PUBLICIDAD
Mapa Fauna Protegida de México
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

San Juan Teotihuacan. Pueblo con Encanto

Tiene una historia rica y milenaria, encuentra su más grande expresión en uno de los orgullos arqueológicos del país: la ciudad sagrada de Teotihuacan. Hoy es un destino lleno de misticismo que no puedes perderte.

Localizada a 50 kilómetros de la Ciudad de México, se encuentra este Pueblo con Encanto cuya fama se debe a su gran zona arqueológica conocida y admirada por muchos. Pero en su centro, existen lugares llenos de historia y tradición que vale la pena visitar.

Ex convento San Juan Bautista. Fundado en 1548, el Ex convento tiene una portada atrial de arcos ornamentados, en la parte superior aparece la escultura de San Juan Bautista en un nicho. Sobresale por su belleza la portada de cantera también ornamentada. En su torre se encuentran triglifos y figuras de flores, tiene nichos de esculturas de santos y sus columnas son salomónicas. La grandeza arquitectónica de este recinto se manifiesta en cada rincón, al extremo derecho podrás ver la Capilla Abierta con seis arcos rebajados sostenidos por columnas dóricas y una pila bautismal. El púlpito es otra parte que no pasarás inadvertido, está tallado en madera, y si quieres conocer más de este edificio, puedes admirar reminiscencias del viejo monasterio.

Templo de Nuestra Señora de la Purificación. Ubicada en el barrio de La Concepción, se encuentra el templo compuesto de una fachada con portada y torre. La portada es de cantera y de estilo barroco, está dividida en dos cuerpos: el primero destaca por su arco extradosado con figuras de flor en relieve y un friso decorado con flores estilizadas acomodadas simétricamente. El segundo cuerpo sobresale por su ventana coral y sus columnas de los extremos con delicados decorados de follaje. La torre de cantera tiene cuerpos que en su conjunto reflejan columnas con estilos salomónicos y tritóstilas con capitel corintio, además de su decoración vegetal con prominentes cornisas.

Tianguis. Los lunes, el tianguis de San Juan Teotihuacan inunda las calles de un ambiente singular con el aroma de la gastronomía de México, de sus frutas y sus legumbres. Ahí encontrarás artesanías y podrás disfrutar del folklore nacional. Sin duda caminar por este mercado sobre ruedas es una buena oportunidad para vivir de cerca una de las tradiciones más arraigadas en México.

Jardín de las Cactáceas. En una superficie de cuatro hectáreas se exhibe una gran variedad de especies vegetales de las zonas áridas y desérticas de México. Aquí podrás admirar ejemplares de maguey, palmas de distintas variedades, biznagas, uña de gato, y otras especies más. Para conocerlo sólo basta llegar a la zona arqueológica.

Reino Animal. Con dirección a Tulancingo se encuentra este maravilloso parque donde los animales viven en completa libertad. Es sin duda un sitio ideal en el que podrás experimentar aventuras emocionantes en el safari, en la ordeña de cabras, la doma de caballos y en los paseos en ponies o carreta. Entre los servicios que ofrece están: guía especializado, restaurante, tienda de souvenirs, sanitarios, estacionamiento y servicio médico.

Balneario Cuauhtémoc y la Fuente. Estos sitios disponen de albercas y chapoteaderos, áreas verdes y espacios para comer y descansar. Sin duda otra opción para una visita completa en este Pueblo con Encanto que tiene historia y diversión.

Zona Arqueológica de Teotihuacan. Según el mito, esta ciudad fue elegida por los dioses para crear el centro del universo. Construida hace 500 años antes de nuestra era, es un espléndido ejemplo de la magnificencia y perfección en cuanto a planeación urbana se refiere. Para entrar a esta zona arqueológica, debes recorrer un camino de tezontle bajo la mirada del sol. Al llegar, se abre imponente la Calzada de los Muertos, flanqueada por los diversos conjuntos de construcciones. En un extremo, la Pirámide de La Luna y al otro, el Templo de Quetzalcóatl. Si te encuentras en cualquiera de estos extremos, tu perspectiva te permite percibir la armónica simetría del espacio. A lo largo de casi 4 kilómetros observarás los diferentes palacios, templos y construcciones en una extraordinaria armonía geométrica:

-La Ciudadela. El diseño simétrico de los basamentos, plataformas y escalinatas muestran su alto desarrollo urbano. Aquí puedes ver los vestigios de las residencias de los sacerdotes y gobernantes. Al oriente de la ciudadela encontrarás el Templo de Quetzalcóatl, decorado majestuosamente por esculturas de cabezas de serpientes emplumadas y otras figuras abribuidas a Tláloc.

-Plaza y Pirámide del Sol. Esta es la segunda pirámide más grande del país, superada sólo por la pirámide de Cholula en Puebla. Tiene una altura de 64 metros y cinco cuerpos escalonados que decrecen hacia la base. A sus pies, encontrarás la plaza donde estaban las habitaciones de los sacerdotes encargados de realizar los rituales. La Pirámide del Sol con sus más de 160 escalones, sigue siendo motivo de diversas ceremonias pues dicen es un importante centro energético.

-Plaza y Pirámide de la Luna. Ubicada al extremo norte de la Calzada de los Muertos, tiene cuatro cuerpos escalonados decrecientes hacia la base y la escalinata está orientada al sur con 111 escalones. La plaza posee un altar central circundada por un conjunto de basamentos en orden simétrico.

-Palacio de Quetzalpapálotl. El palacio guarda al interior, un patio rodeado por columnas cuadradas de piedra bellamente labradas en donde aparecen símbolos cosmológicos y la imagen del dios-mariposa que le da nombre al edificio, una joya prehispánica que sin duda te maravillará.

-Templo de los Caracoles Emplumados. Para acceder a él tienes que pasar por un pequeño túnel; al otro lado, te esperan las soberbias columnas talladas y las estelas decoradas con caracoles empotrados en el muro. En la plataforma hay magníficas pinturas de instrumentos musicales en forma de caracol y aves con los picos abiertos de los que parece brotar el agua.

-Palacio de los Jaguares. Tiene un patio rodeado de habitaciones que te reservan la vista de sus bellas y diferentes pinturas murales donde puedes apreciar felinos con cabezas emplumadas que soplan un caracol produciendo notas musicales y haciendo alusión al dios del viento. Para acceder al palacio debes entrar por un pasaje muy angosto y enigmático.

-Museo de Pintura Mural. La propuesta museográfica es novedosa al ambientar en un contexto arquitectónico la excepcional colección de 34 pinturas murales y un lote selecto de piezas arqueológicas únicas.

Fiestas y Eventos

Marzo: Se realiza una Feria Regional de la Obsidiana, en la que se venden artesanías de la región elaboradas con este material.
24 de junio: Con misas, fuegos pirotécnicos y feria se festeja a San Juan Bautista.
16 de julio: Es la celebración en honor a Cristo Redentor, dura de tres a ocho días, en los cuales se realizan danzas de gran colorido como la de los Aztecas, Santiagueros y Sembradores. Hay juegos mecánicos, fuegos pirotécnicos y actividades deportivas.

Conozca +

Los orígenes de Teotihuacan se remontan a más de 500 años a. C. Este fue uno de los más importantes centros culturales, científicos y religiosos de Mesoamérica y llegó a tener más de 25 kilómetros de extensión y unos 200 mil habitantes. En 1905 Leopoldo Batres con el apoyo del Instituto Nacional de Antropología e Historia, exploró y restauró la Pirámide del Sol y los templos de los sacerdotes entre otros. Para 1964, finalizaron las obras de reconstrucción que hoy se muestran al público.

Un ingrediente muy mexicano

Platillos típicos del lugar son la barbacoa, mixiotes de carnero, codorniz, y los muchos platillos y ensaladas que tienen como complemento principal al nopal, uno de los ingredientes mexicanos, más nutritivos.

Lo que hay que llevar

Entre las muchas artesanías de lugar destacan las figuras y máscaras de barro, jade, y obsidiana que imitan a las elaboradas en el periodo prehispánico. Se sigue realizando prendas hechas en telares de cintura como chales, gabanes y suéteres de lana.

Compartir

¿Quiénes somos? Contacto Políticas de uso Aviso de privacidad separador sitios Alto Nivel Cine PREMIERE Cómo Funciona Nupcias Magazine Soy Entrepreneur
ComScore
IASA Comunicación