Buscador
Ver revista digital
Rutas y Expediciones

Viajar con niños al Puerto de Veracruz

15-11-2017, 10:05:53 AM
Veracruz
vacaciones-con-ninos-en-puerto-de-veracruz

Te dejamos algunos consejos para que viajar con niños al Puerto de Veracruz sea mucho más que ir al acuario. ¡En el mar la vida es más sabrosa!

Al viajar con niños al Puerto de Veracruz podrás conocer la historia de la primera ciudad de nuestro territorio fundada por los conquistadores españoles, qué mejor manera que subirse a alguno de los transportes turísticos o turibuses.

El recorrido suele iniciar frente al Mercado de Artesanías o el Faro Venustiano Carranza. (¡Paréntesis!: a una cuadra de este lugar, antes de abordar el turibús, vale la pena echar un vistazo al clásico Hotel Emporio, que fue remodelado hace algunos años y tiene agradables espacios, una cevichería y un sky lounge con decoración ultramoderna).

Así, a bordo del turibús podrás darte una buena idea de la ciudad y sus rincones, desde el puerto hasta la zona más nueva de Boca del Río, haciendo paradas en todos los atractivos de la ciudad, como el Acuario, la Casa de Agustín Lara (hoy museo), el Baluarte de Santiago, la Catedral, entre otros. También se detiene en varios puntos estratégicos del malecón donde pueden tomarse buenas panorámicas o admirar la pequeña Isla de Sacrificios.

Fotolia

Aprendan a bailar danzón

Ya sea que tus hijos se animen a bailar o solo miren, la experiencia de ver bailar danzón al aire libre con música en vivo siempre es fantástica. No hay reglas, puedes bailar aunque no sepas, lo importante es disfrutar la música y sentir este ritmo sabroso de origen cubano que llegó para quedarse en nuestro país.

Al viajar con niños al Puerto de Veracruz, coman con calma jarocha

De niña me encantaba ir al legendario Café de la Parroquia cuando pasábamos por Veracruz una vez al año de camino a la playa.

No sé si era el barullo, las cucharitas que tocan los vasos de café lechero llamando al mesero, las decenas de mesas llenas de amigos o familias en plena charla, las enormes máquinas de café en la barra, los hombres vestidos de blanco o todo el conjunto, pero me sentía en un mundo diferente.

Por eso, aunque tus hijos sean pequeños, este es un buen lugar para empezar el día (ve a la sucursal original, junto al puerto). Es indispensable que pidas al menos un café lechero acompañado de una bomba (concha). A los chamacos les fascina ver cómo sirven la leche a distancia. Los huevos también les quedan ricos: motuleños, veracruzanos o revueltos con frijoles bien refritos.

En el puerto encontrarás decenas de marisquerías. Si ya conoces el Villa Rica ‒la sucursal de Boca del Río (villaricamocambo.com) sigue siendo buena opción con sus juegos infantiles directamente sobre la playa‒ puedes intentar algo diferente, menos concurrido. Gándara (restaurantegandara.com), también en Boca del Río, tiene buenos mariscos (nuestro favorito es el pulpo a las brasas y para los niños los camarones al coco siempre son un éxito), así como un jardín enorme para correr y jugar.

Si tienes niños mayores que ya disfrutan salir a cenar, puedes llevarlos a uno de los restaurantes más interesantes del puerto en este momento: Fussión Restaurante & Taller (restaurantefussion.com.mx). Dedicado a rescatar la cocina veracruzana con un enfoque contemporáneo, este lugar cambia su menú todo el tiempo, por lo que siempre encontrarás algo nuevo, desde mole xiqueño hasta empipianadas de pato. La decoración “nostálgica” del lugar también gana puntos entre los chamacos.

Fotolia

Únanse a los locales

Durante los fines de semana, el municipio organiza en la Plaza de los Valores (sobre el malecón, en la zona bautizada como Distrito Boca) actividades para niños y jóvenes, por ejemplo, juegos gigantes como serpientes y escaleras o rompecabezas. Además hay patines o bicis tándem en renta para disfrutar plenamente el malecón, que tiene alrededor de 10 kilómetros de zonas peatonales, desde el puerto hasta Mocambo. La experiencia queda completa con la llegada de algunos food-trucks y vendedores de helados. Después puedes pasar la tarde frente a la zona hotelera gozando la playa. Es perfecta para chavitos amantes de la arena porque tiene aguas poco profundas; eso sí, siempre hay que seguir las instrucciones de los guardacostas.

Alimenten su espíritu corsario

Para los niños más grandes (yo diría de siete años en adelante), otra buena idea es visitar San Juan de Ulúa. Este antiguo fuerte construido para proteger el puerto colonial de ataques piratas y otros enemigos, después fue una penitenciaría (allí estuvieron, ni más ni menos, Fray Servando Teresa de Mier y Benito Juárez, entre otros famosos); hoy tiene un valioso museo con piezas coloniales y prehispánicas. El edificio al borde del mar es sumamente fotogénico.

Notas de viaje para viajar con niños al Puerto

  • Planea tu visita al acuario con base en los horarios de los shows. A los niños les encanta ver comer a los pingüinos o interactuar con los delfines. Considera que en el “show educativo de delfines” sales empapado si te pones en las primeras tres filas alrededor de la poza. Si te es posible, visita el acuario entre semana y fuera de vacaciones. Así podrás disfrutarlo sin tumultos. También puedes comprar los boletos en línea. Consulta detalles y horarios en acuariodeveracruz.com
  • Si vas a San Juan de Ulúa lleva sombrero y agua pues hay que caminar bastante desde el estacionamiento o descenso de taxis. Allí mismo vale mucho la pena contratar un guía de la Secretaría de Turismo. Cobran barato y enriquecen enormemente la visita con sus anécdotas de piratas, prisioneros y grandes buques (sanjuandeulua.inah.gob.mx).
  • Revisa el clima con anticipación. Cuando hay “norte”, la playa y el malecón se vacían, porque la arena se levanta y choca con fuerza contra la cara. Esto puede durar desde unas horas hasta varios días.
vacaciones en familia
mm #ViajeraExpertaMD y Embajadora de México desconocido en la ciudad de Puebla.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios