Portada-oct-nov
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Gastronomía

Punica granatum, un pedacito de Irán en los chiles en nogada

Misioneros españoles trajeron la agridulce granada roja, ingrediente clave de los Chiles en nogada.

15-09-2019, 1:16:00 PM
Punica granatum, un pedacito de Irán en los chiles en nogada
mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

De toda la gama de deliciosos platillos mexicanos que existen, los chiles en nogada son de los pocos que lograron colocarse al rango de platillos patrios. Alcanzar esta categoría se debió a su exquisito sabor cremoso, salado y dulce, pero sobre todo por ser creados para honrar la Independencia de México y  portar en su exterior todos los colores del lábaro patrio: verde, blanco y rojo.

Este último color lo obtiene de la agridulce granada roja, que curiosamente no es originaria de México sino de Irán, nación en donde se le conoce con el nombre persa de “anar” , aunque también Palestina, Afganistán y Paquistán e incluso la Costa Dálmata y Grecia reclaman ser la tierra en donde la punica granatum, como se le conoce científicamente, surgió por vez primera.

La granada habría sido traída a México por misioneros españoles, de acuerdo con una investigación realizada en la Universidad de las Américas Puebla. En la misma se explica que fue precisamente en la entidad poblana en donde se adaptaron los primeros cultivos, siendo el municipio de Tehuacán en donde estuvo una amplia zona productora.

Parece que fue en esta etapa en la que fueron inventados los chiles en nogada. Hay que recordar que existen tres versiones de su creación: la primera indica que lo inventaron las monjas clarisas, la segunda que lo crearon tres jóvenes que eran novias de soldados del Ejército Trigarante y la tercera que las autoras fueron las monjas agustinas del convento de Santa Mónica. Sea como sea, las tres versiones marcan a Puebla como el lugar de origen y a la Independencia de México como el motivo.

Pero como sucede con otros productos agrícolas, la granada roja también ha estado en riesgo de dejar de producirse en México. A partir de 1970 empezaron a desaparecer las zonas de siembra en Puebla, para dar paso a la urbanización. Al llegar 1990 prácticamente no existía ningún sitio de cultivo en aquella entidad.

En la actualidad Hidalgo y Guanajuato la producen, en especial para restaurantes de la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y Puebla, en donde se sirven con asiduidad chiles en nogada, mismos que se ven primorosos con el rojo intenso de los granos de la granada roja.

Pero  la punica granatum no debe verse solo como un simple adorno. Contiene calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio, zinc, vitamina C, niacina, vitamina B-6, vitamina K… se le considera un antioxidante  e incluso anticancerígeno.

Quizá te interese leer:

Carta de amor al cacahuazintle, el maíz que da vida al pozole

Guamúchil, la dulce vaina silvestre mexicana que casi nadie conoce

Frutas originarias de México: