores notas.

Sus métodos de extracción son especializados y usan cafeteras como la Chemex o la Rocket; aunque no estés familiarizado esta manera de tomar café recién preparado, notarás la diferencia en su delicioso sabor y aroma. Es un café pequeño, pero te sentirás muy cómodo, sobre todo por la atención de los baristas. Siéntate en una de sus mesas al aire libre y disfruta un latte vainilla francesa acompañado de unos brownies caseros y un buen libro: no sentirás el paso del tiempo.

Mientras hojeas tu tomo te darás cuenta de que nada está más alejado de la realidad que el cliché de la persona solitaria que solo tiene de amigos a sus libros, pues los lectores desarrollan habilidades comunicativas notables, sobre todo si frecuentan sitios como este café, donde podrán conocer a otros lectores con gustos similares a los suyos. Haz tu experiencia más completa al llevar contigo algunos libros para intercambiarlos en su pequeña biblioteca.

Bartola Café
4 poniente casi esq. 3 norte, San Andrés Cholula, Puebla.
https://www.facebook.com/BartolaCafe/

Libros con oxígeno:
Laguna de San Baltazar

La vida de ciudad suele alejarte de las áreas naturales y para lograr la paz mental es indispensable buscar espacios en los que puedas tener contacto con la naturaleza. En medio de la ciudad de Puebla se localiza este pulmón verde, que además cuenta con una laguna, hogar de varias decenas de patos, donde puedes pasear en una lancha de remos, dar una caminata o sentarte a leer a la sombra de un ahuehuete.

En 1987 el Ayuntamiento de Puebla realizó las labores de rescate de este parque y lo dejó en custodia del grupo ecologista Puebla Verde AC. Está abierto todos los días de 6 a 19 horas y la entrada tiene un costo de 10 pesos, dinero que se usa para la conservación del parque. Entre semana hay muy poca gente, así que no es difícil que encuentres un rincón solitario para dejarte llevar por una historia literaria.

Según estudios de la psicóloga Nicole K. Speer de la Universidad de Washington, leer una narración para el cerebro es prácticamente lo mismo que verla en la vida real, así que aprovecha esta capacidad neurológica y viaja a través de las páginas.

Te recomendamos: