Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Sin categoría

Salvatierra: la puerta de oro del Bajío

Enclavada en la cota de los 1,749 msnm, Salvatierra se erige como una de las ciudades con más grandes atractivos del estado de Guanajuato.

22-07-2010, 8:18:51 AM

Su fundación -según la cédula real- corresponde al 9 de febrero de 1644, fecha que coincide con la autorización del establecimiento de una villa española que llevara el nombre de San Andrés Salvatierra. Sin embargo, el origen de esta ciudad, al igual que el de otras poblaciones del sureste guanajuatense como Acámbaro y Jerécuaro, entre otras, se remonta a los finales del siglo XVI.

Cuando visitamos la singular Salvatierra -un poco ajenos al cúmulo de sorpresas que ésta encierra-, fuimos descubriendo -en el deambular de sus tranquilas calles- un hermoso patrimonio arquitectónico que refrenda la grandeza de su pasado colonial.

Entre sus edificaciones más notorias sobresale -en primer término- la Parroquia de Nuestra Señora de la Luz, construida entre 1743 y 1808, en donde se venera a la Virgen de la Luz, hermosa imagen que data del siglo XVI, realizada con pulpa de caña de maíz, muy al estilo de los artesanos de la zona de Pátzcuaro, Michoacán.

A un costado del templo parroquial se localiza el edificio que alberga al Palacio Municipal, y que fue originalmente beaterio de los monjes carmelitas. Justo frente a estas dos magníficas construcciones se encuentra el bello jardín o Plaza de la Constitución, en el que hermosos y apacibles prados circundan a un no menos bello y tradicional quiosco. Desde aquí una vista muy peculiar de la Parroquia nos invita a acercarnos y a disfrutar un momento de tranquilidad.

Luego de tomar un poco de aire en el jardín y de sosegar el espíritu es conveniente dirigirse hacia el Convento del Carmen, el cual fue, al parecer, el primer edificio que se erigió en la ciudad. Su fecha de construcción se remonta al 1646, tan solo dos años después de la fundación de Salvatierra.

Convento del Carmen

Otra obra admirable la constituye el antiguo y aún transitado Puente de Batanes. Este fue construido sobre el caudaloso río Grande (Lerma) por los mismos monjes carmelitas, y en el que a partir de 1652 se empezó a cobrar el derecho de “pontaje” (peaje) en beneficio de su Orden. Un hecho histórico que encomia la existencia del puente fue que en éste, el 16 de abril de 1813, resultó derrotado por Iturbide el famoso insurgente Ramón Rayón.

Para poder admirar en pleno la grandeza de tan magnífica construcción es necesario bajar hasta la orilla del río; el descenso que podemos hacer por el seminario franciscano, levantado sobre la ribera del río Lerma, nos da la oportunidad de apreciar también otro atractivo más de la ciudad.

Continuando nuestro paseo por Salvatierra resulta indispensable conocer tanto el Convento de San Francisco, edificación que fue terminada en 1743, como el fortificado Convento de las Monjas Capuchinas, levantado hacia finales del siglo XVIII (1798). Otros edificios de interés son el Templo de San Juan -data de 1740 y marca el sitio donde existió la Autónoma República de Indios Chochones-, el Templo de Santo Domingo de 1740 y el Templo de San Buenaventura construido en el año de 1750.

No menos interesante es la visita a las ruinas del antiguo mayorazgo del conde de Salvatierra; el lugar nos ofrece además un magnífico espectáculo con su pequeña pero caudalosa caída de agua. Otro punto de interés lo constituye la fábrica de calzado “La Reforma”, fundada en 1845 y que desafortunadamente hoy en día ha cerrado sus puertas.

Al finalizar con nuestro recorrido, una visita obligada es el mercado municipal, edificación levantada en 1912, en el que podemos adquirir no sólo los productos acostumbrados sino aquellos que son típicos de la ciudad, tales como las deliciosas guayabas.

Merecen mención aparte -por encontrarse en las afueras de Salvatierra- las hermosas exhaciendas que, hacia los siglos XVII y XIX, tuvieron gran importancia en la región guanajuatense. Tal es el caso de la magnífica y enorme exhacienda de San José del Carmen -localizada sobre la carretera Salvatierra-Cortazar-; la de Santo Tomás de Guatzindeo, a 5 km sobre la carretera a Yuriria, y la de San Nicolás de los Agustinos, lugar en el que cada 10 de enero se celebra la festividad en honor a San Nicolás de Tolentino.

Dentro de las principales festividades de Salvatierra sobresalen la de la Virgen de la Candelaria, la cual se conmemora con una gran feria regional desde el 26 de enero hasta el 9 de febrero. En esta tradicional fiesta se puede disfrutar de los desfiles de carros alegóricos, de las danzas regionales y las corridas de toros.

Además de su arquitectura, su historia y los maravillosos atractivos ya mencionados, Salvatierra también nos ofrece un gran número de balnearios de aguas termales y sulfurosas. No sin razón se ha hecho merecedora de ser llamada: “La puerta de oro del Bajío”.

SERVICIOS

En la ciudad de Salvatierra podemos encontrar todos los servicios turísticos, tales como: hoteles, restaurantes, gasolinerías, cafeterías, agencias de viajes, transporte público, teléfonos públicos, etcétera.

CÓMO LLEGAR

Desde la ciudad de Celaya, se toma la carretera federal núm. 51 y a 37 km está Salvatierra.

Te lo contamos en video

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
El Caballero de Fuego de Nunkiní en Campeche

El Caballero de Fuego es una tradición que se vive en las tierras del Mayab, aquí te decimos de qué se trata.

México
Estas son las imágenes ganadoras de Fotocalavera 2018

Si participaste en el concurso Fotocalavera 2018, quizás tu foto esté aquí. Te presentamos las imágenes más votadas de esta primera edición.

México
Disfruta del Festival Internacional de Trova en Yucatán

No te pierdas este evento en donde podrás disfrutar de músicos como Alejandro Filio, Silvana Estrada, Fernando Delgadillo y Jorge Drexler.

Nopales revolcados con Xamues
México
Xamues: una delicia prehispánica del Valle del Mezquital

Los xamues son pequeños insectos que se encuentran en las ramas del mezquital y que son degustados desde la época prehispánica.