Xochimilco, la vida entre canales y flores