Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Naturaleza

Tras las tortugas marinas por las playas de Michoacán

Colola e Ixtapilla no sólo son playas de gran belleza escénica, también albergan a miles de tortugas –negras y golfinas – que año con año llegan a ellas para desovar. ¡Conoce este santuario!

17-02-2011, 11:29:00 AM

Colola e Ixtapilla no sólo son playas de gran belleza escénica, también albergan a miles de tortugas -negras y golfinas, respectivamente-que año con año llegan a ellas para desovar, con lo que se ubican entre los mayores santuarios de la tortuga marina a nivel mundial.

¿Por qué pueden ser tan especiales estas dos playas? En un principio uno las ve extensas, prístinas… pero así son casi todas las playas michoacanas. Entonces uno se entera: son las playas tortugueras por excelencia, el sitio donde año con año infinidad de afanosas tortugas llegan a depositar centenares de miles de huevos… en suma, el Serengeti y el Ngorongoro de las tortugas marinas. Y sí, así; a escala mundial.

Atraídos por la “arribazón” de tortugas, visitamos estos dos sitios. Habíamos oído sobre este fenómeno de la llegada masiva de tortugas a depositar sus huevos. Y aunque el término suena raro, es correctísimo. El diccionario lo define como “gran afluencia de peces que suele sobrevenir en las costas en ciertas épocas del año”. En el litoral michoacano lo aplican a estos reptiles que recuerdan tanto a los dinosaurios.

Manantiales de tortugas

Primero visitamos Ixtapilla y ahí nos explicaron que efectivamente el fenómeno existe: miles de tortugas golfinas (Lepidochelys olivacea) salen del agua simultáneamente en ese tramo específico de no más de un kilómetro de costa… como el desembarco en Normandía. Pero el evento es tan prodigioso como impredecible. Llega a ocurrir en la temporada de anidación, es decir, en el segundo semestre del año, especialmente en octubre y diciembre; pero no en un momento preciso; “es como un parto”, nos comentó Ángel Méndez, un periodista de la región que también visitaba Ixtapilla ese día de otoño.

Ni modo. De cualquier forma nos quedamos a dormir ahí y de consolación acompañamos a Francisco Reyes Valladares, quien tiene a su cargo las cabañas y el campamento tortuguero del lugar, en su recorrido nocturno por la playa. No hallamos tortugas desovando, pero de pronto dimos con unas manchitas negras que brotaban entre la arena, como veneros de petróleo: golfinas que nacían.

Para don Francisco el asunto era de rutina. Había que ayudarlas a salir. Escarbar alrededor de ellas y recogerlas en cubetas para liberarlas esa misma noche o al día siguiente, por si algún grupo escolar visitaba el lugar (la “liberación” de tortugas se ha vuelto un evento de promoción ambiental afortunadamente frecuente en nuestro país). Pero a ese nido siguió el segundo, el tercero, el sexto… uno con 58, otro con 76 tortuguitas vivas… yo simplemente perdí la cuenta. Al final eran cientos de crías. Estábamos llenos de asombro frente a aquel espectáculo de la regeneración… Y todavía la mañana siguiente, en otro recorrido por la playa, hallamos más nidos en plena eclosión.

Prietas en Colola

A medio día fuimos a esta otra playa, situada a 21 kilómetros al oriente de Ixtapilla. Mientras que Ixtapilla es cuna principalmente de golfinas, Colola lo es de tortugas negras, también llamadas prietas (Chelonia agassizii). En la mañana no hay actividad visible de humanos o reptiles en esa playa extensísima. Pero en el mar, a escasos 10 metros de donde rompían las olas, había manchones oscuros… unas tortugas se apareaban, mientras un poco más allá otros machos esperaban su turno. La fertilización de los huevos tiene lugar ahí, pocas horas antes de que las hembras lleguen a la arena y dejen su preciosa carga.

Volvimos en la noche y el espectáculo no fue menos impresionante que en Ixtapilla. La comunidad de Colola está muy bien organizada en las tareas de protección de la tortuga. Cada noche, varias personas hacen tarea de vigilancia, monitoreo de tortugas que llegan a desovar y custodia y transporte de nidos. Los visitantes son bienvenidos, pero entran bajo la supervisión de gente de la comunidad. Esperamos buen rato antes de empezar a caminar y entonces nos llevamos la sorpresa: un gran caparazón móvil avanzó desde el agua hasta un punto donde comenzó a excavar una enorme fosa. Morty, nuestro guía, nos mostró el desove y de inmediato se puso a “huevear” a la tortuga, es decir, recoger los huevos uno por uno mientras caen, para llevarlos al campamento donde madurarán protegidos de los perros y los saqueadores. Luego otra y otra y otra más… media docena de tortugas… y de nuevo, si no vimos más fue porque decidimos ir a dormir.

Historias de éxito

La tortuga golfina parece que ha regresado del riesgo de extinción. La población se recupera y en Ixtapilla las hembras de esta especie están poniendo más de un millón de huevos al año. Los resultados con la tortuga prieta de Colola todavía no son tan alentadores. Pero cuando uno sabe que hay apoyo de académicos, autoridades y organismos civiles y, sobre todo, cuando uno ve la disciplina y el esfuerzo de la propia comunidad en torno a la protección de esta otra especie, se llena de esperanza. Visitar el lugar puede ser también una forma de apoyar estas tareas de conservación, en la medida en que uno deja más recursos para las comunidades comprometidas. Y si está en la zona -desde Playa Azul hasta Colima– y llega a enterarse de que está ocurriendo la arribazón en Ixtapilla, déjelo todo y láncese a ver ese espectáculo extraordinario.

Para comer, los pescados y mariscos son espléndidos, en especial las tiritas de pescado y el pescado zarandeado. Si llega por Colima, vale la pena que pare en Boca de Apiza (Michoacán) para comer en la Enramada Conchita, uno de los mejores restaurantes de la región.

Comida y alojamiento

Ixtapilla, Colola y otras playas de la zona como Maruata, Faro de Bucerías, La Manzanillera, Palma Sola y La Ticla cuentan con centros ecoturísticos, también llamados “paradores”, que ofrecen cabañas muy rústicas, pero limpias. Cada cabaña (para cuatro personas) cuesta aproximadamente $400 por noche. Tienen, además, espacio seguro para acampar, restaurante (sencillo pero sabroso) y tienda de abarrotes.
Si prefieres hoteles más formales (tres y cuatro estrellas) los encontrarás en el poblado de San Juan de Alima, 31 km al poniente de Ixtapilla, o en Caleta de Campos y Playa Azul, 114 km al oriente de Colola.

Cómo llegar

– Ambas playas se encuentran en la zona poniente de la costa michoacana, de modo que cuando se llega del centro del país en automóvil, es más fácil hacerlo desde Colima que desde Lázaro Cárdenas.
– Ixtapilla está a 89 Km al oriente de Tecomán, Colima, por la carretera costera (federal núm. 200). A 21 Km en la misma dirección está Colola.
– Si llegas por el otro lado, Colola está a 183 Km de Lázaro Cárdenas.

Te lo contamos en video

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Francisco I. Madero en la Revoluciòn Mexicana
México
La Decena Trágica: los últimos días de Francisco I. Madero

La Decena Trágica fue un periodo que duró diez días que comenzó con el levantamiento armado en contra de Madero y que culminó con el asesinato del mismo.

México
Puerto Nuevo, el paraíso de la langosta en Baja California

Puerto Nuevo es una parada obligada entre Tijuana y Ensenada, el llamado paraíso de la langosta es un pequeño pueblo en donde puedes probar esta delicia del mar en su versión de Baja California.

Baja California
Bahía Papalote: la playa más divertida de Baja California

En Bahía Papalote encontrarás diversión para tu espíritu aventurero. Practica kayak de mar y coasteering y descubre el vibrante sonido de la Bufadora.

México
Café chiapaneco de sabor excepcional

¿Sabías que el Café Chiapas tiene Denominación de Origen? Café Chiapas es la denominación que se le otorga al café que es producido en este estado