Buscador
Ver revista digital
Conoce México

Pecarí, una especie endémica de México muy parecida al cerdo

pecarí
© Depositphotos

¿Alguna vez has visto un pecarí? Se trata de animales muy parecidos a los cerdos que sí son endémicos de América.

Los registros históricos confirman que el cerdo, al igual que otros animales, fueron traídos a América durante el periodo de la colonia. Algunos de estos animales lograron escapar y se asilvestraron, lo que hace pensar a muchos que se tratan de especies originarias. Sin embargo, en México sí existe una especie endémica muy semejante a los puercos que es poco conocida, su nombre es pecarí.

El pecarí o tayasuidos –cuyo nombre científico es Tayassuidae– tiene un gran parecido con el jabalí, el cual fue traído a América. Sin embargo, se diferencia porque pertenece a una familia taxonómica distinta, cuya principal distinción es poseer colmillos cortos que no sobresalen de boca. Mientras los jabalíes tiene colmillos largos y curvos, los pecaríes tiene colmillos rectos y cortos.

Del mismo modo que los cerdos, el pecarí posee un hocico en disco formado por cartílago, así como ojos pequeños en relación al tamaño de su cabeza. No suelen ser muy grandes, miden máximo 1.40 m de largo y pesan entren 15 y 40 kg. Otra semejanza con el cerdo es que utilizan sólo un dedo para caminar, sin embargo, algunas especies pueden carecer por completo de los otros dedos.

Suelen ser animales nocturnos y sociables, por lo que habitan en rebaños. Entre los pecaríes barbiblancos los rebaños pueden alcanzar los cien ejemplares, mientras que los de collar y orejudos viven en grupos más pequeños. En todos los casos el macho es más grande que la hembra.

El pecarí está en peligro de extinción

El pecarí se alimenta principalmente de pastos y vegetales, sin embargo, también consume insectos, reptiles y pequeños mamíferos. Posee mandíbulas y colmillos poderosos que le ayudan de trituradores y para su defensa.

Son animales territoriales que secretan líquidos a través de glándulas odoríferas, esto con el objeto de marcar su espacio, el cual puede medir en 35 y 350 hectáreas. Gracias a ese líquido también son capaces de reconocer a otros miembros de su rebaño.

pecarí
Frank Fichtmueller

Atacar a un pecarí es sumamente peligroso, e incluso especies como el jaguar los evitan. Lamentablemente, cuando los cazadores los encuentran pueden aniquilar rebaños enteros si poseen armas de fuego, lo que ha disminuido considerablemente su población en México. Por ello, en nuestro país los pecaríes se encuentran las listas de especies vulnerables y peligro de extinción. De acuerdo con datos de la  Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), su rango histórico desapareció en un 84% para el 2018. Su presencia se extiende principalmente desde Veracruz hasta Argentina.

¿Quieres ser un emprendedor o emprendedora?
Conoce Emprendedor.com el mejor contenido de Ideas de Negocio, Startups, Franquicias, e Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

autor Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Comentarios