Portada-oct-nov
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Pueblos Mágicos

Un día en globo en Jerez, Zacatecas

La crónica de un día en globo sobrevolando Jerez, Pueblo Mágico de Zacatecas.

21-10-2019, 9:10:39 AM
Un día en globo en Jerez, Zacatecas
Cortesía

En torno al pan y a unos jarritos de café caliente nos arremolinamos, viendo cómo el sol dibuja la silueta de la Sierra de Cardos, más allá de los sembradíos, las llanuras, los árboles espinosos.

De pronto, una polvareda y el rumor de unos motores nos obligan a dejar la mesita del desayuno: ha llegado el equipo de Globo3Uno para elevarnos por los aires.

Expertos en vuelos en globo aerostático en Puebla y Tlaxcala, esta empresa liderada por el capitán Ernesto Calva ha iniciado operaciones en el suelo zacatecano para mostrar, desde los aires, la belleza del Pueblo Mágico de Jerez.

En minutos, Ernesto y sus colaboradores arman las canastillas, extienden los globos y los inflan empleando el aliento de los quemadores: la tripulación y los asistentes deben sujetarlos con fuerza porque amenazan con echarse a volar, impacientes.

Así, la espera se ve recompensada cuando subimos a la canastilla, donde nos dan las indicaciones de seguridad (llevar las manos libres, flexionar las rodillas en el aterrizaje…) y en cuestión de segundos nos despegamos de tierra firme.

El vuelo, con una duración aproximada de 45 minutos, nos deja ver empequeñecidos los sembradíos de maíz, los círculos que forman la alfalfa, los senderos arbolados… Nos elevamos casi 250 metros y apenas en la distancia se reconocen las torres de Jerez, brillantes por efecto del sol.

En aquella dirección danzan otros dos globos, proyectando sus sombras sobre el terreno; las corrientes de aire nos impulsan con suavidad hasta que un viento impetuoso nos obliga a bajar. La canastilla toca tierra con un golpecito; vemos al globo desinflarse, vaciarse, volver a su escondite en la parte trasera de una camioneta.

Y aunque no pudimos sobrevolar por completo Jerez, verlo en la lejanía sirvió como anticipo a su exploración. Más tarde habremos de cruzar sus plazas sin sombra, ver a los niños jugar en las fuentes del Jardín Rafael Páez y encontrarnos de súbito con la fachada de Nuestra Señora de la Soledad, que aparece al doblar una esquina.

Al Peñuñuri Al Peñuñuri

Los ojos se nos llenan con la filigrana que bordan en botas, chaquetas y cinturones dentro de sus talleres de talabartería; la boca con los raspanieves, los dulces de guayaba y el chilacayote dulce del mercado Juárez. Empieza a escucharse el tamborazo bajando de alguna calle. Hoy, como todos los días, hay fiesta en Jerez.

Quizá te interese leer: