Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

Tierra de abundantes atracciones I

Entre sus atractivos está el Centro Cultural Mexiquense, que agrupa varios museos como el Regional del Estado, el de la Charrería, el de Artes Populares y el de Arte Moderno.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


Toluca

Entre sus atractivos está el Centro Cultural Mexiquense, que agrupa varios museos como el Regional del Estado, el de la Charrería, el de Artes Populares y el de Arte Moderno.

Es recomendable visitar su Catedral, levantada sobre el antiguo templo franciscano del siglo XVI, el Templo del Carmen y el Cosmovitral, ubicado en la antigua estructura de estilo art nouveau que perteneció al mercado 16 de Septiembre, donde se exhiben plantas bajo el abrigo de 48 vitrales, elaborados por artesanos mexiquenses como el artista Leopoldo Flores.

Acambay: Pintoresca población asentada en las laderas de las montañas y rodeada de vegetación boscosa que ofrece gran cantidad de opciones para el recreo, como las cercanas peñas Larga y Redonda, ideales para la caminata. En la población podrá encontrar artesanías que se expenden los domingos. Su fiesta más importante es el 29 de septiembre, cuando hay danzas de Moros y Cristianos, feria y fuegos artificiales.

Acolman: Este espléndido conjunto conventual es uno de los mejores exponentes de la arquitectura religiosa del siglo XVI. Fue construido por los frailes agustinos entre 1550 y 1570; el templo posee una bella fachada de estilo plateresco a cuyo costado se levantan la capilla abierta y el doble claustro, en el que se conservan pinturas murales con temas religiosos. No olvide ver la cruz atrial del templo, que se encuentra fuera del perímetro del mismo, que exhibe símbolos de la pasión.

Aculco: Su nombre significa”lugar donde se tuerce el agua” y aún conserva gran parte de su fisonomía colonial en sus casonas, callejones con arcos y calles empedradas de suaves pendientes. Conserva un bello templo del siglo XVII con su fachada de estilo barroco realizada en cantera rosa, en cuyo interior pueden apreciarse algunas pinturas religiosas de buena factura. En los alrededores visite los restos de la exhacienda de la Cofradía y el balneario popular El Zethe.

Almoloya de Juárez: Población cuyo principal atractivo es el ojo de agua que nace en sus cercanías, el cual le da su nombre al sitio, pues Almoloya significa”lugar donde brota el agua”. La peculiaridad del manantial radica en que en su superficie se ve una raya causada, según los expertos, por la diferencia en la composición del líquido que proviene de dos veneros distintos. Sin embargo, una antigua conseja popular asegura que la raya se formó porque la Virgen caminó sobre el agua, razón por la que a fines del siglo XVII se erigió en el lugar una capilla de sobrio estilo barroco que después recibió el título de santuario. El 18 de diciembre se celebra la fiesta del Ojo de Agua con danza de Moros y Cristianos, feria, procesiones y juegos pirotécnicos.

Amecameca: Desde tiempo inmemorial, en la antigua Amaquemecan que perteneciera en la época prehispánica al señorío de Chalco, se instala el tianguis con mayor tradición en la región, ya que acuden comerciantes de los alrededores y estados vecinos para ofrecer sus variados productos artesanales como tejidos, cestería, cerámica y otros. Hoy es una agradable población con una agitada vida comercial que entre sus atractivos está el templo dedicado a Nuestra Señora de la Asunción. En su interior se conserva un bello retablo de estilo barroco en su modalidad salomónica y en el claustro anexo se aprecian pinturas de buena calidad.

Si lo prefiere, a tan solo un kilómetro al oeste de Amecameca se encuentra el Cerro del Sacromonte, este agradable sitio proporciona una excelente vista de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl. Se dice que en este lugar el padre fray Martín de Valencia se retiraba a orar en una pequeña cueva, donde posteriormente se fundó una capilla con un Cristo fabricado en pasta de caña de maíz, que es muy venerado por los creyentes. Hoy existe en el lugar un pequeño convento de monjas y en la parte más alta del cerro un diminuto templo.

Arcos del Sitio: Esta magna obra hidráulica fue construida por los jesuitas hacia 1706 para llevar el caudal del río Oro desde la hacienda de San Juan hasta la de Xalpa, aunque quedó inconcluso hasta que en el siglo XIX se completaron los 9 arcos que faltaban. El acueducto tiene 438 m de longitud con 43 arcos y en su parte más alta, salvando una espectacular barranca, alcanza los 63 m.

Atlacomulco: Su nombre significa”en los pozos” y en la actualidad es uno de los importantes centros comerciales de la zona. Para visitar se encuentran el centro Cultural Isidro Fabela y el templo de Nuestra Señora de Guadalupe, construcción moderna con su fachada en cantera rosa, realizada en la primera década del presente siglo, y con el interior ornamentado con retablos pintados a la manera popular.

Muy cerca de esta población está la Isla de las Aves, un parque singular dispuesto como reserva ecológica para las aves de la región, entre las que se encuentran algunas especies acuáticas que habitan en los distintos cuerpos de agua de los alrededores. En el sitio encontrará instalaciones rústicas para pasar un agradable día de campo.

Avándaro: Un interesante lugar de descanso con agradable paisaje de bosque de pinos y oyameles. En Avándaro encontrará todos los servicios para disfrutar de una estancia confortable.

Bosencheve: Un sitio en el que a pesar de todos los intentos del hombre, la naturaleza se empeña en conservar su belleza y verdor, con ejemplares tales como los pinos, oyameles y otras coníferas. El parque nacional Bosencheve es un excelente lugar para acampar, emprender caminatas o celebrar días de campo.

Es recomendable adentrarse hacia el noroeste para llegar a Las Dalias y visitar las lagunas Seca y Verde, donde hay magníficos ejemplares para la pesca y agradables paisajes para regocijar el alma y el espíritu.

Muy cerca se encuentra además Villa de Allende, pintoresca población de callejuelas empedradas y casas de tipo colonial en donde se conjugan el ladrillo, la cantera y la madera.

Brockman: Un bello lugar en medio de un bosque de coníferas, en el que podrá disfrutar de la naturaleza que se despliega en torno a su pequeña presa. En los alrededores hay cabañas que pueden alquilarse y en el cuerpo de agua habitan ejemplares de trucha, listos para ser pescados y comidos al estilo que más le apetezca.

Coatepec Harinas: Fundado por los indígenas matlatzincas, este risueño poblado tiene gran atractivo por sus artesanías elaboradas con lana, principalmente tapetes y sarapes.

Chalco: Población que durante la época prehispánica jugó un importante papel comercial, pues era el paso obligado de una gran cantidad de mercancías que se transportaban hacia la ciudad de México. Luego de la conquista española, los franciscanos catequizaron el lugar y levantaron un pequeño templo con su claustro y capilla abierta; parte de los dos últimos aún quedan en pie, aunque el templo sufrió remodelaciones posteriores durante los siglos XVII y XVIII. Durante su visita no olvide saborear una crema o un buen queso de este lugar, acompañados de unas ricas carnitas.

Chalma: En las elevaciones montañosas que la rodean existen cuevas en las que los indígenas adoraban al dios Oztotéotl,”señor de las cuevas”. Al ser evangelizada y fusionadas algunas creencias, el ídolo fue sustituido por la imagen del Santo Señor de Chalma, cuyo santuario se levantó en el siglo XVII al costado de un gran río. Los devotos inician una singular caminata desde un añoso ahuehuete a 9 km del Santuario, con una corona de flores con la que bailarán y luego depositarán a la entrada del santuario. Es factible que el rito venga de la época prehispánica, cuando los indígenas bailaban para venerar a la diosa Tlazoltéotl, deidad que comía las inmundicias o los pecados de los hombres.

Chapa de Mota: Rodeada de bellos paisajes de montaña, esta población le ofrece un parque estatal, unos 3 km al sur, en el que encontrará lugares para acampar con todos los servicios, un pequeño observatorio astronómico y atractivos lugares para la caminata y la observación de la naturaleza. El 29 de septiembre, la población celebra la fiesta de San Miguel con danzas y feria.

Chiconcuac: Si usted está buscando un buen suéter, tapete, chamarra y jorongo, visite (sobre todo los días de mercado, martes o domingo) esta población dedicada cien por ciento a la venta de prendas de lana. Aparte de su tradición artesanal, este lugar cuenta con otro sitio de gran atracción: la iglesia de San Miguel, obra del siglo XVIII que exhibe una bella ornamentación barroca de gran sentido popular.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Coahuila
Cuatro Ciénegas: 10 cosas que hacer en este Pueblo Mágico

Planea unas vacaciones a Coahuila y visita Cuatro Ciénegas, un Pueblo Mágico con historia, áreas naturales únicas y excelentes vinos locales.

Hidalgo
13 cosas que hacer en Real del Monte

Estas son algunas de las actividades que no puedes dejar de realizar en tu próxima visita al poblado minero de Real del Monte en Hidalgo.

Los mejores lugares en la CDMX para probar ponche.
Ciudad de México
Dónde probar el mejor ponche con piquete en la CDMX

Te decimos dónde puedes probar la bebida de temporada por excelencia en la CDMX: el ponche con piquete. ¿Se te antoja?

Mercados de México
México
Mercados tradicionales para comprar adornos de Navidad

En diciembre los mercados tradicionales en todo México se transforman para ofrecer los adornos de Navidad. Te dejamos la lista alguno de ellos, para que tengas la Navidad más feliz de todas.