Suscríbete: Newsletter Revista
Suscríbete: Newsletter Revista

Reabren el Noa Noa en Ciudad Juárez

Ya está todo listo para poder visitar en octubre el legendario lugar donde debutó Juan Gabriel en 1966. ¿Quién no ha entonado a todo pulmón el “Noa Noa” en una parranda?

Foto:

Independientemente de que seamos seguidores de Juan Gabriel, su aportación a la cultura popular de los mexicanos es irrefutable. A un año de su muerte, hay noticias sobre la reapertura del bar icónico donde este artista comenzó su carrera musical en 1966 con el seudónimo Adán Luna, con el tema "Adoro", de Armando Manzanero.
 
En febrero 1994, un incendio dañó la construcción y el dueño, David Bencomo, lo prestó a un grupo religioso para dar sesiones de rehabilitación. En 2007 se volvió estacionamiento.  Y ahora, el dueño informó a la agencia informativa Milenio, que el Noa Noa estará ubicado en un local próximo al mural de la avenida Juárez, en Ciudad Juárez, Chihuahua.
 
La ciudad fronteriza está fiesta para rendir homenaje como parte de la celebración del primer aniversario luctuoso del Divo de Juárez. Comparsas, canciones, disfraces… un tributo a quien tuviera una fructífera carrera en esta región del país, pese a que nació en Michoacán.

Nosotros le rendimos un homenaje al reproducir fragmentos del ensayo que Carlos Monsiváis le dedicó en su libro "Escenas de pudor y liviandad".
 
“Había una vez una ciudad llamada Juárez en la frontera de México con Estados Unidos. Allí vivía un adolescente solitario, ajeno a la política y a la cultura, aficionado irredento de las cantantes de ranchero, de Lola Beltrán y Lucha Villa y Amalia Mendoza la Tariácuri… y ese joven, furiosamente provinciano (cosmopolita de trasmano, nacionalista del puro sentimiento) creaba por su cuenta una realidad musical nomás suya, la síntesis de todas sus predilecciones que no existía en lado alguno, y para su empresa disponía de la memoria (en donde resguardaba las melodías que no podía llevar al papel pautado), del ánimo prolífico, de una guitarra, de muchos sueños y de la casualidad de que en el país decenas de miles intentaban lo mismo: componer para hacerse famosos, componer por no hacer arte sino con tal de representar sentimientos y situaciones (enamorarse, desenamorarse, frustrante, narrarle a todos el dolor de no poder contarle a nadie el sufrimiento, desahogar el rencor, aceptar que todo acabó y todo empieza).
 
"Y al adolescente de Juárez, que responde al nombre de Alberto Aguilera Valadez, su inspiración le llevaba a diario melodías que silbaba, con letras adjuntas, y él las cantaba en un lugar llamado Noa-Noa, y lo que hacía agradaba, pero él no se resignaba a la modestia de la periferia, y se dirigió a la capital monstruosa, a pasarla mal como un trámite en el camino de la superación.
 
[…] Si no supiésemos del happy end sería triste lo que sigue: hambres, malos tratos del egoísmo urbano, noches sin sitio para dormir, una temporada en prisión porque un malvado lo acusó del robo de una guitarra, días y semanas aguardando en la afueras de las grabadoras, sin que siquiera las secretarias lo saluden".
 
¿Qué tan fan eres de Juanga, ya conoces el nuevo Noa Noa?
 

Los editores recomiendan: 5 imprescindibles de Ciudad Juárez

Comparte tu experiencia

Te Recomendamos