PAG-000-MD-505
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Rutas y Expediciones

Recorre la Ruta de los Monasterios Poblanos del siglo XVI

La ruta de los monasterios poblanos atesoran arte sacro; su función y sus diseños arquitectónicos merecen un recorrido.

09-07-2019, 10:00:38 AM
Recorre la Ruta de los Monasterios Poblanos del siglo XVI
mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

Roban la mirada las construcciones del siglo XVI que en tiempos de la evangelización fueron escuela de enseñanza y dominio.

En medio de valles se dibuja el primer trayecto en el que cuatro monasterios se suceden uno a uno, inicia en Cuautinchán, continúa en Tecali y Tepeaca, juntos forman el triángulo de oro del siglo XVI; la última parada, en Tecamachalco, es una muestra pictórica de gran valor.

El segundo trayecto se forma en las faldas del volcán Popocatépetl con los monasterios de Huejotzingo, Calpan y Tochimilco que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad.

De Cuautinchán a Tecamachalco

Ex Convento de San Juan Bautista

Cuautinchán

Desde el Valle de Tepeaca, el exconvento de la orden franciscana se sigue guardando como una fortaleza, imponente con el paso de ronda, las gárgolas en forma de cañón y las paredes del atrio como remate almenado.

Más de veinte años transcurrieron para hacer visible el proyecto de Francisco Becerra, el arquitecto español que diseñó este conjunto conventual bajo un estilo renacentista.

Al caminarlo, se aprecia la fachada de apariencia sobria que conjuga con el campanario con capitel del siglo XVI, el portal de peregrinos, la capilla abierta, los aljibes y la huerta.

En el interior de la parroquia, el retablo principal —pintado sobre madera en 1534 por Nicolás Tejeda de Guzmán— es una joya de arte sacro. Luce elementos platerescos y está compuesto por tres cuerpos que plasman pasajes de la biblia como La Anunciación, La Adoración de los Reyes y La Resurrección, también es posible ver la imagen de San Juan Bautista, los Apóstoles o la Santísima Virgen.

Es considerado el más antiguo y mejor conservado de América. A un costado el exconvento se ha creado un museo donde se exhiben imágenes de madera tallada, murales que cuenta historias de la época evangelizadora, y se miran hasta los restos de un mamut encontrado en la zona.

Ex Convento de Santiago Apóstol

Tecali

A 11 km de Cuautinchán, Avenida 25 de Agosto Norte.

En el corazón de Tecali esperan majestuosos los muros del exconvento de Santiago Apóstol, obra del arquitecto español Claudio Arciniega.

En sus tiempos gloriosos se levantó como una joya del renacimiento; lucía un claustro bajo y uno alto, celdas, un templo y amplios jardines. Andar por los vestigios de este recinto devela interesantes obras de arte sacro como los restos de pintura en la entrada que representan ángeles, una portada manierista de simetría renacentista, arcos de medio punto que en su tiempo sostuvieron el tejado de madera, columnas de orden toscano.

Una visita a la parroquia de Santiago Apóstol es la oportunidad para conocer los retablos que decoraban el altar del templo.

Ex Convento de San Francisco de Asís

Tepeaca

A 12 km de Tecali, calle 9 Poniente.

De características barrocas y trazos salomónicos, en el centro de Tepeaca destaca esta obra conventual construida por fray Francisco Juan de Rivas y consagrada a San Francisco de Asís.

El templo es uno de los más espectaculares en su género. La fachada principal presume restos de pinturas florales en color rojo, la portada guarda cierto estilo medieval en su arco y jambas, y una capilla anexa de La Tercera Orden.

Su función del pasado como convento, fortaleza y cuartel general se cuenta en sus muros. Hoy luce restaurada y orgullosa manifiesta los orígenes de su época de esplendor.

Ex Convento San Francisco

Tecamachalco

A 22 km de Tecali, federal 150.

En lo alto del Valle de Valsequillo domina la vista esta construcción franciscana donde los popolocas fueron cristianizados. Su magnífica estructura arquitectónica precolonial, su riqueza histórica y la ruta que lo originó, lo vuelve uno de los conventos más importantes del estado y un monumento histórico de esta ciudad.

Su restauración y conservación está a cargo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). La amplitud del atrio del exconvento invita a recorrer con sosiego su camino central flanqueado por cipreses.

Aquí también puede visitarse la Iglesia del Beato Sebastián de Aparicio en cuyo atrio se celebraron dos corridas de toros antes de 1586, quizá las primeras del México virreinal.

Destacan las 28 pinturas en forma de medallones que decoran la bóveda nervada del sotocoro haciendo gala del color; se le atribuyen a Juan Gerson, un pintor indígena inspirado en grabados europeos, sobre todo en La Biblia de Wittenberg de 1522. En opinión de George Kubler, historiador de arte, dichas pinturas son el único ejemplo conocido de pintura mural mexicana del siglo XVI sobre temas del Antiguo Testamento y del Apocalipsis; pintadas sobre papel amate adherido al techo del coro bajo.

De Huejotzingo a Tochimilco

Ex Convento de San Miguel Arcángel

Huejotzingo

A 29 km de ciudad de Puebla, federal 190.

Emplazado en las laderas del volcán Popocatépetl, el convento de San Miguel Arcángel se distingue por su construcción tipo fortaleza, atribuido a fray Juan de Alameda.

En su portada predomina el estilo plateresco con influencia mudéjar. De igual forma se percibe el emblema franciscano en los dos escudos de las Cinco Llagas del Señor. Un recorrido por el atrio permite apreciar sus capillas posas, usadas para posar al santísimo en las procesiones; algunos piensan que fueron capillas de indios.

Se miran también los restos de un Vía Crucis, por su composición y ornamentación parece fue pintado en el siglo XVII. Los pasillos del convento guardan con celo pinturas murales con escenas de la evangelización y la mezcla de culturas que dieron origen la raza mexicana.

No hay que abandonar el recinto sin ver el retablo mayor, uno de los pocos retablos originales sel siglo XVI aún completos; el púlpito de estilo renancetista, el órgano y el óleo del árcangel San Miguel debajo de la ventana del coro son obras que merecen dedicación.

Ex Convento de San Francisco de Asís

San Andrés Calpan

A 13 km de Huejotzingo, Avenidas Carlos B. Zetina y Francisco I. Madero.

Es considerado una joya de la arquitectura del Virreinato; al caminarlo y verlo a detalle, se aprecia la ventana que da luz al coro cuyo remate es una concha, símbolo de lo precioso; se cree que San Juan Bautista al darle el bautismo a Cristo derramó el agua bendita sobre su cabeza de Cristo en el río Jordán por medio de una concha.

Las capillas posas lucen tallados en piedra, el ver goznes en algunas de las jambas sugiere que debieron tener puertas, tal vez para que los frailes pudieran voluntariamente aislarse del mundo para meditar.

En su portada plateresca se muestra un arco de medio punto flanqueado por columnas que continúan en el segundo nivel. El coro se alumbra por una ventada geminada que tiene como remate una concha, símbolo de lo precioso dentro del cristianismo, pues se cree que San Juan Bautista derramó el agua bendita sobre la cabeza de Cristo en el río Jordán por medio de una concha, al impartirle el bautismo.

Ex Convento Franciscano de la Asunción de Nuestra Señora

Tochimilco

A 45 km de Calpan, Avenida Libertad

Aquí roba la atención este convento-fortaleza erigido por fray Diego de Olarte en 1560.

Luce una muralla rematada con almenas y una fachada sobria. La bóveda de nervaduras góticas no deja olvidar la Edad Media, y su portada principal lleva a quien la mira hasta el Renacimiento; en su centro hay una enorme cruz de piedra; la capilla abierta presume elementos góticos al igual que su torre y espaldaña; en el interior sobresalen pinturas sepias y retablos anónimos de los siglos XVII y XVIII.

Afortunado resulta aún admirar el antiguo acueducto en su plaza. Antes de partir, es inevitable resistirse a la imagen que regala el Popocatépetl, el cerro que humea y vigila esta ruta de los monasterios.

Quizá te interese leer: