Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Naturaleza

Un santuario llamado La Tovara

Ante las fauces de un cocodrilo, frías, terribles y eficaces para triturar su presa, cualquiera se detendría, pero eso no sucede cuando se visita esta reserva natural, a unos cuantos minutos del puerto de San Blas, Nayarit.

07-09-2010, 4:14:13 PM
mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

Aquí es posible ver cómo se da de comer a los cocodrilos como si se tratara de inofensivas mascotas. Para cualquiera es sorprenderte ver cómo las quijadas se cierran de golpe, cuando uno de los encargados de la reserva agita un trozo de carne para que “Felipe” o “Coquito” sacien su hambre y brinden un espectáculo de la vida salvaje a los visitantes sorprendidos de este paraíso colmado de manglares y aves.

A bordo de una lancha, con un pago de 110 pesos, se puede recorrer durante 20 minutos el estuario y apreciar su peculiar belleza.

Altos árboles y una mezcla de aguas dieron origen a La Tovara, una de esas aguas es dulce y emerge de un gran manantial, la otra es salada y proviene del mar, ambas forman un singular ecosistema de manglares, esos árboles que crecen por encima de las aguas y que son el hogar de decenas de aves. Garzas, patos, pericos, loros, jacanas, garzas tricolor, martines pescadores, espátulas, urracas, lechuzas, palomas, pelícanos y gaviotas, despliegan su alas y graznan y emprenden el vuelo mientras la embarcación avanza entre el laberinto de manglares. Entre esas aguas, otro universo se pone en marcha y colma de vida todos los espacios: jaibas y camarones, ostiones y almejas, mojarras, róbalos y pargos, se desplazan bajo las aguas o acechan inmóviles a sus futuras víctimas.

Estímulos visuales

La travesía debe realizarse lentamente para disfrutar la densa vegetación de mangle rojo, porque de sus intrincadas ramas penden centenares de lianas y en medio de ese verdor, resalta el incendio de exóticas orquídeas de dulces y tenues colores, además de los fosforescentes y monumentales helechos.

Más delante podrán verse grupos de cocodrilos que toman el sol junto a decenas de tortugas, todos en admirable armonía. El final del recorrido ofrece otro regalo visual: enormes higueras y tules nutren de sombra todos los rincones y mirar su fronda, que es traspasada por el siempre intenso sol, remite al paseo que se tuvo en el laberinto de manglares. De nueva cuenta se puede disfrutar esa mezcla de lluvia de haces de luz que terminará cuando se llegue a un gran manantial de silenciosa belleza. El agua, templada y transparente, es el hogar de peces multicolores y nadie puede resistirse a nadar en sus aguas.

La estancia se redondea con el espectáculo del cocodrilario, al ver cómo “Luis” o “Coquito” comen de las manos de los empleados de lugar. El chasquido de sus fauces es realmente espeluznante, pero nadie corre peligro alguno porque en este paraíso, tan cercano a la vida y a lo salvaje natural, domina la armonía y la coexistencia de aves, reptiles, peces e insectos, como en aquellos tiempos en que los hombres no existían aún.

Cómo llegar:

Para ir a este santuario natural hay que partir de Tepic, tomar la carretera número 15 hacia San Blas. Allí, tras un recorrido de 16 kilómetros por la Bahía de Matanchén, se llega a La Aguada, desde donde se realiza otro viaje de 8 kilómetros para llegar a la reserva natural de La Tovara.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
Tres leyendas de fantasmas en Mérida

Te contamos tres leyendas de fantasmas en Mérida ideales para aventureros que están buscando nuevos sitios para visitar.

Veracruz
Don Mateo, memoria viva de la Danza de los Quetzales

En Zozocolco de Hidalgo, Veracruz, los 49 sones de la Danza de los Quetzales están en peligro de desaparecer… te presentamos al guardián que bien podría ser Patrimonio Vivo, que conserva y resguarda esta bellísima tradición.

Ciudad de México
Muralismo en el mercado: galería de arte en la Central de Abasto

Central de Abasto (CEDA) se convertirá en la galería a cielo abierto más grande de Latinoamérica gracias al programa Central de Muros, la cual se unió recientemente con la ONU.

Ciudad de México
El Estadio Azteca, la máxima casa del futbol mexicano

Desde que fue inaugurado en 1966, el emblemático Estadio Azteca ha sido la máxima casa del futbol Mexicano. He aquí algunos de los muchos momentos en que el Coloso de Santa Úrsula ha pasado a formar parte de nuestra historia.