Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

El sorprendente Barrio Chino de la Ciudad de México

Pasó de ser de los barrios más peligrosos de la ciudad para convertirse en uno de los rincones más coloridos y emocionantes de la Ciudad de México.

26-01-2017, 12:40:13 PM
mm

Editor web en México Desconocido

Arriba del restaurante Shanghai, en el Barrio Chino de la Ciudad de México, había un casino en donde se jugaba hasta hace pocas décadas mahjong, un juego tan adictivo que no fueron pocas las veces en las que los clientes terminaron matándose. 

No era la única casa de juegos china, había al menos dos establecimientos similares más, que junto con los locales para fumar opio y el callejón de la prostitución hacían de la calle de Dolores una de las de peor reputación del centro histórico. 

Esos son los orígenes, la historia, del Barrio Chino capitalino, un lugar pequeño del que se desconoce el año exacto de fundación pero se sabe bien de su agreste pero interesante inicio.

Tienda Asia Shop

Ese barrio peligroso ya no existe, cinco restaurantes de comida cantonesa y un cumulo de negocios que venden toda clase de productos provenientes de aquel país han hecho que este sitio sea uno de los más visitados e interesantes de la ciudad. 

Apenas se pisa la calle de Dolores y rápido llegan los aromas de los mariscos con los que se preparan las sopas, los exhibidores de los restaurantes atraen por los colores intensos de las costillas de cerdo y del pollo agridulce. 

En las tiendas abundan los gallos de fuego, calendarios, medicinas tradicionales y dorados amuletos. Sobre la calle hay numerosas farolas rojas y juegos para saber lo que nos depara la suerte. 

Y respecto a la fortuna, a mí Tomoiling, me leyó la mía a través del feng shui y le atinó a todo lo que he vivido en los últimos años. 

Tomoiling, hija de José Marx, fundador del Barrio Chino

Tomoiling es hija de José Marx, quien llegara a México en la década del 50 para, poco tiempo después, abrir el Hong King, que junto con el Shanghai son los primeros restaurantes que abrieron en la calles de Dolores. De inmediato ser hicieron populares entre las clases acomodadas, concertistas del Palacio de Bellas Artes, artistas de Televicentro y locutores de la XEW llegaban aquí para cenar.  

Cuentan que antes de cada pelea Julio César Chavez mandaba a su gente por arroz blanco del Hong King, mientras que el Perro Aguayo llegaba también a este establecimiento a comer chop suey, pero le gustaba comerlo con pan Bimbo, y como no había, mandaba a los meseros a que se lo consiguieran. 

Tomoiling indica que son cinco familias chinas en el barrio,  cada una tiene un restaurante, este número no ha aumentado desde hace muchos años. Pero eso no significa que la comunidad china en la zona paró de crecer, cada vez llegan más chinos para emplearse de cocineros o realizar otras labores en el barrio o en las inmediaciones.

Por eso los mexicanos que viven en los edificios más próximos al Barrio Chino han tenido que habituarse a las costumbres de sus nuevos vecinos: “hace poco una pareja china del departamento de junto puso a secar pescado por días para extraer el aceite, nos causó molestias a todos, platica un residente.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Ciudad de México
La espeluznante historia de la Isla de las Muñecas en Xochimilco

Xochimilco, lugar pintado de colores por sus flores y trajineras, esconde entre sus canales una chinampa de terror, la Isla de las Muñecas.

México
Madero, el presidente que hablaba con los espíritus

Francisco I. Madero veía en el espiritismo la forma de encontrar respuestas y encontrar orientación para salvar a México

México
6 artículos de playa que querrás tener

Estos artículos de playa harán que a tus vacaciones no les falte nada. Disfruta al máximo tus días descanso; la diversión no está peleada con la comodidad.

México
La lucha libre es nombrada Patrimonio y estas son las razones

Te contamos las razones por las que la lucha libre, un deporte nacional tan emblemático, obtuvo el título de Patrimonio Cultural Intangible de la Ciudad de México.