Buscador
Ver revista digital
Conoce México

Pancho Villa quería disolver el ejército tras la Revolución Mexicana: John Reed

Villa

De acuerdo con Reed, Villa pensaba que la militarización era un instrumento de los dictadores, por lo cual debía disolverse tras la Revolución Mexicana.

John Reed fue un importante periodista estadounidense nacido en Portland, Oregon, el 22 de octubre de 1887. Perteneciente a una familia de clase económica alta, Reed tuvo la oportunidad de estudiar en la Universidad de Harvard, de donde se graduó en 1910. Años más tarde se convirtió en corresponsal de guerra del Metropolitan Magazine, por lo que fue enviado a cubrir con éxito la Revolución Mexicana.

En dicha incursión, Reed tuvo la oportunidad de conocer íntimamente a Francisco Villa, un revolucionario por el que mostró admiración debido a que provenía de los sectores más desfavorecidos, pero que poseía una gran astucia que lo que llevó a convertirse en un héroe militar y luchador social.

Entre las ideas más destacadas que Reed logró obtener de Francisco Villa, se encontraba lo que él realmente pensaba de los ejércitos. De acuerdo con Reed, en su texto México Insurgente, Villa creía que “los ejércitos son el apoyo de la tiranía. No puede haber un dictador sin ejército”.

reed

Según su relato, Villa jamás aspiró a ser presidente de la República Mexicana, debido a la sencillez de su carácter. “Soy un luchador, no un estadista”, respondía Villa a Reed cuando le cuestionaba sobre si aspiraba al máximo cargo de México. La razón era que había aprendido a leer y escribir ya adulto, y consideraba que su formación era insuficiente para “ser capaz de hablar con los embajadores extranjeros y los caballeros cultos del Congreso”.

En cuanto a la relación de Villa con Venustiano Carranza, Reed menciona que Villa “nunca se refería a Carranza más que como “mi jefe” y lo obedecía incondicionalmente. La opinión de Villa fue sostenida, pese a que una gran cantidad de personas intentó hacerle ver que Carranza era un aristócrata que reducía la revolución a una simple reforma.

En cuanto al socialismo y su vínculo con la Revolución Mexicana, Villa se pronunció como un escéptico, pues el privilegiaba la praxis sobre la teoría. Sobre ello mencionó a Reed, quien años más tarde cubriría la Revolución Rusa: “El socialismo, ¿es una cosa posible? Yo sólo lo veo en los libros y no leo mucho”.

Villa, un héroe militar con sueños pacíficos

Debido a su nula formación académica y militar, Villa se vio en la necesidad de aprender de forma autodidacta. Según Reed, su método de lucha era muy semejante al de Napoleón. Sin embargo, “él no conocía las normas europeas aceptas para la estrategia o la disciplina”, lo cual representaba una ventaja sobre sus enemigos acartonados por protocolos marciales.

Reed

Pese a lo que se podría pensar de su carácter aguerrido y silvestre, Reed describe que el objetivo de Pancho Villa contrastaba con su realidad. “Cuando se establezca la nueva república ya no habrá más ejército en México”, declaró Villa. El motivo de su deseo de acabar con el ejército era que consideraba a este como el principal elemento para mantener a las dictaduras. Para Villa, el ejército y la guerra era un medio que tendría que terminarse.

Según su plan, tras la revolución las tropas trabajarían y por toda la república se fundarían colonias militares compuestas por “los veteranos de la Revolución”. Sin embargo, ya no se dedicarían a labores de guerra, sino a labores agrícolas, educativas e industriales.

De acuerdo con Reed, el objetivo era que trabajaran tres días a la semana y otros tres días instruyeran a los civiles. La educación militar no tendría por objetivo guerra civiles, sino posibles invasiones. Sin embargo, la felicidad de México era su meta real. Sobre ello confesó al periodista estadounidense:

“Mi mayor ambición es pasar mis días en una de esas colonias militares entre mis compañeros que quiero; quienes han sufrido tanto tiempo y tan profundamente por mí. Me gustaría que el gobierno estableciera una buena fábrica para producir sillas de montar y bridas, porque yo sé hacer eso; y el resto del tiempo me gustaría trabajar en mi pequeña granja, criando y cultivando maíz. Sería bueno, creo yo, ayudar a que México fuera un lugar feliz.”

autor Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios