Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Naturaleza

Las lujosas joyas que le nacen al mar de Cozumel

Al norte de Cozumel una familia produce pincatada radiata, una destellante y hermosa perla que se da en pocas regiones del mundo. Pero el verdadero valor de esta joya radica en las dificultades que se enfrentan para obtener una sola pieza.

17-05-2018, 8:02:53 PM
mm

Editor web en México Desconocido

En 2001 una familia de la Ciudad de México dejó todo y se aventuró a construir una granja de perlas a cinco metros bajo el mar que moja la costa norte de Cozumel. Nadie había osado a hacer algo semejante por el temor a perder toda su inversión durante los violentos huracanes que golpean con relativa asiduidad a esta región del Océano Atlántico.

Durante los próximos cuatro años estos emprendedores apellidados Caamaño hicieron todo para que las decenas de cajas de ostras de la especie pinctada radiata que tenían en el mar tuvieran las condiciones necesarias para que produjeran por primera vez perlas, pero no sabían que los huracanes hacen que la gente se acostumbre a la tranquilidad para luego salir con toda su crueldad en contra de sus víctimas.

Wilma, el huracán Wilma de categoría cinco, devastó la granja de perlas el 21 de octubre de 2005. Los criaderos de ostras se perdieron, los laboratorios de implantación fueron expulsados hasta quién sabe dónde por vientos de 280 kilómetros por hora, fueron ráfagas capaces de levantar camiones y arrancar casas.

Francisco Caamaño junto con sus hijos Isabel y Francisco fueron a las ruinas de su granja solo para ver que no había quedado nada de su sueño y esfuerzo de cuatro años. Primero tomaron la decisión de rendirse, luego optaron por continuar, pero haciendo mejoras para no perderlo todo otra vez.

Consiguieron barrenos acuáticos para hacer hoyos de metro y medio en suelo marino, así pudieron afianzar las bases que soportan las cajas en donde yacen las ostras productoras de perlas. A pocos metros de distancia instalaron una imagen de la Virgen de Guadalupe viendo hacia la granja, no se sabe si la tecnología y la fe estén haciendo su trabajo, pero han pasado casi 12 años desde entonces, han sacado tres cosechas de perlas y la granja sigue en pie.

Toda esta historia nos las cuenta Francisco Camaño mientras navegamos por el mar de Cozumel a bordo del bote La Ostra, que se usa para transportar a todos los viajeros que quieran conocer la granja de perlas. Durante este trayecto pasamos por aguas de un azul profundo sorprendente y barcos oxidados que encallaron por añejas tormentas.

Al fin llegamos a la playa donde están los laboratorios. Isabel Caamaño, bióloga de profesión, nos muestran cómo con la delicadeza de un neurocirujano preara a las ostras para que empiecen a producir perlas y luego de la explicación nos alistan para realizar una inmersión marina en la granja de perlas, el corazón de esta empresa familiar.

Con aletas, visor y snorkel nos arrojamos al mar, con el brazo derecho nadamos y con el izquierdo nos agarramos a una soga que viene del bote. De esta forma “sobrevolamos” con rapidez las decenas de cajas recolectoras de la granja, dentro de las cuales se gestan las perlas pincatada radiata, la cual se da solo en Cozumel, el Mar Rojo y el Golfo Pérsico.

La virgen y las cajas están repletas de algas, nos explica Isabel que a veces, diminutos cangrejos recién nacidos se meten a las cajas, en poco tiempo se convierten en adultos y devoran las ostras, por eso tienen que realizar limpiezas constantes para evitar este tipo de desastres.

Laura, la novia de Francisco, es la que realiza las inmersiones más profundas para señalarnos cada detalle de la producción bajo el mar. El agua es clara en este punto de Cozumel, nos permite ver la inverosímil fauna marina que abunda en este punto.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
Tres leyendas de fantasmas en Mérida

Te contamos tres leyendas de fantasmas en Mérida ideales para aventureros que están buscando nuevos sitios para visitar.

Veracruz
Don Mateo, memoria viva de la Danza de los Quetzales

En Zozocolco de Hidalgo, Veracruz, los 49 sones de la Danza de los Quetzales están en peligro de desaparecer… te presentamos al guardián que bien podría ser Patrimonio Vivo, que conserva y resguarda esta bellísima tradición.

Ciudad de México
Muralismo en el mercado: galería de arte en la Central de Abasto

Central de Abasto (CEDA) se convertirá en la galería a cielo abierto más grande de Latinoamérica gracias al programa Central de Muros, la cual se unió recientemente con la ONU.

Ciudad de México
El Estadio Azteca, la máxima casa del futbol mexicano

Desde que fue inaugurado en 1966, el emblemático Estadio Azteca ha sido la máxima casa del futbol Mexicano. He aquí algunos de los muchos momentos en que el Coloso de Santa Úrsula ha pasado a formar parte de nuestra historia.