Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Sin categoría

Zacatecas, Zacatecas

La región que hoy ocupa esta ciudad, fue poblada en tiempos prehispánicos por grupos étnicos pertenecientes a la tribu chichimeca.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


Durante el primer tercio del siglo XVI, el área fue objeto de algunas incursiones por parte de los españoles; una de ellas comandada por el capitán Pedro Almíndez Chirinos, quien buscaba descubrir míticas ciudades de oro. La fiereza de algunos de los grupos indígenas que habitaban la zona impidió que los conquistadores se asentaran del todo, hasta que otra expedición comandada por los capitanes Juan de Tolosa, Cristóbal de Oñate, Baltasar Temiño de Bañuelos y Diego de Ibarra, llegó a una población asentada en las faldas de un cerro guiados por un indio que les había mostrado una piedra, extraída en las cercanías de aquélla, y que a juicio de los españoles contenía minerales de plata.

La villa indígena se encontraba habitada por los zacatecos, uno de los tres grupos chichimecas existentes para entonces en la región; el 8 de septiembre de 1546 dichos capitanes hispanos establecieron en ella un campamento. Al año siguiente se descubrió la primera mina de plata y posteriormente otras dos llamadas San Benito y Pánuco. Las tres producían grandes riquezas, y en corto tiempo atrajeron a infinidad de aventureros buscadores de fortuna. Entre 1585 y 1588 el rey Felipe II le concede escudo de armas y el título de “muy noble y leal ciudad de Zacatecas”.

El asentamiento hispano se comenzó a edificar al pie de la ladera surponiente del cerro de La Bufa y se fue desarrollando adaptándose al capricho de la agreste topografía, misma que con el paso del tiempo obligó a sus habitantes a formar estrechas e irregulares calles y callejones que desembocan en hermosas plazuelas, las cuales junto con los edificios presentan pronunciados desniveles que le proporcionan al conjunto urbano una notable fisonomía plena de armonía.

El eje principal de la ciudad corre de norte a sur, siguiendo el cauce de lo que fuera el arroyo de la Plata y concentrando en buena medida a las construcciones más importantes. Entre éstas la más sobresaliente es su Catedral, ubicada en el costado sur de la plaza de Armas, construida entre 1729 y 1752 en un bello estilo catalogado como barroco exuberante; su portada principal es considerada hoy día como la más hermosa del país por la exquisita talla en cantera ejecutada por manos indígenas, bajo la vigilante mirada de los frailes, con un rico simbolismo religioso; aunque más austeras, sus portadas laterales son también dignas de admirarse.

Otros edificios relevantes son el Palacio de Justicia, localizado en el callejón de Veyna, que antiguamente se conocía como el Palacio de la Mala Noche por una leyenda que narra que su propietario, don Manuel Rétegui, sumido en la más absoluta pobreza, una noche decidió suicidarse y cuando estaba a punto de hacerlo, le informaron que se había descubierto una rica veta en una de sus minas.

La iglesia de Santo Domingo es también un punto obligado para la visita; se encuentra en la convergencia de las calles Genaro Colina y Fernando Villalpando, levantada sobre un sólido basamento de piedra que la hace verse aún más monumental. Fue construida por el padre Ignacio Calderón en 1746 y su portada es de estilo barroco muy sobrio, conservando en su interior retablos y pinturas con motivos religiosos de gran interés.

Anexo a este templo, está el edificio que fuera Real Colegio y Seminario de San Luis Gonzaga, instituido por los religiosos de la Compañía de Jesús con un bello patio de carácter sobrio, pero sin perder los elementos típicos de la ornamentación en vanos de puertas y ventanas; en su larga vida le dieron varios usos llegando incluso al de cárcel, sin embargo hoy en día, completamente restaurado, alberga al Museo Pedro Coronel, sin duda uno de los mejores del país por su valiosa y extensa colección donada por el controvertido pintor zacatecano.

Después se encuentra el templo de San Agustín, concluido a fines del siglo XVIII, que conserva en su portada norte un bellísimo trabajo en cantera labrada con una alegoría de la vida del santo; la calidad del relieve refleja la deslumbrante majestuosidad que el templo debió poseer antiguamente. Muy cerca se localiza el edificio de la que fuera la Casa de la Moneda, construido a fines del siglo XVIII en modestas y sobrias proporciones.

Otro inmueble histórico relevante que está en la zona urbana de Zacatecas es el viejo conjunto formado por el templo y exconvento de San Francisco, edificio de estilo barroco levantado hacia fines del siglo XVII y principios del XVIII; el templo posee una bella portada principal con ornamentadas columnas de tipo salomónico, mientras que el convento, recientemente restaurado, funciona como el Museo Rafael Coronel, contando con una gran colección de obras pictóricas, máscaras y títeres, todo donado por el pintor.

Formando parte de los suburbios de Zacatecas se encuentra el exconvento de Guadalupe con su templo anexo, ambos levantados en el siglo XVIII por los franciscanos; en el viejo convento estuvo instalado el colegio de Propaganda Fide y en la actualidad alberga al Museo de Pintura Colonial con obras de los más importantes artistas novohispanos de los siglos XVII y XVIII. El templo por su parte conserva una magistral sillería en la parte superior del coro.

Por lo que se refiere a los alrededores, la localidad que la secunda en riquezas arquitectónicas es Sombrerete, de añeja tradición minera; fundada en 1555, posee construcciones de gran interés como la parroquia de San Juan Bautista, barroca por excelencia, construida en el siglo XVIII; el templo de Santo Domingo del siglo XVII y el convento franciscano de San Mateo, obra del siglo XVI con su anexa capilla de la Tercera Orden, única en su tipo por su planta de forma elíptica.

Otra ciudad que se puede considerar pintoresca es Fresnillo fundada como villa de los españoles en 1554, con su templo barroco del siglo XVII en el que se rinde culto al famoso Niño de Atocha. Finalmente, hay que citar a Jerez, fundada en 1536, que viera nacer al insigne poeta Ramón López Velarde. En esta típica población de ambiente colonial está el santuario de la Soledad, cuya construcción data probablemente del siglo XVII, aunque posee una curiosa mezcla de estilos con influencia neoclásica y gótica, que con seguridad le fueron añadidos en épocas posteriores; además es importante el templo de la Parroquia, ricamente adornado en estilo barroco y que fuera construido en el siglo XVIII.

Zacatecas es una ciudad con interesantes atractivos, tanto en su paisaje como en los inmuebles que la conforman; un lugar donde aires coloniales parecen haberse estacionado en los rincones de sus plazas y callejones, en las profundas cicatrices dejadas en la piedra por los viejos artistas y en los evocadores balcones cuajados de herrerías forjadas en caprichosas formas.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Hidalgo
13 cosas que hacer en Real del Monte

Estas son algunas de las actividades que no puedes dejar de realizar en tu próxima visita al poblado minero de Real del Monte en Hidalgo.

Los mejores lugares en la CDMX para probar ponche.
Ciudad de México
Dónde probar el mejor ponche con piquete en la CDMX

Te decimos dónde puedes probar la bebida de temporada por excelencia en la CDMX: el ponche con piquete. ¿Se te antoja?

Mercados de México
México
Mercados tradicionales para comprar adornos de Navidad

En diciembre los mercados tradicionales en todo México se transforman para ofrecer los adornos de Navidad. Te dejamos la lista alguno de ellos, para que tengas la Navidad más feliz de todas.

El significado de las piñatas
México
El significado de las piñatas y su origen

¡Ya le diste uno, ya le diste dos, ya le diste tres! Conoce el origen y significado de las piñatas: una tradición mexicana que llegó de China.