Suscríbete: Newsletter Revista
Suscríbete: Newsletter Revista

10 consejos para ser un mejor viajero

Te dejamos acá 10 recomendaciones para que te entregues a tu próxima aventura, te aseguramos que con estos consejos vivirás una experiencia única.

Foto:
México Desconocido

México Desconocido

1. Sal a explorar y deja el celular en casa. Esto hoy es casi un acto subversivo.

¿Te da ansiedad dejar de revisar los mensaje de tu celular? Sea cual sea tu respuesta, experimenta la libertad de vivir en tiempo real con los sentidos en modo activo por completo y dejar por un tiempo la tecnología y sólo vivir: huele, toca, siente, mira. Un lugar que te recomendamos para vivir la aventura de desconectarte del mundo es el  Rancho Evergreen, en Chiapas, donde la señal de hecho es nula.  

2. Aprovecha cada segundo de tu vida fuera de la oficina.

Sin duda, las aventuras que contarás a tus sobrinos, hijos y nietos serán las que vivas con tus amigos, pareja o hasta en solitario descubriendo aquello que encierra un paseo, un paisaje, un momento. ¡Sal de la rutina, arma tu próximo itinerario! Aquí, por ejemplo, Alin escala la Cueva del Penitente en Hidalgo durante su tiempo libre.

3. Viaja ligero. En una pequeña mochila lleva lo indispensable.

Deja tu lado controlador en casa. Mete en un cajón tu obsesión por la comodidad. Regresa a lo básico y verás que lo más simple te ayuda a recordar lo que de verdad necesitas y a prescindir de lo superficial.

4. Carga contigo un libro de viaje (¡revista!), te inspirará mucho.

Sin duda, una edición de México desconocido puede ser tu mejor guía. También podrías dejarte llevar por aquellas crónicas tan entrañables de viajeros como Roberto Bolaño, Juan Rulfo o Juan Villoro. Elige el libro de tu preferencia y llévalo en tu mochila, estamos seguros que será el mejor compañero de viajes. Aquí te dejamos algunos libros para inspirarte en tu próxima aventura. 

 

5. Utiliza tus pies. Caminando se conocen mejor los lugares.

Conectar con esta primitiva y, al mismo tiempo, tan esencial manera de ir al mundo, nos hará recordar con mayor precisión esa sensación de asombro y libertad. ¡Atrévete a brincar en los charcos y a enlodarte por completo!

6. Haz nuevos amigos y conoce gente con otras ideas, es enriquecedor.

La gente de México, todos los rostros de nuestra realidad multicultural, se entrega al viajero con una amabilidad muy peculiar. Si algo valoramos cuando nuestros sentidos están tan aguzados, como cuando viajamos, es de las sonrisas y las risas compartidas.

7. No necesitas viajar fuera del país, se puede ser un gran viajero en donde estés.

México es nuestra vocación: queremos contagiarte nuestra pasión. Cada ciudad, pueblo o barrio encierra siempre alguna novedad y si no, una mirada distinta que nos muestra un momento único e irrepetible. Elige el destino, búscalo en nuestra página, pon fecha y ponte en marcha, no hay mejor momento para viajar que ahora. 

8. Aprecia los paisajes en completo silencio. Es una actividad en extinción.

Detente ante la belleza que se revela misteriosamente en estos paisajes. Cerca del Arenal, en Hidalgo, Benjamín Madrigal se dejó seducir por la bruma que vemos en la siguiente imagen. ¿Cuál ha sido tu momento favorito en silencio?

9. Aumenta tu colección de experiencias gastronómicas: prueba algo distinto cada vez.

Nada de no comer por las apariencias: el arrojo culinario puede llevarte a descubrir que en Oaxaca es indispensable probar los chapulines o que en Durango los alacranes son una botana, como nos lo mostó Shantale en su último viaje.

10. Escribe tus experiencias; después de un tiempo te será muy gratificante leerlas.

¿Alguna vez has abierto algún diario antiguo? Es sensacional la imagen de uno mismo cuando reencuentra lo que pensó y experimentó en épocas pasadas. Uno nunca es el mismo y sentarse a ver fotos de antes es tan asombroso como leerse con bastante tiempo de por medio. De hecho, Juan Villoro en su libro Palmeras de la brisa rápida: un viaje a Yucatán rememora un estado que en realidad recrea de sus recuerdos.

Comparte tu experiencia

Te Recomendamos