Valladolid y Chichén Itzá, tierra con energía