Suscríbete: Newsletter Revista

Desierto, bosque y selva (Puebla)

Foto:
México Desconocido

Julio 8, 2010

México Desconocido

La división política del país, caprichosa por antonomasia, permitió al estado de Puebla contar con todos los climas y paisajes.

Un recorrido por su territorio lo lleva a uno a través de lugares fantásticos. Vale la pena, por ejemplo, ir al sur, enla colindancia con Oaxaca y Guerrero, donde encontraremos repliegues montañosos absolutamente carentes de vegetación; parecería que se está en alguno de los desiertos africanos, pero a poco empiezan a multiplicarse los cactos, primero unos como cirios enormes que algún gigante devoto hubiera ofrendado a las deidades de la montaña; y luego otros de muchos brazos, parecidos a grandes candelabros, a veces floridos, pero el mayor tiempo muy verdes; sólo cuando uno se asoma al fondo de las barrancas, por donde corren escuálidos arroyos apenas perceptibles, es notoria la diferencia; con el vital líquido se nutren infinidad de plantas, pero apenas arrimadas a las riberas en franjas muy angostas: son rebosantes papayos, zapotes, aguacates, plátanos y otatales. De pronto, esa semiaridez se llena con los llamativos penachos de los cañaverales, cuya presencia se denota mucho antes por el humo de los chacuacos de los múltiples ingenios.

Comparte tu experiencia

Sigue explorando