Buscador
Ver revista digital
Conoce México

¿Por qué Porfirio Díaz era conocido como “El llorón de Icamole?

Nuevo León
El Llorón de Icamole

Quienes odiaban a don Porfirio, solían llamarlo "El llorón de Icamole". Conoce cómo se ganó ese apodo y qué tuvo que ver con la traición de sus propios ideales.

Porfirio Díaz fue un hombre de contrastes, héroe para muchos y un tirano para otros. Sin duda, su mayor talento lo tenía en el arte de la guerra, donde repetidas veces triunfó, pero también sufrió derrotas. Uno de sus momentos más difíciles, que quedó grabado en su historia, fue cuando se ganó el sobrenombre de “El llorón de Icamole”.

El acontecimiento ocurrió el 20 de mayo de 1876, cuando Díaz, el héroe del 05 de mayo, viajó a Icamole con su tropa para enfrentar a la fuerzas del gobernador neoleonés Carlos Fuero, quien era aliado del presidente interino Sebastian Lerdo de Tejada. Al verse superado en número y al augurar un batalla aplastante, Díaz ordenó la retirada de sus tropas. Ante la derrota, Díaz encaró a los jefes militares neoleoneses que lo habían acompañado a la guerra, pues pensaba que por ser originarios de dicho estado ganarían la batalla. Entre ellos se encontraban Jerónimo Treviño y José Francisco Naranjo.

El llorón de icamole

Sin embargo, otra versión –generada por su adversarios–, aseguraba que durante la retirada Porfirio Díaz lloró de coraje. El rumor se extendió rápidamente por toda la República, y Díaz fue apodado como “El llorón de Icamole”.

Las causas de la batalla fue que, tras la muerte de Benito Juárez, se suspendió el Plan de la Noria que pretendía derrocar al presidente. De acuerdo con la Constitución, la sucesión de Juárez recaería sobre el presidente de la Suprema Corte, Sebastian Lerdo de Tejada, lo cual sucedió. Sin embargo, inmediatamente Lerdo planeó su reelección, lo que generó un nuevo enfrentamiento entre Díaz y el Poder Ejecutivo. Para frenar la reelección, Porfirio Díaz proclamó el 10 de enero de 1876 el Plan de Tuxtepec.

El Plan de Tuxtepec se fundamentó bajo dos leemas: «Que ningún mexicano se perpetúe en el poder y esta será la última revolución» y «Sufragio efectivo; No reelección». Asimismo, Porfirio Díaz prometió que tras el derrocamiento del presidente Lerdo, respetaría la Constitución de 1857.

Sebastian Lerdo de Tejada fue derrocado el 20 de noviembre de 1876. Irónicamente, 35 años después Porfirio Díaz también caería por una revolución armada y bajo el mismo lema: «Sufragio efectivo; No reelección».

Natalicio de Sebastián Lerdo de Tejada | Presidencia de la República EPN |  Gobierno | gob.mx
Sebastian Lerdo de Tejada
autor Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios