Suscríbete: Newsletter Revista
Suscríbete: Newsletter Revista

La pozolería secreta en la que ha comido Carlos Slim

Un edificio común de la colonia Guerrero esconde en sus departamentos una especie de club encubierto del pozole, al cual ha ido el mismo Carlos Slim, descubre en dónde se encuentra.

Foto:

Hace poco tiempo la joven secretaria de un corporativo de Paseo de la Reforma fue convencida por su nuevo novio de ir a comer a una pozolería de la colonia Guerrero. Cuando ambos llegaron al establecimiento la chica de no más de 26 años se negó a entrar porque no parecía un restaurante sino más bien la entrada a un común edificio de departamentos.   

El novio tocó el timbre, la puerta se abrió en automático, mientras los dos caminaban sobre el corredor de acceso ella creía que todo era un ardid de su pretendiente, pero la tranquilidad invadió su rostro cuando vio que en efecto se trataba de un agradable lugar especializado en servir este mexicano menjurje de maíz, habían llegado a El Pozole de Moctezuma.

La dueña del lugar, doña Yolanda Garduño, asegura que escenas como la anterior son de todos los días, porque entrar a este establecimiento ubicado en la colonia Guerrero de la Ciudad de México es como ingresar a un club clandestino del pozole, del que pocos saben, del que casi nadie revela la ubicación y en el que el único requisito para poder acceder es ser devoto del platillo mexicano por excelencia.

Los dos integrantes de México Desconocido que asistimos a la sabrosa misión cumplimos perfectamente con ese único requerimiento. Así que al sentarnos a la mesa pedimos un par de pozoles blancos grandes con carne de puerco y accedimos a que le pusieran de todo: chicharrón, un huevo, sardina, aguacate y un chorrito de mezcal de Chichihualco.

Desde el primer sorbo a nuestro plato supimos que estábamos frente a un manjar prehispánico exquisito e incluso único que hace parecer rancios a otros pozoles que se venden en la ciudad, incluso pensamos en guardar el secreto de su ubicación, quizá, solo quizá, al terminar este texto proporcionemos la dirección exacta.

Y no hay por qué asombrarse de este semianonimato, El Pozole de Moctezuma ha tomado la discreción como estandarte desde 1947 año en que fue fundado por Balbina Valle, una guerrerense que llegó a la capital mexicana tras unirse en matrimonio con un coronel del Ejército Mexicano.

En aquel entonces doña Balbina colocó unas mesas en el primer piso de este edificio para que sus paisanos llegaran a comer el pozole estilo Iguala que preparaba. Cada que llegaba un cliente tocaba el timbre y ella misma le arrojaba la llave por la ventana para que pudiera entrar.

Han pasado 70 años y cuatro generaciones desde entonces y la única forma en que más gente ha llegado a El Pozole de Moctezuma ha sido por las recomendaciones de boca en boca, lo cual no es para nada insignificante, pues el sabor del pozole es tan delicioso que el lugar atiende a un promedio de 150 comensales diarios.

Entre los clientes se encuentra el empresario Carlos Slim Helú, quien en su visita pidió un pozole blanco con chicharrón y su obligado chorrito de mezcal guerrerense, no desaprovechó la oportunidad de preguntar de dónde viene el exquisito maíz que usan aquí, “tal vez para usarlo en los Sanborns”, comenta riéndose doña Yolanda.

Adelanta que están pensando expandir su negocio, tal vez colocar algunos sucursales, pero luego corrige y dice que tal vez eso nunca pase porque El Pozole de Moctezuma perdería así su discreto encanto forjado durante los últimos 70 años.

Comparte tu experiencia

Te Recomendamos