Portada-oct-nov
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Actualidad

Así se preparan para recibir a los muertos en Tecómitl, CDMX

Te dejamos imágenes de lo que ocurre en Tecómitl, la parte rural de la CDMX.

02-11-2019, 3:59:33 PM
Así se preparan para recibir a los muertos en Tecómitl, CDMX
Tania Alemán
mm

Escritor y fotógrafo. “México es muchos Méxicos” y de cada uno de ellos trata de aprender.

Cada vez más urbanizado y menos rural, Tecómitl es parte de la CDMX en la alcaldía Milpa Alta. 

Aunque sigue separado de la mancha urbana –por poca distancia y por poco tiempo, probablemente– y en la unión de tres caminos: el que lleva hacia el este a Mixquic, al sur a Milpa Alta y al norte a Tulyehualco, lugares también de enorme riqueza cultural. 

Tania Alemán

Los milenarios cultivos de amaranto y los condominios de varios pisos compiten hoy por las tierras de San Antonio Tecómitl, donde el barro toma protagonismo durante las fiestas de Día de Muertos.

El barro en el panteón de San Antonio Tecómitl

Sin la curiosidad que caracteriza al viajero buscanovedades, el turista convencional puede pasar junto a un atractivo e ignorarlo.

Tania Alemán

A muchos seguramente les ha sucedido en Día de Muertos con Tecómitl, dado que se encuentra sobre el camino al multiconocido y multitudinario Mixquic.

Tania Alemán

Pocos visitantes ajenos llegan a Tecómitl guiados por la curiosidad más que por el compromiso con el deudo el día 2 de noviembre, y nadie el día 3, cuando en la mañana todo el panteón luce como una silenciosa galería.

Tania Alemán

Ese tres, mientras las familias del pueblo intercambian la “calavera” y la comida de las ofrendas, las “esculturas” que se elaboran con barro y agua como una suerte de bienvenida a los difuntos empiezan a mostrar dos colores, el oscuro del lodo y el amenazante claro de la tierra seca.

Así, de pronto, comienza el fin de las indefensas, efímeras “esculturas”, ante el implacable rigor que viento, sol y lluvia prolongan por 364 días hasta convertirlas en recuerdo…

Tania Alemán

Pero cada año vuelven a surgir de la nada entre las manos de los lugareños, genéticamente diestras para la creación artística, que acarician y se dejan acariciar por la madre tierra para hacerla cómplice en la solemne y lúdica alabanza anual a los muertos, con el lodo que deleita la vista.

Quizá te interese leer: