Los perros feroces que se usaron en la conquista para someter a indígenas