Buscador
Ver revista digital
Conoce México

El Palacio de los Deportes: el domo de cobre que resplandece en la CDMX

Ciudad de México
palacio-de-los-deportes-domo-de-cobre
©

En la zona oriente de la Ciudad de México se erige el Palacio de los Deportes, una de las construcciones más conocidas por los chilangos.

Sin duda uno de los edificios más representativos de la Ciudad de México es el Palacio de los Deportes, pues desde cualquier punto de la urbe podemos distinguir ese domo de cobre que lo caracteriza. Aquí te contamos su historia.

Historia del Palacio de los Deportes

Las obras para levantar el Palacio de los Deportes comenzaron en octubre de 1966 y terminaron el 13 de septiembre de 1968, un mes antes de que los Juegos Olímpicos se celebraran en nuestro país.  El primer evento que se realizó fue la presentación del Béjart Ballet Lausanne.

acerobsv

Originalmente tenía el nombre de “Palacio de los Deportes Juan Escutia”, pues durante las Olimpiadas se construyeron otros espacios para llevar a cabo las competencias, como por ejemplo la Alberca Olímpica y el Velódromo, que contaban con nombres de los Niños Héroes. 

Los arquitectos Félix Candela, Enrique Castañeda Tamborell y Antonio Peyrí Maciá se encargaron de realizar la obra. Estos se inspiraron en la estructura del Palacio de los Deportes de Roma, mismo que se construyó para los Juegos Olímpicos de Roma en 1960.

acerobsv

El recinto pertenece al movimiento racionalista, el cual es considerado como una de las principales tendencias arquitectónicas del siglo XX. Cuenta con un área de 27,461 mº de planta circular, un diámetro total de 180 metros y un claro estructural en la sala de espectáculos de 166 metros.

El Palacio cumpliría con la función de llevar a cabo juegos de baloncesto en las Olimpiadas, sin embargo se preparó para que después tuviera distintos usos.

El domo de cobre

Lo que más llama la atención del Palacio es su cúpula de cobre pero ¿alguna vez te has preguntado por qué tiene ese peculiar color? 

Sucede que el arquitecto Candela decidió hacer una estructura que cubriera grandes superficies con materiales livianos y libres de columnas, por lo que se reemplazó el concreto y se utilizó una mezcla de madera cubierta de cobre. 

@ElPalacioMx

Asimismo, su estructura curva está hecha con paraboloides hiperbólicos. El motivo por el que se elaboró así fue gracias la presión que tenían los arquitectos de presentar una obra memorable al mundo

Por lo anterior, la obra resultó ser más económica y obtuvo su sello distintivo en la vista panorámica de la zona metropolitana. 

El Palacio y su función después de las Olimpiadas del 68

Después de los Juegos Olímpicos, el Palacio comenzó una nueva etapa y poco a poco empezaron a realizarse todo tipo de eventos en su interior que no eran exclusivamente deportivos.

Mediateca INAH

Fue sede de la Feria del Hogar, una exposición en la que se vendían electrodomésticos, muebles, trastes, entre otros artículos. Además, se instalaban juegos mecánicos y se realizaban shows con distintos famosos.

De igual forma se utilizó como Plaza de Toros en un par de ocasiones: la primera en septiembre de 1976, cuando se realizó una temporada taurina, y la segunda en 1987 para celebrar los 100 años del toreo en el país.

En 1987 el recinto sirvió para un juego de tenis, cuando México se encontraba en la primera división de la Copa Davis.

@ElPalacioMx

Desde la década de 1990, ha sido testigo de grandes conciertos de artistas nacionales e internacionales como Guns and Roses, Metallica, Paul McCartney, Roger Waters e INXS, por mencionar algunos.

En la actualidad, es uno de los referentes principales de los eventos masivos en la capital y su aforo máximo es de 24 mil 500 personas.

¿Qué otros eventos recuerdas haber vivido al interior del Palacio?

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

autor Es una apasionada a la cultura mexicana y todo su folclore.
Comentarios