Buscador
Ver revista digital
Actualidad

Enjambre sísmico en Michoacán, ¿podría provocar el nacimiento de un volcán?

Enjambre sísmico en Michoacán
© Cortesía Enjambre sísmico en Michoacán

Un nuevo enjambre sísmico en Michoacán ha alertado a la comunidad científica mexicana, pues, según se ha especulado, podría indicar el nacimiento de un volcán.

¿El enjambre sísmico en Michoacán provocará el surgimiento de un nuevo volcán?

Desde principios del pasado 2020 comenzó a monitorearse un enjambre sísmico en Michoacán. Esto debido a que se especuló acerca del posible surgimiento de un nuevo volcán en el estado (sobre todo debido a la cercanía con otros colosos como el Paricutín y el Tancítaro).

Pero, ¿qué es un enjambre sísmico? Se trata de un conjunto de eventos sísmicos o terremotos de magnitudes similares que tienen lugar en un área específica durante un periodo corto de tiempo; además, suelen ocurrir en los límites de las placas tectónicas.

De esta forma, durante los meses de enero a marzo del año anterior se registraron miles de movimientos que iban de entre 2.6 y 4.1 de intensidad. Esto sucedió sobre la región de la Faja Volcánica Transmexicana; específicamente en la zona de Nuevo San Juan Parangaricutiro-Tancítaro. No obstante, durante este 2021 los movimientos no se han detenido aunque sí han disminuido.

De hecho, de acuerdo con SkyAlert, desde finales del mes de febrero la actividad sísmica perdió intensidad; aunque no han desaparecido pues a partir del 1ero de mayo hasta el 8 de junio se registraron 242 eventos con magnitudes que van desde 3.2 hasta 4.2. Entonces, ¿esto indicaría la formación de un nuevo volcán?

¿Podría nacer un volcán en Michoacán?
UNAM ¿Podría nacer un volcán en Michoacán?

Esto es lo que los expertos han respondido

Debido a la preocupación que estos eventos sísmicos despertaron en la población y en la comunidad científica, numerosos expertos comenzaron a monitorear la zona y dieron su opinión. Prueba de ello es que el 27 de febrero apareció un artículo en la Gaceta de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el que se descartó dicho nacimiento. Según el artículo:

De la Cruz Reyna explicó que la mayor parte de las fracturas producidas con el actual enjambre sísmico son pequeñas. “Se sugiere que la fuente del esfuerzo es un movimiento de magma, pero a profundidades de 10 kilómetros o más. Esto es muy común en zonas volcánicas y significa que el magma, que posiblemente esté produciendo el esfuerzo, puede tener origen en el desplazamiento”.

El vulcanólogo remarcó que el actual enjambre sísmico no culminará con el nacimiento de un volcán por varias razones: la profundidad de los sismos se mantiene baja y la mayor parte del desplazamiento de magma es horizontal.

No obstante, durante una entrevista que tuvo lugar este 2021, el investigador del Instituto de Geofísica (IGf) Carlos Valdés González hizo hincapié en que se debe seguir monitoreando la zona. Aunque, de acuerdo con el experto, otras alertas sobre una posible erupción volcánica o el surgimiento de un nuevo volcán son la deformación del terreno, alteraciones evidentes, emisión de gases y manifestaciones hidrotérmicas.

Por su parte, el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) también ha realizado estudios que han permitido descartar peligro por actividad volcánica en la región; de hecho, éstos se realizaron en 1997, 1999 y en el 2000. No obstante, es necesario mantenerse alertas respecto a los cambios en la región.

Flickr/Tec
enjambre sísmico en Michoacán
autor Editora SEO en México desconocido, amante de los viajes, la literatura y la cultura mexicana.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios