Buscador
Ver revista digital
Conoce México

Las casas de adobe en México, un patrimonio cultural en peligro de extinción

3194425012_36e3b99a60_k
© r_anton_c | cortesía vía Flickr

Hasta hace unos años los paisajes mexicanos eran impensables sin las casas de adobe. Hoy son un patrimonio en peligro de extinción.

La forma y materiales de construcción de cada cultura dependen en gran medida de los elementos oriundos de la región en la que se asientan. De acuerdo con Manuel Rodríguez V., investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, en todas las etapas de la historia de México se ha utilizado tierra cruda como material de construcción, las cuales incluyeron el uso del adobe.

El adobe, cuyo nombre proviene de la voz árabe al-tub, es un ladrillo crudo que se mezcla con hojas y paja para darle consistencia y que posteriormente se seca al sol. Su uso se extiende por todo el mundo, pues la tierra cruda es uno de los materiales de construcción al alcance de casi cualquier persona. Tanto en el hemisferio occidental como oriental, existen vestigios de larga data que constatan el uso del adobe. Por ejemplo, en Perú la ciudad de Chan Chan demuestra su uso precolombino, pues fue construida entre los siglos 1200-1480 y es la segunda más grande del mundo erigida con dicho material.

adobe
Bam, Irán, la ciudad de adobe más grande del mundo.

Entre las grandes ventajas de la construcción con adobe se encuentra su inercia térmica que le permite absorber el calor durante el día y su expulsión durante las noches. Sin embargo, en los climas tropicales puede no ser tan resistente, ya que absorbe la humedad y se generan daños en las estructuras. Para evitar que los muros se dañen por la absorción de agua se debe cuidar meticulosamente el tejado.

adobe
Casa de adobe en Iztacalco.

Las principales ventajas del adobe son las siguientes:

  • Bajo costo.
  • Ayuda a realizar formas suaves y redondeadas.
  • Permite un bajo consumo energético por sus cualidades aislantes.
  • Resulta fácil de modificar en futuras reformas de muros y muy versátil para las instalaciones de tuberías y red eléctrica.
  • No deja entrar los ruidos externos.
  • Material sustentable que permite la economía circular.

Un patrimonio protegido

Con la colonización, se produjo una fusión entre técnicas de construcción prehispánicas y europeas. De acuerdo con el arquitecto Luis Fernando Guerrero Baca, hasta hace dos generaciones era común que la gente habitara en casas de adobe, las cuales solían tener una larga data. Sin embargo –agrega–, “a pesar de las evidentes cualidades de los edificios de adobe y del valor que representan debido a su remoto origen y su permanencia dentro del bagaje cultural de nuestra sociedad, están a punto de desaparecer.”

Mineral de Pozos, Guanajuato.
Foto: Rodrigo Osegueda

La principal razón es la creciente oferta de materiales y técnicas de construcción industrializados, lo cual ha hecho ver la construcción con adobe como insalubre y obsoleta. La técnica –menciona Guerrero Baca–, ha sido ignorada por las instituciones de fomento a la vivienda, las instituciones educativas de arquitectura y las instituciones de protección al patrimonio, pues existe el falso imaginario de que simbolizan la pobreza y el retraso.

El adobe debe ser protegido por sí mismo

Como consecuencia, se ha devaluado el valor cultural de esta técnica de construcción, se han perdido innumerables edificios patrimonio y se han reemplazado los materiales de construcción por algunos que son incompatibles ecológicamente. Sin embargo, existen casos de rescate y protección de estructuras construidas con adobe, como lo es el caso de Paquimé en Chihuahua, ciudad que fue inscrita en la lista de Patrimonio Mundial por la Unesco, pero que lamentablemente no incluyó la zona periférica. Otros ejemplos que retrata la problemática de protección acotada es el de la ruta de los Primeros Monasterios del Siglo XVI, sobre las laderas del Popocatépetl o la ciudad fantasma de Mineral de Pozos en Guanajuato. Es decir, la principal problemática es que el adobe –tanto en su uso como en las edificaciones– no está siendo protegido por sí mismo.

Por supuesto, Paquimé y sus edificios de adobe no son un excepción en México, ya que existen numerosas zonas donde los edificios de adobe aún permanecen en pie, incluyendo la Ciudad de México. Dichas construcciones, no sólo siguen siendo la morada de miles de personas, también es parte del imaginario colectivo de los pueblos y la historia de México. Como poesía edificada, las casas de adobe nos llevan a paisajes de todas las épocas de México, poesía que revive la vida familiar, tan entrañable para los mexicanos.

adobe
Paulo Jiménez Casa contemporánea de adobe en México.
autor Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios