Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

Visita guiada a La Villa-Basílica de Guadalupe

Te preparamos un recorrido por este místico espacio, ubicado al norte del DF, donde la historia y la fe se entrecruzan de un modo simplemente extraordinario. ¡Descarga GRATIS el mapa de La Villa!

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


Estos son los nueve lugares que, durante tu próxima visita a La Villa, no puedes dejar de conocer. En ellos encontrarás rincones “donde conviven íntimamente el presente y el pasado, lo devoto y lo profano, la dicha y el dolor”.

1. Biblioteca Lorenzo Boturini

En el quinto piso de la nueva Basílica se encuentra esta amplia biblioteca que mide alrededor de 386 metros cuadrados y se especializa en la historia de la Virgen de Guadalupe. Es la más completa en su género y alberga cerca de 23 mil volúmenes, incluyendo el archivo histórico y musical.

El 90 por ciento de los cientos de libros están escritos en español, mientras que el otro nueve por ciento restante en inglés.

Se inauguró en 1942 en la antigua basílica, con un total de 1192 libros, cantidad que, con el paso de los años, se ha incrementado gracias al esfuerzo de sus encargados.

En reconocimiento al arduo trabajo y al cariño que tuvo a la Virgen de Guadalupe, la biblioteca lleva el nombre del célebre historiador Italiano Lorenzo Boturini Benaducci, Señor de la Torre y de Hono, quien realizó una extensa recopilación de documentos referentes a la Virgen. En ella se encuentran documentos como “Idea de una Historia General de la América Septentrional” y “Catálogo Indiano”, además de algunos manuscritos de los muchos que Boturini reunió en 1740 con el fin de coronar a la Virgen, en el cual fracasó, a tal grado que fue deportado y se le decomisó todo su archivo indiano.

2. Capilla del cerrito

Para conmemorar las tres apariciones de Nuestra Señora de Guadalupe a Juan Diego, se construyó esta capilla en el cerro del Tepeyac. En ella se encuentran seis pinturas murales de Fernando Leal -uno de los pioneros del mundo muralista mexicano- tituladas “La leyenda guadalupana”.

Los murales representan: El bautizo de Juan Diego y la evangelización; la primera aparición de la Virgen de Guadalupe a Juan Diego; la visita de Juan Diego al obispo Zumárraga; la aparición de la Virgen a Juan Bernardino; la cuarta aparición de la Virgen a Juan Diego, donde le acomoda las rosas; y la aparición de la imagen de la Virgen de Guadalupe en la tilma de Juan Diego.

Actualmente esos murales, realizados entre 1945 y 1950, se encuentran muy deteriorados, ya que la humedad los estás consumiendo; uno de los más afectados es “El milagro de las rosas”.

3. Carillón Guadalupano

El 21 de septiembre de 1991 se inauguró en el atrio de la Basílica de Guadalupe un campanario moderno e innovador, de 23 metros de altura y 20 metros de ancho, que posee cuatro diferentes relojes: astronómico, solar, tiempo actual y calendario azteca. Pero la principal característica que lo hace especial no es tanto su atrevido diseño, ni su origen semiholandés, sino el centenar de melodías programadas que puede ejecutar por medio de sus 48 campanas, dispuestas, 19 de ellas, en forma circular.

El ambiente religioso y festivo del gran atrio de la basílica se enriquece cada hora con los himnos religiosos, Ave Marías y canciones de Cri-Cri, entre otros muchos temas musicales que recuerdan la innata alegría del pueblo mexicano.

4. Convento de Capuchinas

El 3 de octubre de 1782 el arzobispo de México, monseñor Núñez de Haro y Peralta, puso la primera piedra de este monasterio, un sueño cumplido de la religiosa sor María Ana de San Juan Nepomuceno, quien fue la principal promotora del convento de Capuchinas en la Villa de Guadalupe.

La construcción fue terminada el 13 de octubre de 1787, y a ella se trasladaron cinco religiosas del convento de México. Para el 26 de febrero de 1863  las religiosas capuchinas fueron exclaustradas y el convento se convirtió en cuartel en 1867.

Durante la ejecución de las obras de embellecimiento de la Colegiata, la imagen de la Virgen de Guadalupe fue trasladada a la capilla del convento de Capuchinas, en 1888.

En dicha capilla ha permanecido la imagen original de la Virgen de Guadalupe en tres ocasiones distintas, por trabajos de remodelación o por restauración de la Colegiata.

El convento, adosado a la capilla antigua, se ha ido hundiendo durante sus dos siglos de vida, hasta llegar a un desnivel de 3.50 metros por el lado oriental; fue por eso que se llevaron a cabo obras de nivelación, concluidas en forma exitosa en junio de 1994.

5. Capilla de Pocito

Al pie del Tepeyac, en la falda oriental, brota un pequeño manantial de aguas turbias y gaseosas, del cual se ignora la fecha en que emergió, aunque ya era mencionado en 1578.

Se dice que esta fuente indica uno de los sitios en que se le apareció a la Virgen a Juan Diego, además de que se le atribuyen propiedades curativas, lo cual impulsó al devoto bachiller Luis Lasso de la Vega a construir -a mediados del siglo XVII- una pequeña ermita que lo cubriera.

En 1777 se comenzó a construir la capilla actual, que se concluyó en 1791.

De la Capilla del Pocito se afirma que es uno de los ejemplos más ricos del barroco mexicano, además de una de las obras arquitectónicas de mayor originalidad en el país. Su planta consiste en un cuerpo elípticos central al cual se adosan otros dos de dimensiones menores. La parte mayor forma lo que es propiamente la capilla; las otras dos están destinadas, una para cubrir el manantial, y la otra para la sacristía. El altar principal de la iglesia ostenta una copia de la Guadalupana y está rodeado por cuatro óleos que se refieren a las apariciones de la Virgen, uno de ellos firmado por Miguel Cabrera.

Resultan notables el confesionario y el púlpito, sostenido por una figura que representa a Juan Diego.

El Pocito está circundado por una reja de hierro forjado cerrada por su parte superior; actualmente la reja apenas se percibe, pues está semihundida en el brocal forrado de azulejos que la delimita.

6. La Ofrenda

Un magnífico grupo de piedra y bronce con dieciséis figuras de tamaño colosal que representan el homenaje del pueblo a María, donde se nota a un guerrero ofreciendo sus armas; los hombres sus herramientas de caza y trabajo; el agricultor da sus flores y sus frutos. El comerciante ofrenda plumas de quetzal; la madre, a sus hijos; todos con expresión agradecida y entregada.

En lo más alto del espléndido grupo se eleva la figura de la Virgen, quién recibe la ofrenda de quienes la aman, por eso en esta ocasión tiene las manos abiertas, en signo de aceptación.

Desde lo alto de las rocas que enmarcan el conjunto, brotan dos cascadas, símbolo de las razas indígena y española que bajan enérgicamente para fusionarse en forma apacible ante los pies de la Virgen, quien ha sido llamada “forjadora de la patria mexicana”.

7. Museo de la Basílica de Guadalupe

Se localiza en la parte posterior de la Basílica antigua, en áreas que fueron destinadas para ese fin desde su origen. Fue fundado por monseñor Feliciano Cortés y Mora, vigésimo Abad de Guadalupe, e inaugurado el 12 de octubre de 1941, con el nombre de “Tesoro Artístico de la Basílica de Guadalupe”.

Su acervo está constituido por pinturas, esculturas, textiles, grabados, muebles, porcelanas, orfebrería, exvotos, etcétera, del periodo novohispano mexicano de los siglos XIX y XX, sobresaliendo en cantidad y por vocación natural lo relacionado con el tema guadalupano.

En 1981, teniendo a la vista la celebración de los 450 años de las apariciones de la Virgen de Guadalupe, se decidió preparar una exposición guadalupana paralela a las celebraciones religiosas que la propia basílica realizaría, titulándola “La Virgen de Guadalupe en el Arte”.

El museo se aloja en una sección de la antigua basílica y en un largo pasillo se conservan centenares de exvotos, así como ofrendas de toreros. En lo que antaño funcionó como sacristía, se encuentran óleos de artistas, en su mayoría, anónimos. Desde este lugar se puede llegar a la única capilla de la antigua basílica y que se encuentra abierta al público; en este lugar es posible admirar la sillería del coro perteneciente a los fernandinos y desde luego un altar y un retablo que son buenas muestras del estilo barroco.   

El museo atesora pintura virreinal de los siglos XVII y XVIII, destacando algunos lienzos de los prolíficos pintores Miguel Cabrera, Cristóbal de Villalpando y Juan Cordero. Asímismo posee algunos marfiles filipinos, esculturas estofadas e indumentaria religiosa.

El museo también sirve como lugar religioso donde “miles de peregrinos pasan después de visitar a la Virgen en su nueva basílica”. Las pinturas y esculturas de tema guadalupano que se encuentran ahí son para ellos objetos de devoción y son importantes por lo que representan, además de su valor artístico.

8. Panteón del Tepeyac

Fue catalogado como monumento nacional desde 1992. En 1865  fue inaugurado una segunda vez por el canónigo Juan María García Quintana y Roda en 1865. El sitio alcanza su mayor esplendor a finales de ese siglo con la llegada de artistas europeos como Adolfo Ponzanelli, Césare Volpi, E. Panini, Enrique Alceati, U. Luisa y E. Pellini Milano; incluso se importaron esculturas de Italia y Francia que embellecieron la vista del cementerio, y se establecieron en México importantes marmolerías. Entre los personajes que yacen en este lugar se encuentra el filántropo Gabriel Mancera, el opositor del porfirismo Florentino Mata: el doctor de cabecera de Benito Juárez, Rafael Lucio; el arquitecto español Lorenzo de la Hidalga; don Manuel Orozco y Berra, autor de la Historia Antigua y de la Conquista de México; y el ex presidente Antonio López de Santa Anna.

9. La Nueva Basílica

Hacia los años sesenta, se organizó un proyecto para construir una nueva basílica cuya arquitectura siguiera los lineamientos del Concilio Vaticano II.

De acuerdo con dichas normas, el arquitecto Pedro Ramírez Vazquez, en colaboración con los arquitectos José Luis Benlliuren y Fray Gabriel Chávez de la Mora, diseño una nueva basílica.

La primera piedra se bendijo y fue colocada el 12 de diciembre de 1974 y así se inició la obra, bajo la dirección de los arquitectos Javier García Lascuráin y Alejandro Shoenfer; dos años después, en un tiempo récord, el 12 de octubre de 1976 la sagrada imagen fue trasladada con gran solemnidad a su nueva casa.

La nueva basílica se proyectó sin columnas, con la idea de que los fieles tuvieran una visibilidad completa; su planta circular mide 100 metros de diámetro y cuenta con un espacio organizado en forma de abanico que rodea al altar, con un cupo aproximado de 10,500 personas, de las cuales 5,200 pueden estar sentadas. Cuenta con siete enormes puertas que reciben al peregrino procedente del atrio y que permite ver a la sagrada imagen también desde el exterior. Por otro lado, el nuevo edificio da la oportunidad de estar cerca de la Virgen desde unas bandas móviles colocadas bajo la imagen y por las cuales pueden circular los peregrinos.

DESCARGA AQUÍ EL MAPA DE LA VILLA

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

El significado de las piñatas
México
El significado de las piñatas y su origen

¡Ya le diste uno, ya le diste dos, ya le diste tres! Conoce el origen y significado de las piñatas: una tradición mexicana que llegó de China.

cómo hacer un nacimiento navideño, paso a paso.
México
Cómo hacer un nacimiento navideño, paso a paso

El nacimiento navideño es un elemento clave para festejar la Navidad. Si quieres poner el tuyo pero no sabes por dónde empezar, te recomendamos seguir estos pasos.

México
6 recetas mexicanas para preparar en Navidad, Año Nuevo y Reyes

Te compartimos 6 recetas mexicanas para preparar en Navidad, año Nuevo y Día de Reyes. Son recetas muy fáciles y deliciosas.

México
Experiencias únicas para el 2018